Público
Público

Derechos humanos El Gobierno dice no poder evitar la Supercopa en Arabia Saudí, aunque 'no le guste'

El Consejo Superior de Deportes no apoyaría la celebración del torneo en países donde "no se respeten los derechos de la mujer", pero desde el Ejecutivo aseguran que su competencia es exclusiva de la Real Federación Española de Fútbol.

Publicidad
Media: 2.42
Votos: 12

Mujeres asisten a un partido de fútbol en Arabia Saudí / REUTERS

Al Gobierno no le gusta la posibilidad de que la Supercopa de España de fútbol pueda llegar a celebrarse en Arabia Saudí, un país que no respeta los derechos de las mujeres, pero asume que la última palabra es de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), presidida por Luis Rubiales y principal impulsora de este plan. Aunque en los últimos meses la revolución en este torneo no ha hecho demasiado ruido, la polémica sobre las reformas de la Supercopa ha ido creciendo y ha terminado por tocar al Ejecutivo de Pedro Sánchez.

La Asamblea General de la RFEF aprobó en abril una serie de cambios en este torneo, que hasta la actualidad enfrentaba al ganador de la Liga contra el ganador de la Copa del Rey (o al ganador de la Copa contra el finalista si el vencedor de ambos torneos resultaba ser el mismo equipo) La Federación cambió el formato por un torneo entre los mejores cuatro equipos de Liga y Copa.

,Sin embargo, el formato del campeonato no es lo que ha suscitado polémica, sino el hecho de que la intención de la Federación sea la de llevar la Supercopa fuera de las fronteras españolas, y más concretamente, a Arabia Saudí, una operación que tendría importantes réditos económicos para la RFEF, pero que supondría llevar un torneo oficial de ámbito estatal a un país donde no se respetan los derechos de numerosos colectivos, en especial los de las mujeres, homosexuales o disidentes, en general.

Órganos tan importantes en este deporte como la Liga de Fútbol Profesional (LFP) o la UEFA (Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol) han mostrado su desacuerdo con este proyecto. De hecho, la UEFA ha ido un paso más allá y ha aconsejado a los equipos europeos no acudir a torneos que se jueguen en estadios donde impera la discriminación de las mujeres, por ejemplo, negándoles el acceso, obligándoles a ir acompañadas de sus cónyuges o separándolas de los hombres en las gradas.

La UEFA ha aconsejado a los equipos europeos no acudir a torneos que se jueguen en estadios donde impera la discriminación de las mujeres, como Arabia Saudí, la apuesta de Rubiales para la RFEF

Sin embargo, las entidades futbolísticas no son las únicas que han mostrado su malestar con este proyecto, pues también el Gobierno ha criticado de diferentes maneras la celebración del torneo en Arabia Saudí. La primera en hacer declaraciones al respecto fue la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, que, preguntada por Público acerca del asunto tras el pasado Consejo de Ministros, aseguró de forma sutil: "Defendemos la igualdad de las mujeres y de los hombres y la igualdad de género, la llevamos en nuestro programa. Hay cuestiones todavía por resolver socialmente, mundialmente, globalmente, y esa [la discriminación de las mujeres en los estadios de fútbol de países como Arabia Saudí] puede ser una".

Pedro Sánchez durante un encuentro que mantuvo en La Moncloa con el presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales (derecha), y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino (izquierda). | FERNANDO CALVO | EFE

Posteriormente se pronunció al respecto la presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), María José Rienda, que manifestó que el órgano no apoyaría la celebración de la Supercopa en países donde "no se respeten los derechos de la mujer. Como ya dijo la portavoz del Gobierno, nosotros estamos a favor de los derechos de la mujer y, lógicamente, no estamos de acuerdo con todo lo que vaya en contra".

Sin "herramientas" para garantizar la igualdad

Además, añadió que "todas las herramientas que tengamos desde el Gobierno ayudarán a que luchemos por la igualdad de la mujer en todos los ámbitos". Sin embargo, estas herramientas no parecen ser suficientes y, aunque el CSD controla y autoriza muchas de las operaciones y actividades de la RFEF, la celebración de los torneos, su formato y su calendario es una competencia exclusiva de la Federación, según apuntan fuentes del Gobierno a este diario.

Estos mismos interlocutores reiteran que al Ejecutivo "no le gusta" la idea de que se organice una competición oficial en países que no respetan los derechos de numerosos colectivos, pero garantizan que "no hay fórmula legal para impedirlo", y que la Federación, según los reglamentos y la legislación actual, tiene total autonomía en estas decisiones.

La celebración de los torneos, su formato y su calendario es una competencia exclusiva de la Real Federación, apuntan a 'Público' fuentes del Gobierno, y el Consejo de Deportes no puede hacer nada

A la vista de la controversia creciente, desde el Gobierno también se apunta que la RFEF ha trasladado al Ejecutivo que Arabia Saudí es solo una de las opciones entre los países que podrían albergar la competición, aunque para la Federación de Rubiales sería el favorito. Además, de no celebrarse en este país, entre los pretendientes también estaría Qatar (donde tampoco se respetan los derechos de las mujeres), teniendo en cuenta que el objetivo prioritario de la RFEF sería el de llevar la Supercopa a Oriente Medio.

Preguntado por el asunto en una entrevista en la Cadena Ser este lunes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró "no tener una opinión" formada al respecto, e ironizó con que organizar las competiciones futbolísticas no se encontraba entre las tareas de un líder del Ejecutivo: "No tengo una opinión sobre ello... no lo sé. Un presidente del Gobierno se tiene que ocupar de muchas cosas, pero hombre, de la Supercopa ya...". El Gobierno, en cambio, ha respondido enseguida sobre su descontento con la opción de Arabia Saudí.

Más noticias en Política y Sociedad