Público
Público

Llamazares pide converger consultando
a  los militantes y sin subordinarse a Podemos

Izquierda Abierta, integrado en IU, critica la postura del candidato, Alberto Garzón, al que acusa de querer "diluir la identidad y los principios"  de la organización.

Gaspar Llamazares en una imagen de archivo. -EFE

JAIRO VARGAS

@JairoExtre

MADRID.- Gaspar Llamazares, coportavoz de Izquierda Abierta, el partido integrado en Izquierda Unida, y actualmente el único candidato autonómico de la coalición que puede sacar pecho de sus resultados en Asturias, ha presentado este martes la postura que defenderá su partido en los próximos órganos de Izqueirda Unida que se celebrarán este mes. El excoordinador de IU aboga por la convergencia con otras fuerzas políticas siempre posterior a una "referéndum entre la militancia de IU" y sin subordinarse a Podemos, del que no está dispuesto a reconocer "su superioridad".

En rueda de prensa en el Ateneo de Madrid junto a la coportavoz de Izq Ab, Monste Muñoz, Llamazares no ha escondido sus diferencias con el actual candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, a quien acusa de creer que "la mejor forma de participar en convergencia sea diluir la identidad y los principios de la organización". También ha lanzado un mensaje al líder de Podemos, Pablo Iglesias, de cara a las elecciones generales: "La convergencia es imposible cuando alguien decide ser hegemónico y obliga a los demás a renunciar a su identidad". Del mismo modo, ha recordado que "hoy por hoy, nadie tiene el patrimonio de la nueva política", alegando 

Según ha sostenido Llamazares, resumiendo la resolución adoptada por su partido, las elecciones generales hay que encararlas bajo la premisa de la oportunidad de la izquierda ante un bipartidismo tocado pero "no finiquitado". Pide que la convergencia de que  debe ser "abierta, participada, plural" y que dé cabida a personas de prestigio y referentes sociales. Exige que "nadie debe ser vetado" en el proceso de unidad popular que se ponga en marcha y que siempre hay que intentar "sumar", pero hace hincapié en que "respetando las identidades se suma más y pretendiendo monopolizar la izquierda somos menos".

Aunque no reconoce la superioridad de Podemos, es consciente de la debilidad de Izquierda Unida en la actual coyuntura, pero confía en que en los próximos meses pueda haber "un proyecto superior" que acoja y represente a todos. Según el documento interno que han elaborado, de lo que están hablando es de una convergencia con actores políticos como Compromís, Mes, la Chunta Aragonesista, Anova, ICV y con "apoyo, la participación y la implicación de la ciudadanía, los movimientos sociales y y las mareas".

Olvidar Madrid

Respecto al caso madrileño, donde IU se ha quedado fuera de las instituciones por primera vez, pide que sea superado, pero no ha perdido la ocasión de cargar contra Garzón, que se negó a hacer campaña con la candidata al Ayuntamiento, Raquel López, a quien no reconocían los órganos federales de IU.

Pese a su discurso de apertura y la defensa de las primarias, el partido de Llamazares terminó alineándose con la vieja guardia de IU, opuesta a la convergencia impulsada por Tania Sánchez y Mauricio Valiente (actual número cuatro en Ahora Madrid), aunque consiguió colocar, sin primarias, al poeta Luis García Montero como candidato a la Comunidad de Madrid y a Montse Muñoz, coportavoz de Izq Ab, en el segundo puesto.

Para Izq Ab, la guerra de IU en Madrid ha tenido efectos en los resultados a nivel nacional y no sólo en la capital. "Hay que ser consciente de que no afecta sólo a quien tú quieres, afecta a todo el mundo. Cuando se debilita una marca se debilita para todos", ha dicho Montse Muñoz sobre la decisión de Garzón de no participar en campaña con López.

En todo caso, ha reconocido que "esa no ha sido la única razón ni la más importante" de los malos resultados autonómicos de IU y ha emplazado a todas las partes a "intentar que algunas heridas se cierren". Sin embargo, descartan que sea necesaria una Asamblea Extraordinaria ante la cercanía de las elecciones generales. "No da tiempo", han precisado, remachando en el profundo debate político que tiene que producirse en Izquierda Unida.

Además, Izquierda Abierta no considera que sea momento de convocar una Asamblea Extraordinaria de IU porque "no da tiempo", aunque sí "fuera lo deseable" dado el debate político que existe en el seno de la organización.