Público
Público

PARTIDO POPULAR Génova frena su lucha por el PP de Madrid tras fracasar la 'operación Carromero' de Casado contra Ayuso

El asesor estrella de Almeida y presidente del Comité Electoral del partido en la región convenció a García-Escudero y a Casado de que había que bloquear el liderazgo de la presidenta madrileña

El presidente del PP, Pablo Casado y el asesor de los populares en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Carromero, durante un acto celebrado en Julio. 27/07/2021
El presidente del PP, Pablo Casado y el asesor de los populares en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Carromero, durante un acto celebrado en Julio. Mariscal / EFE

El enfrentamiento interno abierto en el PP de Madrid a cuenta del próximo congreso sigue coleando. Las intenciones de Isabel Díaz Ayuso de liderar el partido y de adelantar el cónclave ha destapado una lucha soterrada del equipo de la presidenta autonómica con la dirección nacional. Y en todo este barullo se menciona el papel fundamental de un cargo cercano tanto a Pablo Casado como al alcalde de Madrid y portavoz nacional, José Luis Martínez-Almeida. Se trata de Ángel Carromero, al que varias fuentes consultadas por este diario consideran responsable de los movimientos en Génova frente a Ayuso.

Carromero ejerce desde septiembre de 2019 como director general de la Coordinación de la Alcaldía. Es decir, trabaja como un alto cargo y asesor directo de Almeida en el Ayuntamiento de la capital. Su sueldo es de alrededor de 90.000 euros anuales. Orgánicamente es además vicesecretario electoral del PP de Madrid, cargo al que llegó también en aquellas fechas.

Según señalan algunas fuentes de la Alcaldía a Público, "no aparece por allí y se pasa todo el día en la calle Génova conspirando contra Ayuso". Fuentes del equipo de Ayuso lo señalan también como el responsable del follón, en estos términos: "Ha tomado por asalto el despacho de Pío García-Escudero y ha organizado este desaguisado" al tratar de vetar a Ayuso como presidenta del PP de Madrid. García-Escudero, expresidente del Senado, es actualmente el presidente de la gestora del partido a nivel regional desde la salida de Cristina Cifuentes.

"Carromero es el perro fiel de Pablo Casado desde que éste presidió Nuevas Generaciones y si olisquea cualquier amenaza contra éste, va a por todas. Siempre ha estado a su lado y no es la primera vez que da problemas", señalan las fuentes cercanas a Ayuso sobre el asesor municipal.

El relato que hacen desde el sector de Ayuso y confirman algunas fuentes en Génova es que Carromero ha convencido a Casado desde hace meses de que Ana Camins, hoy secretaria general del PP madrileño, es la candidata perfecta para liderar la formación regional. Entre sus valores estarían tener un perfil bajo, no tener poder institucional y facilidad de control en la composición de las listas municipales, etc.

Esto que desde el entorno de Ayuso conocen como "operación Carromero" llevaría ya tiempo trabajándose, incluso antes de la aplastante victoria de Ayuso el pasado 4 de mayo, con la que nadie en la dirección nacional del PP contaba. La llamada "tercera vía" con Camins para evitar un posible enfrentamiento con Almeida, efectivamente ya salió a la luz en diferentes informaciones a comienzos de este mismo año. Y durante los últimos días se ha vuelto a transmitir este mensaje, especialmente tras la postulación de Ayuso y su ansia por renovar el partido cuanto antes.

Otra persona del entorno de Ayuso subraya este punto: "Se pasan todo el año lanzando la candidatura de Ana Camins y nadie dice nada y ahora que la presidenta se postula, dicen que no toca y enredan al alcalde, sacan la corrupción a relucir... una locura".

Sin embargo, fuentes de la Alcaldía cercanas al asesor restan importancia al papel de Carromero en este asunto ya que hay mucha gente que se ha pronunciado a favor de la tercera vía desde hace tiempo. "Llevamos un año con esto y la novedad no surge ahora", señalan. Y destacan que Carromero no ha hablado públicamente pero otros sí lo han hecho.

A pesar de todo, en el equipo de la presidenta madrileña están convencidos de que ella será la presidenta del PP regional, adelanten o no el Congreso del partido. Consideran que Almeida ya ha izado bandera blanca y creen que la sangre no llegará al río. Es decir, que frenarán+ esta operación. "No pueden hacer nada, la presidenta tiene toda la legitimidad para liderar el PP de Madrid; lo demás no tiene más sentido que poner sobre la mesa la debilidad de Casado a su lado, y eso le perjudica aún más que todo este jaleo gratuito", subrayan en la Puerta del Sol.

En el equipo de Ayuso están convencidos de que ella será la presidenta del PP regional, adelanten o no el Congreso

La tensión interna, que lleva tiempo soterrada, saltó a la luz pública especialmente tras una entrevista de Esperanza Aguirre en la que fue muy beligerante. Las fuentes consultadas consideran que las calificaciones de "niñatos" o "chiquilicuatres" usadas por la expresidenta para atacar a la dirección de Génova por no apoyar a Ayuso se referían al propio Carromero. A todo esto se suma la más que evidente proyección como líder estatal que puede generar inquietud a Casado y su entorno.

Cuba y otras polémicas de Carromero

La trayectoria política de Carromero empezó en Nuevas Generaciones, donde compartió militancia con Casado. En las juventudes del partido ejerció el máximo puesto de responsabilidad en el distrito de Salamanca y en 2013 llegó al cargo de secretario general de Madrid. En paralelo ya trabajaba como asesor en el Ayuntamiento junto a la concejal Begoña Larrainzar.

Pero su episodio más conocido llegó un año antes. En julio de 2012 el opositor cubano Oswaldo Payá, uno de los más destacados líderes de la disidencia interna de la isla, falleció a consecuencia de un accidente de tráfico. El conductor del vehículo siniestrado era Carromero. Según la versión del Gobierno cubano, las causas del accidente fueron el exceso de velocidad y otros errores del conductor cuando el vehículo circulaba por un tramo en obras. Cuba finalmente condenó al dirigente popular por homicidio y a cuatro años de prisión. El madrileño viajó a Cuba sin puntos en su carné de conducir.

Casado y Aguirre fueron sus defensores en aquellos momentos. De hecho, el primero ejerció como portavoz de la familia desde el momento del suceso. Carromero pasó pocos meses en la cárcel cubana y fue extraditado a España, concretamente a la cárcel de Segovia. Un par de semanas después conseguiría el tercer grado y siguió trabajando para el PP. En 2015 conseguiría la libertad condicional entre agradecimientos a la propia Aguirre. Tanto ella como el protagonista de la historia mantuvieron que el accidente fue provocado por los servicios secretos cubanos y que fue una injusticia. 6 años después la relación entre ambos es distinta.

En aquellos momentos el ministro de Exteriores era José Manuel García Margallo. Tal y como el propio Carromero reconocía en una entrevista con este medio realizada en 2014, este no lo atendió cuando volvió a España. Las crónicas cuentan que el ministro estaba especialmente molesto con este asunto tras airear Carromero que a Payá lo había matado el Gobierno de Cuba que a su vez acusó a este de financiar a la oposición.

Otra polémica reciente de Carromero tuvo que ver con su papel en Nuevas Generaciones. En 2017 un nutrido grupo de militantes denunciaba que estaba laminando a determinados dirigentes sin motivos aparentes más que colocar a sus afines. Su nombre, vuelve a salir hoy en la contienda interna. 

Además, desde Más Madrid se recurrió su nombramiento en 2019 como director general al considera que no estaba sujeto a derecho. Un cargo así, sin ser funcionario, debería basarse en méritos, capacitación y experiencia para la funciones concretas de ese cargo. Desde el grupo de la oposición consideraron que Carromero no podía acreditar ninguna de esas capacidades ni experiencia en gestión. 

Más noticias