Público
Público

“Hemos podido hacer mítines en la calle: ya no nos matan”

La secretaria general del PSE reconoce que “durante muchos años, nadie se acordó de ninguna víctima: ni de las de ETA, ni de las del GAL”. Se muestra a favor de “flexibilizar la política penitenciaria” y defiende la “reinserción individual” de los reclusos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La secretaria general del PSE , Idoia Mendia

Hace ahora dos semanas, Idoia Mendia se marchaba a su casa con un sabor agridulce. La formación política que capitanea desde hace ocho meses, el Partido Socialista de Euskadi (PSE) había conseguido retener el tercer puesto en el ranking de fuerzas políticas vascas, por detrás de PNV y EH Bildu. Sus candidatos mantuvieron los pocos feudos que les quedan –con la excepción de Barakaldo, donde los peneuvistas se impusieron por un estrecho margen- y lograron superar en votos a la izquierda abertzale en Donostia. Sin embargo, retrocedieron en las Juntas Generales de Araba y Bizkaia. Una de cal y otra de arena.

Con esos datos aún sobre su escritorio, Idoia Mendia no rehúye a ninguna pregunta de Público.

Espero que en la próxima legislatura que se abrirá en otoño a nivel de España, los partidos políticos hagamos el esfuerzo de buscar una mejora de la Constitución en el aspecto territorial.

¿Está conforme con los resultados del 24M?
Hombre, conforme… No me puedo conformar con esos resultados. Además, han sido desiguales en función de los tres territorios vascos: en Gipuzkoa nos ha ido mejor, en Bizkaia y Araba nos ha ido peor. Lo que no vamos a hacer es perder demasiado tiempo analizando las causas, porque las conocemos bastante bien, y trabajar para mejorar: voy a empezar a trabajar para que los próximos resultados sean mucho mejores.

Frente a la nueva realidad de Euskadi, ¿los partidos deberían readaptar sus discursos?

Yo sacaría dos conclusiones de los resultados electorales en Euskadi: hay claramente una mayoría de izquierdas, pero la mayoría de la población ha votado por el PNV, que es un partido conservador. Quizás viendo tantas amenazas por la televisión, se han decantado por un voto moderado de derechas para buscar seguridad. Otros, en cambio, han votado partidos de izquierdas. Ahí es donde EH Bildu se ha dado cuenta de que en Euskadi hay mucha gente que, a la hora de simpatizar por un partido u otro, no le mueve tanto la independencia, sino un discurso social.

¿El PSE ha cambiado desde que usted llegó a la secretaría general?
Yo no me puedo arrogar ninguna mejoría ni ningún empeoramiento, porque tanto yo como las tres ejecutivas provinciales llevamos ocho escasos meses al frente del partido, y no nos podemos poner las medallas de nada. Por eso mismo, también sería injusto responsabilizar a las ejecutivas actuales de que el resultado no haya sido todo lo bueno que podíamos esperar. Lo que tenemos que hacer es continuar en la línea que nos habíamos marcado, que no sólo implica la renovación de caras, sino renovar el partido por dentro, en cuanto a su cultura de partido. Somos una organización muy antigua, llevamos 135 años haciendo política en Euskadi, y por lo tanto -al igual que ocurre en las organizaciones empresariales-, cambiar la estructura siempre cuesta. No se va a conseguir en un año ni en dos, pero hay que seguir poniendo los ladrillos.

¿Euskadi también está cambiando?
Muchísimo. Estas elecciones han sido las primeras que hemos podido hacer en plena libertad. Eso ha supuesto que pudiésemos hacer los mítines en la calle, porque hacía bueno, y lo maravilloso era que no estuvieras rodeada de furgonetas policiales. No hemos recibido ni una sola pintada en los carteles… En fin, el clima en Euskadi no tiene nada que ver con el que teníamos hace cuatro o cinco años. Estamos mucho mejor. Tenemos paz, no nos matan.

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar el PSE en materia de pacificación?
Nosotros siempre hemos dicho que la política penitenciaria es una política de estado que tiene que aplicarse con inteligencia y flexibilidad. Lo que está claro es que en España no se van a dar amnistías, y también está claro que el camino de la reinserción es individual. Nosotros reivindicamos ese derecho a la reinserción individual y el reconocimiento del daño causado. Por ahí va la “Vía Nanclares”, gracias a la cual hay bastantes presos de ETA que han reconocido la inutilidad de la violencia y el daño terrible e irreparable que han causado a multitud de familias. Son un ejemplo para el resto de los presos de ETA. Sin embargo, el PP no apuesta por esa vía, mientras que el entorno de la izquierda abertzale sigue ejerciendo una presión política sobre esos presos.

¿Y las víctimas? ¿Todas han recibido el mismo reconocimiento?
Durante muchos años nadie se acordaba de ninguna víctima: ni de las de ETA, ni de las del GAL, ni de los abusos policiales. Menos mal que luego hemos ido mejorando y tomando conciencia. Las víctimas tienen que ser reconocidas, reparadas y tiene que haber justicia. Es verdad que durante mucho tiempo se ha puesto más el acento en visibilizar a las víctimas de ETA. Sin dejarles de lado, porque componen el colectivo mayor, no hay que olvidar que también hay víctimas del GAL y del Batallón Vasco Español que han sufrido mucho. Yo misma, como consejera de Justicia del gobierno de Patxi López, inicié el camino de la reparación de las víctimas de abusos policiales, a través de un decreto que ponía visibilidad a esas otras víctimas. Ellas también merecen ser recordadas y reparadas.

Con ETA fuera de juego, ¿el PSE aceptaría un debate sobre el modelo territorial vasco?
En el PSE creemos que hay que profundizar en el autogobierno y actualizar el estatuto de Gernika, porque es el único estatuto que queda en España sin actualizar. También creemos que después de 35 años de estado de las autonomías, aún nos faltan mecanismos para arreglar las disfunciones que genera el modelo autonómico. Léase financiación, léase conflictos que se crean entre los gobiernos autonómicos y el gobierno central… Por eso mismo, proponemos la modificación constitucional hacia la federalización. Los socialistas españoles defendemos un modelo de España en el que todo el mundo cabe, todo el mundo suma.

¿Aceptaría que todo eso se hiciera mediante una consulta ciudadana?
No es necesario. Las consultas ciudadanas vienen después, con aquello que has aprobado y acordado. Espero que en la próxima legislatura que se abrirá en otoño a nivel de España, los partidos políticos hagamos el esfuerzo de buscar una mejora de la Constitución en el aspecto territorial. Y con esa nueva constitución, que los vascos abordemos un nuevo estatuto de autonomía. Actualizar el que tenemos, profundizar en el autogobierno, blindar las competencias, y luego someterlo al refrendo de los ciudadanos.



Más noticias en Política y Sociedad