Público
Público

Los grupos retrasan una semana más la votación de la 'ley mordaza' para que no decaiga al no llegar a un acuerdo

Las fuerzas favorables a reformar la polémica norma acuerdan posponer la votación del informe de la ponencia en el Congreso.

Varias personas portan una banderola amarilla gigante de Amnistía Internacional que reza 'Que ni los besos te callen' en una manifestación contra la ley mordaza, a 13 de febrero de 2022, en Madrid.
Varias personas portan una banderola de Amnistía Internacional que reza 'Que ni los besos te callen' en una manifestación contra la 'ley mordaza' en Madrid. Jesús Hellín / Europa Press

La reforma de la ley mordaza sigue estancada en el Congreso. Al menos son cuatro los escollos que impiden el voto favorable de ERC y EH Bildu a la modificación de la polémica norma aprobada por Mariano Rajoy en 2015. En la que iba a ser la última sesión de la ponencia, los grupos de la Cámara Baja han acordado aplazar hasta el próximo 31 de enero la votación del informe al no dar los números. 

"Habrá una semana más para seguir negociando e intentar introducir algún cambio", sostienen fuentes de la coalición abertzale. Al no producirse la votación este martes, la tramitación parlamentaria de la modificación sigue en pie, enmarcada en la Comisión de Interior, lo que no quiere decir que vea luz verde definitiva.

El desacuerdo radica en cuatro puntos más que dados a conocer por las fuerzas negociadoras e imprescindibles para que la reforma llegue a buen puerto, como son los partidos independentistas catalán y vasco. Se trata del artículo 36.6, que hace referencia al delito de desobediencia; el 37.4, que es el de faltas de respeto a la autoridad (ambos son de los preceptos más usados para sancionar en base a esta polémica norma); la prohibición de las pelotas de goma y las devoluciones en caliente de migrantes en la frontera.

Asimismo, según han apostillado fuentes de EH Bildu, en la reunión del grupo de trabajo de este martes en el seno de la Comisión de Interior se ha materializado otro cambio relevante, como es eximir a los organizadores de manifestaciones en las que se produzcan disturbios de la responsabilidad de los mismos y no sean multados.

También, se ha incorporado establecer como sanción grave el uso de sustancias que provocan sumisión química. "Con esto ya se han modificado 35 de 54 artículos de la ley mordaza, además de una modificación" en la norma que regula el derecho de manifestación, tal como añaden otras fuentes de la negociación.

Después de varias sesiones de la ponencia, y de más de 35 reuniones informales de los partidos favorables a la reforma representados en la comisión (PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV, EH Bildu y Junts), siguen sin tratarse los puntos más polémicos. "El PSOE se niega a tocar los artículos más lesivos de la ley mordaza por los que más se ha sancionado todos estos años. Es muy difícil llegar a un acuerdo sin desactivar las partes más dañinas", criticó este lunes el diputado de la coalición abertzale Jon Iñarritu en una entrevista.

De igual forma, el portavoz de Más País, Íñigo Errejón, cuya fuerza está incluida en el grupo plural, ha advertido este martes en rueda de prensa que los dos diputados del partido no apoyarán una reforma "descafeinada". "Esperemos que su derogación no llegue con tiritas; las mordazas no se quitan a medias", ha añadido en rueda de prensa.

Por su parte, Unidas Podemos pone en valor su "esfuerzo titánico" para tratar de que haya un nuevo acercamiento de posturas entre todas las formaciones progresistas que integran el grupo de trabajo. "No se puede poner en peligro el buen trabajo realizado hasta ahora y todo lo avanzado por un muy reducido número de temas puntuales que, en modo alguno, superan el alcance de lo conseguido los últimos meses para poder derogar las partes más represivas de la ley mordaza que impuso el PP en su día", apostillan fuentes del grupo morado.

Más noticias