Público
Público

Huidos y deportados de ETA piden "medidas" para su retorno al País Vasco

Un centenar de huidos de la banda terrorista protagoniza un acto en Biarritz para "generar apoyos" y materializar su "aportación" en el contexto del final de la violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El colectivo de huidos y deportados de ETA (EIPK) ha pedido este sábado la 'ayuda' de los agentes sociales y políticos para el retorno al País Vasco de 'todos' los integrantes de este grupo al tiempo que han demandado que se garantice la 'libertad de movimientos' en los países donde residen. Estas peticiones han sido formuladas por Jon Garmendia y Lourdes Mendinueta, dos de los interlocutores nombrados por el EIPK, en el transcurso de un acto de solidaridad con los huidos de ETA celebrado en la sala Irati de la localidad vasco francesa de Biarritz.

Garmendia ha puntualizado que el EIPK 'no quiere hablar con los Estados francés y español', ya que, a su juicio, son los 'Estados los que deben de hablar con ETA para proceder a un cierre ordenado del ciclo' de la violencia.

El colectivo de huidos y deportados de ETA quiere hablar con 'agentes políticos y sociales' para 'generar apoyos', ha recalcado Garmendia, quien ha asegurado que no tienen 'ni vergüenza, ni miedo de reconocer quiénes son y qué son'.

El acto en el que el EIPK había anunciado su intención de materializar su 'aportación' en el contexto del final de la violencia en el País Vasco ha concluido con la subida al escenario de más de un centenar de integrantes del colectivo que han arropado a los interlocutores en la exposición de la propuesta.

Garmendia y Mendinueta, ante los más de 3.000 asistentes al acto que se ha celebrado bajo el lema 'Herria dugu arnas' (Tenemos el aliento del pueblo), han desglosado parte de la 'aportación' del EIPK ante lo que han denominado 'nueva realidad' del fin de la violencia de la banda terrorista ETA. En este contexto, el EIPK estima que deben de ser 'reconsideradas' las medidas de excepción puestas en marcha en las últimas décadas y la anulación de los procedimientos judiciales 'basados en declaraciones bajo torturas', así como la 'suspensión' de los procesos ya abiertos que deberían estar 'archivados o prescritos según la legislación ordinaria'.


También han exigido que se 'garantice la libertad de movimientos' de los deportados en los diferentes países donde se encuentran, 'muchos de ellos en la clandestinidad', al tiempo que han asegurado que 'corresponde a la sociedad vasca y a los poderes públicos tomar medidas para garantizar' sus derechos y la vuelta de 'todos' al País Vasco. En este sentido han aludido a la necesidad de analizar la lista de deportados y huidos enfermos para solucionar su situación así como la puesta en marcha de iniciativas que garanticen la 'dignidad' de los que se encuentran en situación de 'exclusión'.

En todo caso, los interlocutores del EIPK han subrayado que la 'solución al conflicto' en el País Vasco 'vendrá de la mano del proceso que dé respuesta a sus razones políticas'. Garmendia ha señalado que el colectivo de deportados y huidos quiere participar en la 'nueva sociedad democrática que se está construyendo' y 'dar cuenta de la situación' que han vivido así como explicar a la sociedad 'su relato de lo sucedido'.

Durante el acto se dado lectura a un texto elaborado para la ocasión por el expreso de ETA Joseba Sarrionaindia, en paradero desconocido desde que en 1985 se fugó de la cárcel, en el que ha mostrado su agradecimiento a quienes 'han abierto sus puertas' a los huidos y deportados. En el escenario de la sala Irati se han proyectado asimismo varios vídeos de deportados de ETA en Cabo Verde o Cuba, entre otros lugares, en los que han mostrado sus deseos de volver al País Vasco.

La presidenta de la Asociación de Víctimas para el Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha denunciado que el acto de Biarritz al que acudirán representantes del colectivo de huidos y deportados de ETA (EIPK) es 'la consecuencia de todas las cesiones de los gobiernos' a los 'terroristas'. En declaraciones a los medios, Pedraza ha expresado su confianza en que se detenga a algún etarra con causas pendientes en esta localidad francesa, donde el colectivo EIPK celebra un acto político para presentar su 'aportación' al proceso del fin del terrorismo. 'Era inimaginable que después de 50 años de asesinatos y de la lacra terrorista se permitiera este acto a huidos', ha señalado tras la inauguración del parque Víctimas del Terrorismo en la localidad madrileña de Boadilla del Monte.

Sobre el informe encargado por el Gobierno vasco que cuantifica en 1.004 personas las víctimas mortales por vulneraciones de derechos humanos entre 1960 y 2013, entre las que se incluyen 837 muertos por ETA, ha dicho que le parece 'deleznable' que lo presentara ayer el lehendakari, Iñigo Urkullu, cuando en 50 años 'no se ha acordado de los derechos de las víctimas del terrorismo'. 'Ha permitido impunemente que siga matando, que se le dé cobijo a ETA', ha denunciado, al tiempo que ha recalcado que las víctimas del terrorismo van a 'seguir luchando' por 'la verdad, la memoria, la dignidad y la justicia', con o sin la 'ayuda' de los políticos, porque 'para terminar ahora en tablas y ceder ante todo, lo habríamos hecho hace 50 años' y no habría habido 'tantos muertos'.

Más noticias en Política y Sociedad