Público
Público

Ibarretxe insistirá a pesar del nuevo "no" de Zapatero

El lehendakari elude aclarar si mantiene la consulta de octubre

ANA PARDO DE VERA

El resultado de la novena reunión de ayer entre el presidente del Gobierno y el lehendakari, que duró dos horas y media, se resume de dos formas diferentes. Por un lado, la de José Luis Rodríguez Zapatero, firme y satisfecho con el resultado del encuentro, que calificó la propuesta de Juan José Ibarretxe de "viaje a ninguna parte" y le pidió que proponga iniciativas concretas, como la reforma del Estatuto o cambios en el autogobierno, para lo que el presidente aclaró que siempre estará dispuesto a dialogar. Por otro, la de un decepcionado jefe del Ejecutivo vasco, que compareció ante los medios para decir que se había encontrado con un interlocutor "a la defensiva y con un esquema enrocado", pensando únicamente en el proceso electoral que se celebrará -si no se adelanta- dentro de poco menos de un año. Aún así, el lehendakari insistió en que sigue "creyendo que el acuerdo es posible" y recordó que es "tenaz, como el pueblo vasco".

Sin embargo, Zapatero tampoco cedió un ápice en la posición que ha manifestado hasta ahora: "El Gobierno no respaldará cualquier iniciativa que no cuente con dos condiciones: que sea acordada entre todos los partidos vascos y que responda a las condiciones de nuestro ordenamiento jurídico, la Constitución y el Estatuto de Gernika", explicó el presidente, también en respuesta a la manifestada tenacidad de Ibarretxe.

El lehendakari expuso en la rueda de prensa posterior a su encuentro con Zapatero exactamente los mismos planteamientos que desgranó en la entrevista publicada en Público el domingo. Culpó a Zapatero de ver ahora "imposible" una propuesta que recoge exactamente los puntos de las llamadas conversaciones de Loiola, mantenidas por los socialistas, PNV y Batasuna en octubre de 2006, durante la tregua de ETA.

Pero el lehendakari fue más allá y acusó al jefe del Ejecutivo español de que "aquellas cuestiones que el presidente Zapatero ha negociado con ETA se niega ahora a pactarlas con el lehendakari".

El presidente del Gobierno, aunque evitó en todo momento referirse al proceso de Loiola, sí respondió a la alusión de Ibarretxe a una negociación del Gobierno con los terroristas: "La comparación es un poco absurda" y aclaró que el Ejecutivo ha mantenido los mismos "principios y posición política" que antes, durante y después del "proceso de paz". Además, aclaró que si el Gobierno hubiese "cedido o acordado" algo con ETA, no se habría llegado a la situación actual de despunte de la violencia terrorista. "Pido un poco de sensatez cuando se hacen algunas reflexiones", aseguró Zapatero, al tiempo que evitó mencionar "una valoración que prefiero no expresar públicamente".

De poco sirvió a Ibarretxe animar al presidente para que "no tenga miedo al fracaso" y le apoye, pues Zapatero admitió ayer no saber "con qué ha venido" el lehendakari.

Más noticias de Política y Sociedad