Público
Público

Un exministro venezolano y las pruebas falsas contra Podemos a cambio de una nueva vida

Inna Afinogenova en La Base
Inna Afinogenova en La Base.

Hace siete años sucedió algo, demasiado burdo para ser verdad y demasiado tosco para ser un chiste, entre tres agentes de policía españoles al servicio del PP y el exministro de finanzas de Hugo Chávez, Rafael Isea. Todo el caso podríamos resumirlo en una sola frase: Isea sabía que el documento que le presentaron los agentes de policía contra Podemos era muy burdo, pero aún con todo, confirmó su autenticidad. 

En 2016 tres agentes de la Policía Nacional de España viajaron a Nueva York para reunirse con Rafael Isea, que en 2008 estuvo al frente del Ministerio de Finanzas de Venezuela y luego gobernó en el estado de Aragua. 

La reunión se realizó en el marco de la investigación de la presunta financiación ilegal de Podemos, y el objetivo consistió en que Isea confirmara la autenticidad de una orden de pago de 7.100.000 de euros que el gobierno de Hugo Chávez habría hecho en 2008 a la Fundación CEPS, en la que trabajaron varias personas que luego crearon Podemos. 

Aunque fuera burdo, hubo que ir con ello y con Isea: quedaban dos meses para las elecciones en España y las encuestas situaban a Podemos cerca de convertirse en la segunda fuerza del país. 

Los policías citaron a Isea en el Consulado de España en Nueva York y le aseguraron, según el testimonio del propio Isea, que acudían en representación del gobierno español. Como el documento, aparentemente, era similar a las pruebas que suele presentar okdiario, le prometieron a Isea que en caso de que lo avalara, sacarían a sus familiares de Venezuela y les garantizarían una nueva vida en España.

Tres años después de esa cita salieron a la luz unas grabaciones de aquel encuentro en las que queda claro que a Isea le costó bastante reconocer su firma en ese papel, ni tan siquiera estaba en Caracas cuando supuestamente lo firmó.

Isea vio una serie de detalles en esos documentos que no coincidían con el aspecto que tendrían documentos de verdad. Ni la firma de Chávez coincidía, ni la suya, ni las iniciales. "Chávez no aceptaba ese tipo de errores", dice Isea. Pero no obstante, siguió adelante con la declaración.

Efectivamente, confirmó todo porque, por un lado, le prometieron que su testimonio no se haría público y, por el otro, que a cambio de la confirmación sacarían a su familia de Venezuela para darles una nueva vida. Luego de certificar la mentira, Isea se retiró del consulado, pero horas después lo volvieron a citar. ¿Saben por qué? Porque se les olvidó meter en su declaración los nombres de Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y Jorge Vestrynge. Querían que vuestros apellidos aparecieran allí, bien al ladito del presidente Chávez y de la suma que éste supuestamente os habría pagado. 

Isea firmó esa declaración redactada y se quedó esperando la nueva vida que le prometieron a cambio, básicamente, de mentir (o cuanto menos, de no estar muy seguro sobre si había dicho la verdad). 

Pues sí, poco después de ese falso testimonio, el diario ABC publicó una mega exclusiva, mencionando a Isea como principal fuente con nombre y apellido. "Rafael Isea redactó el documento al que ha tenido acceso el diario ABC. ABC publica hoy la prueba definitiva para acreditar que el partido político Podemos nació como una prolongación del chavismo en España", avisaba la publicación.

El "gobierno español" que le iba a echar una mano a Isea nunca apareció y ahí es cuando a nuestro exministro le llegó el arrepentimiento. En una entrevista con El País confesó sentirse utilizado por la Policía, dijo que no sabía que la intención era dañar políticamente a Podemos, que él creía que lo que estaban intentando averiguar aquellos policías era si esos supuestos millones de euros se habían declarado a Hacienda. "Me manipularon, pusieron en riesgo a mi familia", dice. 

Muy triste la historia de Isea. Pero también es verdad que cuando te muestras dispuesto a perjudicar alegremente (y gravemente) la vida de otros para conseguir beneficios para ti y para tu familia, a sabiendas de que la declaración que estás firmando es falsa, tampoco deberías esperarte que contigo vayan a portarse de la mejor de las maneras. 

Y sí, es gravísimo que agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad conspiren, con el dinero de todos, para variar el rumbo político del país. Pero a este señor no le pareció nada raro y entró al juego sin apenas pestañear. Se mostró dispuesto a mentir, asegurándose de que su nombre no saldría a la luz. En definitiva, fue él el que puso en riesgo a su familia mintiendo, por más que ahora quiera aparecer y se nos muestre como una víctima "inocente".

Más noticias