Público
Público

Bruselas convoca a España a una reunión por la avalancha de quejas de sus controles fronterizos

La Comisión Europea reconoce que "tiene derecho" a hacerlos pero deben ser "proporcionados".

EFE

La Comisión Europea prevé mantener una reunión con las autoridades españolas en septiembre u octubre, para abordar la cuestión de Gibraltar y los controles en la frontera que han criticado desde el Peñón y desde el Gobierno británico. Por estos controles Bruselas también ha recibido numerosas quejas de parte de ciudadanos, según ha anunciado la institución este lunes.

"Tenemos la intención de retomar este asunto en una reunión, probablemente aquí en Bruselas, en septiembre y octubre", ha dicho en una rueda de prensa un portavoz comunitario, que ha explicado que los servicios de la dirección general de Interior de la Comisión "siguen" el caso.

El Ejecutivo comunitario sigue este caso desde "primavera", tras recibir "quejas de ciudadanos" y de varios eurodiputados, y ya entonces pidió "explicaciones" al Gobierno de Mariano Rajoy. Bruselas también ha recordado que Gibraltar no es parte del espacio europeo sin fronteras Schengen, por lo que España "tiene derecho" a realizar controles fronterizos, si bien ha matizado que estos controles han de ser "proporcionales".

El primer ministro británico, David Cameron, se ha mostrado "seriamente preocupado" por los problemas que han estallado en la frontera entre Gibraltar y España, según ha informado este lunes su portavoz. "Seguimos seriamente preocupados por los acontecimientos en la frontera entre España y Gibraltar", ha declarado el portavoz a la prensa. "Hemos pedido una explicación" a las autoridades españolas "respecto a las informaciones sobre la posible adopción de medidas adicionales contra Gibraltar", ha añadido, citado por edición digital de la BBC.

En una entrevista en el diario ABC, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha anunciado que España podría realizar cambios en la ley de Juego, cerrar el espacio aéreo e imponer tasas para la entrada y la salida del Peñón, además de controlar las "irregularidades fiscales de los 6.000 gibraltareños con propiedad en Sotogrande" (Cádiz).