Público
Público

Un estudio del PSOE atribuye la derrota del PP a su radicalismo

La mayoría opina que el discurso antiterrorista fue decisivo en la campaña

G. LÓPEZ ALBA

La "imagen de radicalismo" que proyectó el PP durante la pasada legislatura "está en el fondo del sentimiento de rechazo que termina movilizando votantes en torno al PSOE".

Esta es, unida a la ventaja de liderazgo personal de José Luis Rodríguez Zapatero frente a Mariano Rajoy, la causa última de la derrota de la derecha en las elecciones generales del 9 de marzo, según concluye un estudio poselectoral encargado por la dirección socialista, al que ha tenido acceso Público.

El estudio, que se basa en los datos de una encuesta con 2.000 entrevistas realizadas entre el 8 y el 17 de abril, subraya el contraste de la imagen que proyectan los dos partidos mayoritarios. Mientras que el 71% percibe al PSOE como un partido moderado y sólo una reducida minoría del 16% lo considera muy o bastante radical, en el caso del PP sucede lo contrario: el 51% ve a este partido como muy o bastante radical y sólo el 37% cree que es moderado. Aunque los votantes de cada uno de los dos partidos expresan la convicción de que el suyo representa la opción más moderada, un significativo 18% de los que se declaran conservadores considera que su partido es "más bien radical".

A este retrato se sumó la debilidad del liderazgo de Mariano Rajoy se extiende a sus propios votantes. Sólo uno de cada cuatro encuestados defiende que Rajoy es el mejor líder posible para el PP y el 62% opina que hay quien podría hacerlo mejor.

Este criterio es también mayoritario entre quienes votaron al PP: sólo el 36% opina que es el mejor líder, mientras que el 58% se inclina porque hay algún otro que lo podría hacer mejor.

En consecuencia, José Luis Rodríguez Zapatero gana en solvencia frente a Mariano Rajoy. El 60% de los encuestados sostiene que el líder socialista resultó más convincente en la campaña frente al 22% que otorga esa ventaja a Rajoy, el 56% dice que representa mejor a los españoles frente al 26% que se decanta en este indicador por Rajoy y el 53% frente a un 27% afirma que está más capacitado para dirigir el Gobierno y que hizo mejores propuestas.

Pero, de nuevo, el mayor problema con el que tropieza Rajoy, según este estudio, es la relativamente elevada proporción de sus votantes que se muestran críticos con su liderazgo. Mientras que los socialistas son casi unánimes al considerar más convincente a Zapatero, un 22% de los votantes del PP también considera que el candidato socialista lo fue más que Rajoy, mientras que el 17% no se pronuncia.

Aunque los dos líderes son conocidos por la práctica totalidad de los encuestados, Zapatero supera también ampliamente a Rajoy en valoración: 5,9 frente a un 4,8.

En cuanto al desarrollo de la campaña electoral, una de las conclusiones más llamativas de este estudio poselectoral es que la mayoría -sin distinción de ideología, edad o voto emitido- identifica como eje principal la política antiterrorista, a la que Zapatero imprimió un giro de 180 grados al cerrar la puerta a cualquier diálogo con ETA.

El 60% de los encuestados opina que este asunto fue muy o bastante importante en la campaña, por delante de la economía (55%), la inmigración (54%) o las políticas sociales (54%) -en este último apartado es donde se refleja una sintonía más amplia con el PSOE-.

Por el contrario, a la que menos peso se atribuye en la campaña es a la política autonómica, a la que sólo el 35% de los encuestados otorga un papel muy o bastante importante en la campaña.

Más noticias de Política y Sociedad