Público
Público

Manuela Carmena: “Nadie me encontrará
en una militancia
de etiqueta”

La candidata a las primarias de Ahora Madrid para la Alcaldía explica que su único vínculo político son las “personas que quieren estar en un gobierno de personas, no de partidos”. Carmena cuenta que fue eljuez Ramón Sáez Valcárcel quien la convenció con una frase: “Manuela, son los nuestros. No les podemos dejar solos”.

Imagen del perfil de Manuela Carmena en Twitter.

CRISTINA S. BARBARROJA

MADRID.- Conversar con ella, incluso en la frialdad de los 140 caracteres, es como charlar con alguien de la familia. Didáctica, dulce y parlanchina, su desembarco en política la ha convertido en fenómeno mediático, pero el compromiso y la pelea social de Manuela Carmena son asuntos de solera.

Con 15 años abogada y otros 30 jueza, cuando la toga era aderezo de hombres, Carmena fue una de las fundadoras del despacho laboralista de Atocha, vocal del Consejo General del Poder Judicial, relatora de Naciones Unidas y representante española en el Grupo de Trabajo contra las Detenciones Arbitraria.

En su juventud fue militante del PC sin ser comunista. Ahora, huyendo de la estructura de partidos o –como ella dice- de las “militancias de etiqueta”, ha dejado la comodidad de lajubilación para convertirse en candidata a las primarias de Ahora Madrid para luchar por una Alcaldía que quiere “gobernada por personas”.
Con su cuenta tuitera recién estrenada,  @manuelacarmena se presenta.

¿Quién es Manuela Carmena?
Una abuela de 71 años, profesional de la Justicia y de la gestión desde la perspectiva de lo social.

Y una mujer que lleva toda la vida metiéndose en líos.
No me gustan los líos, pero sí tratar de cambiar el mundo: hacer cosas pequeñas para que mejore la sociedad de los míos y de los que vienen después.

Que los líos la encuentran a usted, vaya. El actual ¿cómo le llega?
Por solidaridad; por la sensación de que sabía que podía ayudar y no encontraba argumentos para dejar de hacerlo.

Pero ¿quién la tienta? ¿Quién se la liga a usted?
Hay un abanico de voluntades. Entre las que más me importan, la de un amigo íntimo que me dice: “Manuela, son los nuestros. No les podemos dejar solos”

¿No me dice quién es?
Sí: Ramón Sáez

  

¿Cuál es su vínculo con Podemos?
Mi vínculo es con Ahora Madrid, donde hay gente de Podemos que estoy conociendo; gente joven que me deslumbra y a la que me gusta ayudar.

Pero en la candidatura de Ahora Madrid hay personas que quieren estar en un gobierno municipal de personas, no de partidos ni de siglas.

¿Y con Pablo Iglesias?
Pablo me hizo una entrevista en la que me dijo: “¡Cómo comprendo que no te quieras meter en política!".

Me gustó su humildad, su manera de ser y de afrontar los errores que pudieran estar cometiendo.

Pero el proceso venía de lento; ya se estaba cociendo y tuvo esos componentes el guiso final.

También una película que se cruzó en su camino...
Fue la guinda. ‘La piedra de la paciencia’; una película maravillosa en la que se perfila la cultura de las mujeres: el cuidado, la preocupación, la paz, la ternura.

En un momento la protagonista afirma: “Yo no quiero profetas, yo quiero ser la profetisa”. En eso está el liderazgo de las mujeres.

…y una entrevista televisiva a Esperanza Aguirre.
No podemos dejar que nos representen personas que defienden los valores contrarios a esa idea que yo tengo de lo que debe ser la cultura de las mujeres.

  

¿Cuál es la mayor virtud de Podemos… o de Ahora Madrid?
La de hacer algo alternativo a lo que estamos acostumbrados en política. Frente a los partidos, esta vez en política vamos a estar las personas.

¿Y esa circunstancia en la que jamás encontrarán a Manuela Carmena?
En una estructura de partido, de disciplina de partido o de militancia de etiqueta. En eso nunca me encontrará Podemos, ni ningún otro partido.

Hay quien trata de ver en sus discrepancias un problema para Podemos ¿Lo es?
Se hace información política con la misma estrategia de los partidos y el mismo cruce de descalificaciones que se cruzan en los partidos.

Cada vez que se plantea algo nuevo, los que no quieren que las cosas cambien tratan de enturbiar, con toda la tinta del calamar, los progresos.

Y usted quiere progreso… y que se repiense la democracia…
Sin duda. La democracia representativa está en cuestión y hay que ir a democracias más directas.

Un buen paso es empezar a hacer democracia con agrupaciones de personas que ayuden a desburocratizar la política.

En los partidos no se ven los rostros, las trayectorias, las esperanzas. Queremos hacer algo de personas, no de partidos.

  

Otro eslogan suyo: ‘gobernar es escuchar’. ¿Cómo substanciará eso si es alcaldesa de Madrid?

Tiene que ser posible que cualquier ciudadano pueda comunicarse con su concejal, o su alcaldesa, no sólo a través de un escrito.

Admiro mucho a Mercedes Gallizo. Cuando fue directora de Prisiones, contestó a todos los presos que le mandaron una carta.

Es un ejemplo y yo prometo que contestaremos a todo el mundo y nos entrevistaremos con todo el mundo que quiera vernos.

Primera promesa electoral… ¡Eso es vieja política!
No. La diferencia es que yo no hago un programa de partido pero sí puedo responder de lo que serán mis actitudes.
Me voy a comprometerá a escuchar mirando a la cara de la gente.

Otro compromiso suyo: ni mítines, ni cortes de cintas.
Son una rémora. Todo lo negativo de la política son los escenarios en los que se representa un espectáculo. La política no tiene que ser espectáculo.

Tiene que ser gestión para la mejora social que incremente la felicidad individual. Para eso, el ayuntamiento es el lugar más indicado.

La corrupción ¿es inherente al poder? ¿O es un fallo del actual sistema?
No. Es una manera de gobernar, es la consecuencia de cómo han gobernado los partidos políticos y, especialmente, el Partido Popular.

¿Cómo se cura entonces?
No hay más que querer. Y hasta ahora ningún partido, y especialmente el PP, ha querido.

¿Y las medidas de regeneración democrática del Ejecutivo? ¿No le sirven?
No, para nada. Lo más importante es saber por qué se produce. Y ya le he dicho: la corrupción es una manera de gobernar.

Según la exvocal del CGPJ, la Justicia en España está…
En el siglo XIX.

Pese a Carlos Lesmes…
Gracias a Carlos Lesmes.

  

Hablemos de Madrid. ¿Cómo es la capital que deja Ana Botella?
Triste, sucia, injusta y envejecida

¿Qué será lo primero que hará si llega a ser alcaldesa?
Analizar cuáles han sido las consecuencias de la política del ayuntamiento del PP.

Evaluar lo que sea hecho y, a partir de ahí, decidir qué se puede hacer.

Pero, como ciudadana ¿qué le apetecería cambiar primero?
Con el esquema encima de la mesa, plantearía si son necesarios tantísimos cargos de designación directa que se han ido colocando…
En especial después de la gran reforma que hizo el alcalde Sr, Gallardón. Esa sería la primera.

¿Desde dónde tomaría las decisiones la alcaldesa Carmena?
Con mi equipo, desde el despacho que esté establecido. Me da igual. Veré la manera de hacer que sea operativo y ya está.

No voy a plantear redecoraciones ni redefiniciones.

No quiere mudanzas, como Esperanza Aguirre. ¿Se atreve a definirla a 140?
Es la responsable del desprestigio de las instituciones. Ha gobernado de tal manera que ha generado y alimentado la corrupción.

Si no gana usted ¿quién, de entre sus rivales, le preocuparía más que gobernara?
No me gusta emplear el término “rivales”. No lo somos.

Somos personas que tratamos de acceder a una determinada forma de gobernar. Las palabras son muy importantes.

Y, si para ser alcaldesa, tuviera que pactar con alguna de esas “personas” ¿quién sería?
Me parece difícil, pero es interesante que nos olvidemos también de la palabra ‘pacto’.

Es mejor hablar de coincidencias, de acuerdos, para realizar determinados proyectos. Me parece que los pactos envenenan.

¿Con quién cree pues que podría coincidir Ahora Madrid?
Dependerá de las posturas que tengan en relación con los proyectos que nosotros propongamos como más importantes.

  

¿Me cuenta, para terminar, lo de su tienda de ropa infantil?
Es una de las más bonitas de Madrid, espectacular. Zapatelas: moda hecha por colectivos de presos o de marginados, sin ánimo de lucro.

Está dentro de una ONG que se llama ‘Cosiendo el Paro.

Y hábleme de esa bicicleta que adorna su cuenta de Twitter.
Tengo dos: una eléctrica y otra normal. Y este año las estoy sacando poco. Me da rabia.

¿Hay algo que no haga, o no haya hecho, Manuela Carmena?
Bailar. Soy un pato.

Más noticias de Política y Sociedad