Público
Público

Jaume Roures Jaume Roures: "Hay cierto montaje contra mí en el informe de la Guardia Civil"

El productor catalán sospecha que las acusaciones de que participó en la organización del procés en Catalunya son una represalia por haber producido el documental 'Las cloacas de Interior' y por haber abierto el centro internacional de prensa el día del referéndum del 1-0.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Jaume Roures. EFE/Archivo

Jaume Roures, productor audiovisual y fundador de Mediapro, respondió este viernes por la mañana en el programa de La Cafetera que Público emite en streaming— a los intentos de vincularlo con el Procés en Catalunya. Roures cree que el informe de la Guardia Civil que le señala como miembro de un presunto "Comité Ejecutivo" de cara al referéndum del pasado 1 de octubre responde a un "cierto montaje": el productor sospecha que detrás de estas acusaciones está el hecho de haber producido el documental Las cloacas de Interior a partir de una exclusiva de Público—, y también que Mediapro abriera el centro internacional de prensa el día del referéndum del 1-0. 

"Hay dos razones para esto: nuestro documental sobre las cloacas del Estado, en el que demostrábamos la existencia de aparatos paralelos en el ministerio del Interior, en la Policía y la judicatura, en los medios de comunicación y cómo se financiaba todo eso. Esto no gustó a determinada gente. Además, ya que no lo abría nadie, nosotros abrimos un centro de prensa el 1-0 que albergó a 400 periodistas que explicaron a todo el mundo lo que pasó ese día. Las imágenes de la represión de ese día y las noticias que se publicaron en la CNN, en la BBC y en la prensa mundial no gustaron al Gobierno del PP. Y la manera de combatir esa mala imagen ha sido culparnos a nosotros por montar el centro de prensa", afirma Roures en la entrevista con el periodista Fernando Berlín. 

Sostiene Roures que las acusaciones contra él son una represalia y mantiene, como ya dijera el jueves en el programa de TV3 Més 324, que el Gobierno del PP y el Estado han hecho tal ridículo que ahora buscan "cabezas de turco".  "Aquí hay dos ridículos: uno que tiene que ver con las Fuerzas de Seguridad del Estado y el CNI, que dijeron que habían desarticulado el referéndum  y el referéndum se hizo. Esto fue un ridículo difícil de asumir para ellos. Y en segundo lugar, ese ridículo y la represión brutal que se desencadenó se vieron en todo el mundo, así que trataron buscar cabezas de turco para pagar su ridículo y su inoperancia política y policial, y ahí, desgraciadamente lo están pagando unos con la cárcel y otros lo pagamos con imputaciones inventadas". 

Roures cree que el informe de la Guardia Civil carece de fundamento y que no hay pruebas contra él: "Cierto montaje hay. El informe de la Guardia Civil tiene 176 páginas, y con los anexos casi 400, y a mi se me cita en dos. A pesar de eso, la prensa sólo habla de mí", añade Roures. 

"Lees el informe y todo es bastante ridículo. Sale gente que no conozco diciendo: 'Voy a hablar con el abuelo', como si el abuelo fuera yo, pero puede ser cualquiera; o gente que tampoco conozco que dice: 'Le diré al señor si quiere hacer un documental sobre el procés', como si también fuera yo. Todo es muy infantil, y de ahí deducen que yo podía estar en ese comité porque el tema audiovisual era muy importante para el procés. Todo es muy infantil", afirma.

El productor catalán no teme que estas acusaciones tengan consecuencias sobre la actividad de Mediapro. "Quizá Mediapro pueda sufrir un poco con esto, pero nuestro nivel de profesionalismo hace que trabajemos con todo el mundo sin problema. Evidentemente, que hay gente interesada o en ocupar nuestro lugar o sólo en fastidiar, pero entendemos que ese fastidio es porque tenemos posiciones políticas diferentes y eso sí es grave. Es como si dijéramos que el que piensa diferente no tiene derecho a trabajar y hay que perseguirlo. Estamos en siglo XXI y cualquiera podría pensar que estamos en una sociedad democrática desarrollada y no, estamos en planteamientos muy peligrosos, aceptando que nos recorten las libertades cada día y al final decimos poco porque se ha instalado en la mente de la gente que eso es normal, y no lo es porque la discriminación en el trabajo por razones ideológicas ni siquiera cabe en la Constitución". 

Roures se muestra sorprendido por la actitud de ciertos medios de Madrid que le dedican portadas pero sin embargo no le han llamado para conocer su versión o su opinión —"no me ha llamado ningún medio de Madrid excepto tú", le dice a Fernado Berlín—. Y también responde al diario El País, que en su edición de este viernes le tilda de "elemento capital del separatismo". "Un elemento capital de separatismo son la política del PP y la represión del 1-O; eso ha exarcebado los ánimos separatistas y eso ha llevado a miles de personas a plantearse esa posibilidad".

Al ser preguntado si las acusaciones contra él pueden prosperar en los tribunales, Roures responde que no lo sabe, aunque luego añade: "No me imagino a un juez del Tribunal del Supremo llamándome para preguntarme si yo soy el abuelo o el señor porque no hay pruebas de nada".

También se muestra sorprendido por el hecho de que "el documental del 1 de octubre haya sido enviado al Tribunal Supremo, "como si esto fuera la Stassi o La vida de los Otros".

"¿Dónde está la libertad de expresión, de información, de creación que debe proteger la Constitución de la que tanto hablan todos los días?", se pregunta Roures. "Cuando hablan de Constitución, lo que algunos tienen en la cabeza son los principios fundamentales del Movimiento, que era lo que había cuando estaba Franco, y a esto nos enfrentamos todos, yo, la chica de Murcia condenada por hacer chistes de Carrero Blanco, el rapero Pablo Hasel y otros muchos", concluye el productor. 


Más noticias en Política y Sociedad