Público
Público
divisas digitales

El juez Pedraz toma declaración a Javier Biosca por una presunta estafa piramidal con criptomonedas

El supuesto bróker fue detenido este lunes en Torrox (Málaga), se le acusa de estafar presuntamente alrededor de 250 millones de euros a unos 300 pequeños inversores, entre los que hay numerosos policías nacionales. 

El logo de Bitcoin en un cajero automático de criptomonedas en la localidad californiana de Santa Monica. REUTERS/Lucy Nicholson
El logo de Bitcoin en un cajero automático de criptomonedas en la localidad californiana de Santa Mónica. REUTERS/Lucy Nicholson.

El juez Santiago Pedraz tomará declaración este martes en calidad de investigado al supuesto bróker Javier Biosca, creador de la sociedad Algoritmhmics Group, una empresa que se dedicaba a captar inversores en el mercado de las criptomedas y que está acusado de presuntos delitos de estafa, blanqueo de capitales y organización criminal. Biosca fue detenido ayer en Torrox (Málaga), según confirman a Público fuentes de la investigación; llevaba desde noviembre de 2020 en paradero desconocido. 

Pedraz, titular del Juzgado Central de Instrucción 1, admitió el pasado 4 de mayo una macroquerella contra Biosca, su esposa y su hijo, interpuesta por casi 300 pequeños inversores --muchos de los cuales son policías nacionales--, que denuncian que la empresa del supuesto bróker les dejó de abonar los intereses de sus inversiones y de haber perdido el dinero invertido en criptomonedas y confiado a Biosca. El dinero presuntamente estafado por este hombre que se presentaba como bróker pero que no estaba registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) asciende a más de 250 millones de euros, según la macroquerella.

La querella está dirigida por el bufete Zaballos y atribuye a Javier Biosca, su mujer, Paloma Gallardo, y al hijo de ambos, Sergio Biosca, nueve presuntos delitos, entre ellos: estafa, apropiación indebida, blanqueo de capitales, falsificación documental, organización criminal y contra la hacienda pública. "Se trata de una red que se ha valido de la falta de regulación sobre inversiones en criptomonedas para presuntamente delinquir", explica la letrada Emilia Zaballos. 

Los clientes le entregaban dinero por transferencia bancaria o a través de 'wallets', que son monederos de criptomonedas desde los que Biosca les transfería los intereses. También había inversores que le entregaban el dinero en mano e incluso joyas. Un negocio legal pero no regulado en España. A finales de 2019, Biosca era ya un hombre rico y se trasladó desde Fuensalida(Toledo) a Marbella, a una mansión alquilada por 15.000 euros al mes, según la letrada.

En ese momento, la rentabilidad que ofrecía el supuesto bróker era de entre el 20 y el 25%, un espléndido porcentaje. Pero en Marbella comenzó a fraguarse la catástrofe. Según relata la querella, Biosca transformó su estructura en un chiringuito financiero, que tuvo como consecuencia dejar supuestamente de abonar los intereses a su clientes en octubre pasado, algo que hasta entonces había cumplido a rajatabla.

Es a finales de 2019 cuando el negocio de Biosca pasó a denominarse Algorithms Group, cuya web sigue activa y tiene su sede en Londres, donde figura como una sociedad dedicada a la inversión en criptomonedas.

Más noticias