Público
Público

Elecciones en Galicia y en el País Vasco Sánchez entra en campaña para arrebatar la mayoría absoluta a Feijóo y ser tercera fuerza en Euskadi

El líder socialista se implicará en los dos comicios. Participará ya este domingo en un acto en Santiago y hará mítines en las cuatro provincias gallegas. El 1 de marzo estará con la candidata a lehendakari del PSE, Idoia Mendia, en el primer acto en Vitoria.

Mendia ve el adelanto electoral en Euskadi como una "oportunidad"
La secretaria general del PSE-EE y candidata a lehendakari en las próximas autonómicas vascas, Idoia Mendia.

La próxima celebración de las elecciones vascas y gallegas el 5 de abril ha empujado a colocarse ya el traje de campaña al propio presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, que este mismo domingo celebrará un mitin en Santiago de Compostela y el próximo 1 de marzo estará en Vitoria con la candidata a lehendakari por el PSE, Idoia Mendia.

Y es que en el PSOE se concede gran importancia a estas dos elecciones y a tener poder y protagonismo en ambos territorios históricos, donde los socialistas han tenido pésimos resultados en los últimos comicios que se han celebrado.

En esta ocasión, los objetivos que se plantea el PSOE son ambiciosos, pero los considera posibles: arrebatar la mayoría absoluta a Alberto Núñez Feijóo en Galicia, y volver a ser tercera fuerza política en el País Vasco y ser determinante para que el PNV no tenga que depender de Bildu.

En Galicia, la mayoría de las encuestas publicadas siguen dando mayoría absoluta al Partido Popular pero muy ajustada, es decir, por uno o dos escaños. Sin embargo, para el líder del PSdeG, Gonzalo Caballero, es posible doblar el pulso a los sondeos, y cree que se logrará si hay un alta participación.

Para ello, el partido gallego está movilizándose y quiere contar con Pedro Sánchez como uno de sus mayores activos en campaña. El líder socialista, según fuentes consultadas, se prodigará por Galicia y hará actos en las cuatro provincias gallegas.

Sánchez, además, sabe lo que es arrebatar la mayoría absoluta al PP gallego, ya que formó parte activa del equipo que dirigió José Blanco en 2005 en las elecciones gallegas, que hizo perder a Manuel Fraga la mayoría absoluta en la Xunta, y dejó el Gobierno en manos del socialista Emilio Pérez-Touriño.

Además, en el PSdeG hay grandes esperanzas de conseguir un gran resultado tras lo ocurrido en las últimas elecciones generales, ya que en Galicia los socialistas llegaron incluso a ser el partido más votado. Y es que se da por hecho que si Feijóo no alcanza la mayoría absoluta, el PSdeG será la segunda fuerza más votada y habrá un Gobierno con el BNG y Esquerda (la coalición de Unidas Podemos).

El papel estabilizador del PSE

También hay buenas perspectivas para el PSE en Euskadi, según fuentes de esta formación. Idioa Mendia repite como candidata a lehendakari, pero en unas circunstancias mucho mejores que hace cuatro años -entonces coincidió con la crisis del liderazgo de Sánchez-, donde sólo logró nueve escaños en el Parlamento vasco y llevó al PSE a ser cuarta fuerza política.

Ahora, el objetivo de los socialistas vascos es volver a ser tercera fuerza a costa de Unidas Podemos, y con el número de escaños suficientes para que el PNV -al que todas las encuestas le dan como claro ganador pero lejos de la mayoría absoluta- no tenga que depender de Bildu para la gobernabilidad.

El PSE va a reivindicar en esta campaña su papel estabilizador en la política vasca y de afrontar los problemas de los ciudadanos más allá del discurso independentista, por lo que no oculta que apuesta por mantener los acuerdos con el PNV de esos últimos cuatro años e, incluso, con un protagonismo mayor. De momento, aunque los número sumaran, el PSE descarta un Gobierno de las fuerzas de izquierda en el que tenga que contar con Bildu.

Según los últimos sondeos publicados es posible que nacionalistas vascos y socialistas logren su objetivo, ya que otorgan al PSE entre 11 y 12 escaños, que junto a los 30 que se conceden al PNV superarían, con creces, la mayoría absoluta que está fijada en 38 escaños.

La presencia de Sánchez en estas elecciones también se da por descontada como un valor añadido y todo indica que el líder socialista se pondrá a disposición de Mendia durante toda la campaña si con su presencia puede sumar apoyos.