Público
Público

Un Pablo Casado crecido por la reaparición de Aznar exige elecciones a Pedro Sánchez

En el cara a cara en la sesión de control el líder del PP ha acusado al presidente de ir "a lomos de la mentira y el autoritarismo" y de pretender saltarse una cámara, la del Senado, "como se hace en Venezuela".

El presidente del PP, Pablo Casado, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso - Europa Press

El cara a cara entre Pedro Sánchez y Pablo Casado ha brillado en la sesión de control al Gobierno. Casado, quizás crecido por la beligerante reaparición de ayer de su mentor, José María Aznar, en la Comisión de investigación de la presunta financiación ilegal del PP, ha devuelto al presidente la pregunta que Sánchez lanzó a Mariano Rajoy en la moción de censura que le llevó a la Moncloa: "¿Qué más tiene que pasar para que entienda que su presencia al frente del Gobierno es dañina y un lastre para el país?".

Sánchez se ha defendido de la embestida con datos económicos que hablan de la continuidad de la recuperación y con el argumento de que la limpieza de su gobierno es beneficiosa para todos, "voten a quien voten, piensen lo que piensen". Casado le ha replicado llamándole mentiroso y autoritario: "su Gobierno camina a lomos de la mentira y el autoritarismo", le ha dicho, textualmente.

Sobre la mentira, en referencia a su tesis, una vez más Casado le ha anunciado que le obligará a comparecer en el Senado, donde el PP tiene una mayoría absoluta con la que poder forzar esa convocatoria para que explique "lo que no está explicando a los medios". El líder del PP ha relacionado la acusación de autoritarismo con la triquiñuela legislativa con la que el Gobierno socialista pretende aprobar sus presupuestos, saltándose el veto de la mesa del Congreso y del Senado al cambio en la ley de estabilidad presupuestaria, con el que podría aprobar sus presupuestos. Casado ha llegado a afirmar que lo que está haciendo, evitando el veto del Senado, es "un fraude de ley", que recurrirá al amparo del artículo 31 del reglamento de la cámara y que "es lo mismo que hace Maduro en Venezuela cuando no le gusta lo que vota una cámara, que o la duplica o la cierra".

El presidente Sánchez le ha devuelto la pelota acusándole de haber bloqueado en la mesa del Congreso la posibilidad de gobernar, al no permitir la reforma urgente que haría posible la tramitación de su presupuesto y ha afirmado que lo único que pretende es "reformar una ley anacrónica". Después Casado ha repasado uno a uno a todos los ministros socialistas que dice que están en la picota de un "gobierno que sea cae a trozos" y le ha exigido que "convoque elecciones cuanto antes". El presidente ha hecho oídos sordos a su petición con un "consejos vendo que para mí no tengo" y le ha recordado que hace 100 días Casado defendía justo lo contrario de lo que ahora está diciendo.

A su salida del hemiciclo, en los pasillos, el presidente Pedro Sánchez ha defendido que su reforma, por la vía que se propone hacerla, a través de una ley orgánica para la formación de los jueces en violencia de género, "es perfectamente legal" y que lo importante es que permitirá un presupuesto con más de "6000 millones para recuperar el estado del bienestar". Además, ha anunciado que el viernes llevará al Consejo de ministras y ministros la supresión de los aforamientos y, cuando se le ha preguntado por la empresa alemana que dice que hubo plagio en su tesis, se ha marchado sin dar más respuestas.

Más noticias de Política y Sociedad