Público
Público

Cuando George llamó por teléfono a José Luis

La cumbre OTAN será el marco de su primera reunión bilateral en cuatro años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 18 de marzo de 2003, el presidente de EEUU apretó el botón que dio comienzo a la guerra contra Irak. El 18 de abril de 2004, el presidente del Gobierno español anunció la retirada de las tropas españolas de aquel país, previa llamada al inquilino de la Casa Blanca. El 14 de marzo de 2008, George W. Bush telefoneó por primera vez a José Luis Rodríguez Zapatero para felicitarle por su segunda victoria electoral. Entre 2004 y 2008, nada.

Un Zapatero sonriente confirmó ayer en Bruselas la llamada que, inesperadamente y en un tono “muy afectuoso”, le hizo el mandatario norteamericano para felicitarle por su éxito del 9 de marzo frente a Mariano Rajoy, el elegido de su amigo José María Aznar.

Fue pasado el mediodía –las 6:15 horas de Washington– cuando el presidente del Gobierno oyó por segunda vez en su vida la voz de Bush al teléfono. La primera había sido cuando Zapatero le anunció que las tropas españolas que había mandado el conservador Aznar a Irak regresaban a casa y, desde entonces, y aunque el jefe del Ejecutivo trató de felicitar al republicano por su segunda victoria electoral en noviembre de 2004, no hubo más respuesta que una escueta carta-telegrama de agradecimiento con membrete de la Casa Blanca.

Una charla muy aplazada

Y ahora, inesperadamente, George Bush manda una carta felicitando a Zapatero por el resultado de las elecciones del pasado domingo que llega el jueves a La Moncloa vía embajada y, al día siguiente, le telefonea para insistir en la enhorabuena e instarle a verse y “charlar” en la próxima cumbre de la OTAN, que comienza en Bucarest el próximo 3 de abril.

“¿Algo ha cambiado en la actitud de Bush, presidente?”, preguntaron ayer a éste en Bruselas. Zapatero, con ademán de restar importancia al asunto, contestó: “Me parece un gesto positivo el que ha tenido el presidente Bush, pues es conocido de dónde venimos con la relación”. Aunque también confirmó que, efectivamente, han quedado “en charlar en la cumbre de Bucarest sobre aspectos que afectan a intereses compartidos y a algunas cuestiones del orden internacional”, desde su entorno quitan más hierro aún al futuro. “Todo apunta a que habrá un encuentro bilateral Bush-Zapatero en la capital rumana”, aunque tratándose del presidente de EEUU, reconocen que no se fían y la reunión puede quedarse en un saludo y su “¿qué tal, amigo?”.

Con todo, el presidente y su entorno son consecuentes con la posibilidad de que se abra una nueva etapa en las relaciones entre España y EEUU al más alto nivel y los beneficios que esto reporte, no tanto a la política exterior española, como a España misma, una “España soberana y orgullosa que toma sus propias decisiones”. Al fin y al cabo, las elecciones norteamericanas no tienen lugar hasta el próximo mes de noviembre y la toma de posesión del nuevo jefe de Estado en EEUU se producirá en enero de 2009. Casi un año con Bush al otro lado del Atlántico. Y parece que del teléfono.