Público
Público

Los miles de ricos en Andalucía que no existen para Moreno

El presidente afirma que "en Andalucía no hay ricos". Sin embargo, según los últimos datos de la Agencia Tributaria, 18.482 personas acumulan un patrimonio declarado de 45.818,8 millones y otras 500 ingresan más de 600.000 euros en el año

Moreno propone abrir comercios el 11 de mayo y restaurantes, el 25 de mayo
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

raúl bocanegra

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), admitió el pasado viernes en el Parlamento de Andalucía que la Comunidad necesita más recursos y recordó el acuerdo de financiación firmado la legislatura pasada por PP, PSOE y Adelante Andalucía, que reclama al Estado –hoy al Gobierno de Pedro Sánchez (PSOE) y Pablo Iglesias (UP)– 4.000 millones de euros más de lo que ingresa cada año.

Después, en una respuesta a Teresa Rodríguez, presidenta del grupo de Adelante Andalucía en el Parlamento, Moreno descartó utilizar la autonomía fiscal que tiene para ello y rechazó aumentar por esta vía la recaudación en tiempos en los que es evidente que una parte relevante de la carga para la recuperación económica va a recaer en las administraciones públicas.

El debate sobre el uso de los tributos en un momento crítico como el provocado por la expansión del coronavirus está estos días sobre la mesa de los dirigentes europeos. 

En Italia, el Partido Demócrata, uno de los partidos que forman la alianza que sustenta el Gobierno que preside Giusseppe Conte, ha planteado aplicar una tasa Covid que se aplicaría de modo progresivo a quienes tengan rentas superiores a los 80.000 euros anuales a lo largo de 2020 y 2021. Y en España, Íñigo Errejón, líder de Más País, ya planteó en el Congreso la puesta en marcha de una idea similar para rentas superiores a los 100.000 euros.

Además, el pacto de Gobierno firmado por PSOE y Unidas Podemos contempla subidas del 4% para rentas de más de 300.000 euros, y del 2% en el caso de las que superan los 130.000 euros. A partir de los 140.000 euros, el tipo sobre las rentas de capital subirá cuatro puntos, del 23% al 27%. Estas medidas aún no se han aplicado. El Ejecutivo anda inmerso ahora en la reformulación del proyecto de presupuestos, que la emergencia ha quebrado.

No hay ricos

En su argumentación contraria a la subida impositiva, el presidente de la Junta hiló varias ideas. Una de ellas fue el clásico riff –una frase que se repite a menudo en una composición musical– liberal, en el que Moreno cree, de que el dinamismo económico está directamente relacionado con bajos impuestos: "Eso –subir impuestos– daña más la economía", dijo.

"Me gustaría que hubiera más personas con más renta en Andalucía. Cuantas más personas tengan más renta mejor viviremos los andaluces. Y ese es el objetivo por el que trabajamos: por que haya más prosperidad, más dinamismo. Eso no se puede conseguir con una política económica equivocada", agregó Moreno.

Justo antes, el presidente andaluz pronunció una frase que sonó extravagante. Esta fue: "Habla de ricos [le dijo a Teresa Rodríguez]. En Andalucía no hay ricos, salvo que quiera subirle los impuestos a las clases medias y trabajadoras". Luego, agregó: "Como sabe todo el mundo, cualquiera puede censarse donde quiera y deslocalizarse prácticamente en 24 horas".

Se puede interpretar que Moreno quería decir al menos dos cosas con esta frase. Por un lado, despejaba de un golpe una subida de impuestos –si no hay ricos, ¿a quién se le suben los impuestos?– y por otro, esbozaba la idea de competencia fiscal. Es decir, si yo subo aquí los impuestos, pues puede que acabe por recaudar menos, porque al contribuyente al que se los suba, si tiene los medios, es posible que se vaya.

Patrimonio e IRPF

¿En Andalucía no hay ricos? ¿Es cierta esa afirmación del presidente? La categoría "ricos", según economistas de diversa tendencia consultados por Público, es "completamente arbitraria". Es decir, uno puede poner el corte donde quiera. Lo que no es arbitrario, indican, es la desigualdad. La RAE define el adjetivo rico en sus dos primeras acepciones como "adinerado, hacendado o acaudalado" y "abundante, opulento y pingüe".

Hay dos impuestos, el de patrimonio y el de la renta, que ofrecen una imagen de los niveles de ingresos y de riqueza acumulada. En Andalucía, según los últimos datos, referidos al año 2017, que ofrece la Agencia Tributaria, 18.482 personas acumulaban un patrimonio total declarado –casas, acciones, depósitos bancarios, seguros de vida, bienes suntuarios…– de 45.818,8 millones de euros. La media por cabeza es de 2,4 millones. La Junta de Andalucía recaudó por este impuesto, que grava la riqueza, 77 millones de euros ese año.

El impuesto sobre el patrimonio fue eliminado por el presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero y después recuperado por sí mismo, ante la magnitud de la crisis económica. Se aplica a quienes acumulan más de 700.000 euros, excluyendo la vivienda de residencia habitual.

Excepto Madrid, que lo bonifica y deja por ello de ingresar casi mil millones de euros, según los datos de la Agencia Tributaria, todas las Comunidades Autónomas recaudan este impuesto. La media por cabeza, cifra arriba cifra abajo, es similar a la de Andalucía, entre los 2 y los 3 millones, menos en Galicia, en donde supera los 5 millones.

En la capital de España se concentran las mayores fortunas del país, según los datos de la Agencia Tributaria: 18.132 declarantes del impuesto en esa Comunidad acumulan una riqueza media de 9,6 millones de euros por cabeza y un patrimonio declarado conjunto de 175.427 millones, por el que no pagan ni un solo euro. Esto es probablemente lo que teme Moreno: el efecto de lo que ha dado en llamarse dumping fiscal, la competencia entre territorios.

Los datos de la Agencia Tributaria sobre el IRPF ofrecen una foto de la renta que cada ciudadano ingresa en el año y lo que las administraciones recaudan. 510 personas, el 0,02% de los declarantes, liquidaron ingresos de más de 600.000 euros en Andalucía en el año 2017. Otros 6.765, el 0,2%, declararon haber ganado entre 150.000 y 600.000 euros. Entre ambos colectivos aportaron 383,3 millones a las arcas públicas, el 8,3% de todo lo recaudado.

Es a ellos, a quienes más ingresan, precisamente a quienes el Gobierno de Moreno, en aplicación de sus principios ideológicos, ha beneficiado sobre todo con su reforma –que se ejecutará definitivamente en el año 2023– de los tramos autonómicos del IRPF, aprobada el año pasado.

La Junta también benefició a quienes más tienen, al estrenarse Moreno con una rebaja fiscal para millonarios, al bonificar el impuesto de sucesiones, que ya solo gravaba en Andalucía, después de las rebajas desarrolladas en la última época socialista, a quienes heredasen más de un millón de euros.

Quienes más tienen y quienes más ingresan son llamados ricos en el lenguaje coloquial.

La reforma del IRPF de Moreno

La reforma fiscal de Moreno no afectó apenas a las clases medias y trabajadoras, aquellas a las que hizo referencia el presidente en el Parlamento el pasado viernes.

El grueso de las declaraciones por IRPF en Andalucía está, según los datos de la Agencia Tributaria, entre quienes ingresan entre 12.000 y 30.000 euros. Así, a más de 1,2 millones de contribuyentes, en torno al 36% del total, no les ha afectado la rebaja del IRPF, salvo en lo que respecta a los primeros 12.450 euros.

En resumen, que la bajada de impuestos de PP y Ciudadanos no está hecha para las clases medias y trabajadoras, sino para las más pudientes. Por hacer una estimación teórica: una persona con ingresos anuales de 28.000 euros pagará cuando la reforma de Moreno despliegue todos sus efectos unos 60 euros menos por IRPF, mientras que una que ingrese 150.000, podría dejar de abonar a las arcas públicas más de 3.000 euros.

La reforma redujo los tramos de 8 a 5, lo que merma la progresividad del sistema, y los dejará de este modo en 2023: de 0 a 12.450 euros, se pagará el 9,5%; de 12.450 hasta 20.200, el 12%; de 20.200 a 35.200, el 18,5%; y de 60.000 euros en adelante, el 22,5%.

Más noticias