Público
Público

Joan Tardá: "Es un insulto considerar que aceptarían esos indultos"

El portavoz de ERC pincha el globo socialista que trataba de congraciarse con la situación de los presos soberanistas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El portavoz del grupo parlamentario ERC, Joan Tardá, a su llegada al Congreso. - EFE

ERC le rompe la cintura al Gobierno socialista que en las últimas semanas ha intentado congraciarse con los independentistas, criticando la prisión preventiva de los presos soberanistas y  posicionándose a favor de su indulto, cuando haya sentencia firme. Josep Borrell, Meritxell Batet, Teresa Cunillera, Carmen Calvo, José Luis Ábalos y Pedro Sánchez, han hecho declaraciones, en este sentido, en los últimos quince días. ERC, como respuesta a estas declaraciones, ha repetido que lo que exige al Gobierno es que inste a la fiscalía a cambiar las acusaciones de rebelión y de sedición que sostiene contra estos detenidos.  
El último acercamiento en este sentido lo protagonizó Teresa Cunillera, la delegada del Gobierno en Catalunya, en una entrevista en Catalunya radio, en la  que afirmó que sería "partidaria" del indulto para estos presos,  cuando haya "una sentencia firme y tiene que haber también una petición igual de firme del que acepta la sentencia", puntualizó. El Presidente del Gobierno la respaldó afirmando, en otra entrevista posterior, que a lo que Cunillera se refería era a la "falta de empatía" en el conflicto catalán. 

Hoy Joan Tardá, en declaraciones a su entrada a la junta de portavoces, le ha pinchado este globo de acercamiento a los socialistas. Es "un insulto considerar que aceptarían esos indultos" porque sería suponer que aceptarían los delitos de lo que se les acusa y suponer, también, que la sentencia sería condenatoria, ha afirmado. Además, ha exigido que "Los presos tienen que salir ya". "Es un ataque a nuestra dignidad pensar que aceptarían una sentencia condenatoria" por los delitos que se les imputan, ha concluido. Sobre si están dispuestos a negociar los presupuestos con el Gobierno, que necesita sus votos, ha dicho tajante: "no se puede negociar teniendo una silla en la Moncloa y otra en la cárcel". Ha negado que estén teniendo contactos con el Gobierno y afirma que no los necesitan porque su partido se caracteriza por decir lo mismo en público que en privado. Sigue creyendo que un Gobierno del PSOE, apoyado en Podemos, es más dialogante que uno del PP, apoyado en Ciudadanos, pero sigue instando al Gobierno de Pedro Sánchez a hacer "lo que puedan y más". ERC, por boca de su portavoz parlamentario, afirma sobre el acercamiento socialista que "van progresando pero les falta mucho todavía". 

El PdeCat pide lo mismo con otra manera.

Carles Campuzano, el portavoz del PdeCat, también ha hecho declaraciones, marcando distancias con ERC pero apretando al Gobierno en el mismo sentido. Según Campuzano, "la situación de los presos está al margen de la negociación política" porque es lo que manda "el sentido común". Lo que está por verse, según este portavoz, es si la nueva fiscal general del estado, nombrada por Pedro Sánchez, ve lo mismo que veía la fiscalía general del Estado de Mariano Rajoy o si, como cientos de juristas, no ve los delitos de rebelión y de sedición. 
Además, Campuzano ha recordado que ayer registró en el Congreso una proposición no de ley con la que su partido insta al Gobierno a determinar las responsabilidades políticas y operativas de las cargas policiales efectuadas el 1 de octubre de 2017, en Catalunya. 




Más noticias en Política y Sociedad