Público
Público

Todos los partidos cargan en el Congreso contra Ciudadanos por su oposición al cupo vasco

El pleno de la Cámara aprueba la modificación del concierto económico de Euskadi y su nueva metodología para el quinquenio 2017-2021, en un debate exprés con llamamientos del Gobierno y los partidos a cerrar ya la reforma de la financiación autonómica

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, interpela al ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, durante el debate del cupo vasco en el pleno del Congreso de los Diputados.EFE/Zipi

El debate del Cupo Vasco y del Concierto Económico en el Pleno del Congreso se ha convertido este jueves en un reproche de todos los grupos parlamentarios a la posición de Ciudadanos en contra de ambas leyes, a las que ha presentado sendas enmiendas a la totalidad, que han sido rechazados por la mayoría de la cámara.

El pleno ha aprobado, en un debate exprés, la modificación del concierto económico vasco y la nueva metodología de señalamiento del cupo para el quinquenio 2017-2021, de 1.300 millones de euros.

En el caso del proyecto de ley del concierto, ha sido respaldada por 294 votos de los 330 diputados que se han pronunciado, ya que sólo Ciudadanos y Compromís se han manifestado en contra, mientras que el cupo ha tenido 292 votos a favor, dado que EH Bildu se ha abstenido en este caso.

Durante el debate, con llamamientos del Gobierno y los grupos a cerrar ya la reforma de la financiación autonómica, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho que el problema no es el sistema sino lo que Euskadi acaba pagando, el "cuponazo", como lo ha llamado, que "no responde a un cálculo técnico, sino a un amaño político" entre el PP, el PSOE y el PNV. 

Rivera también ha criticado la propia tramitación de las leyes, con carácter de urgencia y en lectura única, y se ha preguntado por qué no es urgente reformar el sistema del resto de comunidades (salvo Navarra), pendiente desde 2014.

El líder de la formación naranja ha afeado al PNV que diga que "no hay ambiente" para apoyar los Presupuestos Generales del Estado de 2018 pero sí lo haya para pactar el Cupo. También ha arremetido contra el PSOE por respaldar el acuerdo sobre la aportación vasca pese a considerarse un partido "progresista", y contra ERC y PDeCAT. "Como buenos supremacistas, les gusta el privilegio", ha dicho a estos últimos, acusándoles de buscar otro "cuponazo" para Catalunya.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, muestra un ejemplar de la Costitución, junto al diputado Juan Carlos Girauta, durante del debate del cupo vasco en el pleno del Congreso de los Diputados.EFE/Zipi

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, , en su defensa de las normas, ha insistido en que el cupo vasco no es un privilegio "ni moneda de cambio" de nada, sino que es una "singularidad de la España plural" que beneficia al País Vasco pero también al conjunto del país. A la vez, se ha comprometido a acordar en los primeros meses de 2018 la reforma del sistema de financiación para el resto de comunidades, salvo Navarra, y que sus efectos se reflejen en los Presupuestos del año que viene.

Montoro insiste en que el sistema económico para Euskadi no es un privilegio y dice que quiere reformar la financiación del resto de las CCAA en breve

El ministro se ha detenido en explicar algunas cifras de cómo se calcula el Cupo tras las críticas que el resultado de aplicar este modelo fiscal empieza a tener tanto en el Congreso como entre expertos en el sistema de financiación autonómica.

Ha explicado así que el Cupo representa lo que el País Vasco contribuye a las arcas del Estado por las competencias que éste presta en Euskadi, que no están transferidas. Según las leyes que hoy se aprueban, ascenderá a 1.300 millones anuales en el próximo quinquenio, aunque a esta cifra se le aplican diversos descuentos, por lo que las haciendas vascas pagarán será menos. Este ejercicio, unos 945 millones.

Los diputados del PP Fernando Martínez-Maillo, Rafael Hernando y Javier Maroto, conversan con el ministro de Hacienda Cristóbal Montotro, durante el pleno del Congreso.EFE/Zipi

Montoro ha señalado que esas competencias del Estado ascienden a 185.000 millones, pero el País Vasco paga de esa cantidad el 6,24%, que es lo que se calcula que pesa en la economía nacional. De la cifra resultante (11.000 millones) se restan a su vez los ajustes por ingresos no tributarios, los tributarios no concertados y el déficit público, siempre aplicando ese 6,24%.

"Una vez realizados estos ajustes y compensaciones, se establece el Cupo líquido a pagar, 1.300 millones", ha resumido el ministro, que ha añadido que a esa cifra se le restarán ahora los ajustes por las Políticas Activas de Empelo (transferidas a Euskadi). También se restará la parte de los 1.400 millones que se calcula que Euskadi ha pagado al Estado de más en los años que no se ha renovado el Cupo y que el Gobierno le va a devolver también en cinco años.

El ministro ha insistido en que quiere cerrar el acuerdo para reformar la financiación de las comunidades del régimen general en los primeros meses de 2018 y ha vuelto a pedir al PSOE su apoyo. Si no se ha hecho antes, ha dicho, es porque la crisis económica lo "hacía inviable", como también la reforma del Cupo. "El Gobierno se mantiene comprometido con los plazos y con la consecución de acuerdos cuanto antes, que acordemos un nuevo modelo en los primeros meses de 2018", ha dicho, para añadir que los objetivos del nuevo sistema "deberían incorporarse a los Presupuestos de 2018".

"Nada parecido a un paraíso fiscal"

Idoia Sagastizabal ha defendido la posición del PNV y del Gobierno vasco a favor de estar normas, que dan "seguridad jurídica" y que no suponen privilegio. "No es nada de eso, ni la panacea", ha reiterado. "El pago del Cupo es obligatorio independientemente de la situación financiera del País Vasco, esto nos obliga a gastar cuidadosamente", ha defendido.

Ha asegurado que es malintencionado hablar "de nada parecido a un paraíso fiscal" porque la presión impositiva en Euskadi es algo superior que en el régimen general y porque aporta al Estado el 6,24%, cuando su peso económico y su población es menor. "Pagamos el 6,24% del AVE Madrid-Valencia y el fondo de solidaridad interterritorial, cuyo monto establece el Gobierno y del que Euskadi no es la beneficiada", ha agregado.

El portavoz del PNV Aitor Esteban, conversa con el diputado del PP Javier Maroto, antes del pleno del Congreso de los Diputados que ha aprobado la reforma del Concierto Económico con el País Vasco y el nuevo cupo.EFE/Zipi

Por el PP ha defendido las leyes el vasco Javier Maroto, que ha dedicado su intervención casi por completo a criticar a Ciudadanos por su posición, que le ha provocado "durar un cuarto de hora en el País Vasco". "Cuando uno hace un discurso mirando al sol a ver cómo calienta mejor cada día, tiene un nombre: oportunismo", ha dicho.

A continuación le ha recordado que pasó de censurar la aplicación del 155 en Cataluña a defenderla, "dos editoriales de periódico después", y le ha preguntado si acabará votando contra el régimen canario por ser también diferente, o si votará a favor porque Ciudadanos sí tiene representación política en las islas, a diferencia de en Euskadi.

Pedro Saura ha presentado el voto a favor del PSOE de ambas leyes, pero le ha dicho a Montoro que "sí hay una discriminación" entre comunidades autónomas, no causada por el Cupo: la infrafinanciación de muchas autonomías porque no se ha reformado el sistema del régimen común. "Sí hay una discriminación clara, algunas comunidades están escandalosamente infrafinanciadas", ha dicho.

Saura ha acusado a Montoro de haber demostrado desidia por no haber presentado desde 2014 una propuesta de reforma del sistema de régimen común, y  ha asegurado que el PSOE está dispuesto a negociar desde la base de que todos los españoles tienen derecho a los mismos servicios y que estos se financien con suficiencia al margen de los ciclos económicos.

El portavoz socialista ha lanzado también un dardo a Ciudadanos porque se opone a la ley del Cupo, pero apoya los Presupuestos de 2017 que recogen las cifras derivadas de estas normas, lo que Euskadi paga y recibe, lo mismo que ocurrirá en 2018. "Si le quedara señor Rivera un mínimo de coherencia haga una enmienda a la totalidad de los Presupuestos del 18", le ha dicho.

El diputado del PSOE Pedro Saura García, durante su intervención en el pleno del Congreso en el que se ha aprobado la reforma del Concierto Económico con el País Vasco y el nuevo cupo.EFE/Zipi

Nagua Alba ha defendido por Unidos Podemos ambas leyes "por argumentos diferentes al PNV" y que no son históricos, sino porque los ciudadanos tienen derecho a gobernarse a sí mismos, ha dicho la portavoz, que también ha criticado la postura de Ciudadanos.

Alba ha defendido la negociación bilateral de la financiación de todas las autonomías y ha reclamado suficiencia financiera para todas ellas, porque "es inexplicable que en el siglo XXI Extremadura se manifieste para tener un tren en condiciones", ha añadido. "Es una injusticia para la ciudadanía", ha añadido.

El PDeCAT ha manifestado su voto a favor, ha explicado Ferran Bel, que también se ha dirigido a Rivera para advertirle de que demuestra que no acepta la diversidad lingüística, cultural, económica. "Y se empieza así y se termina no aceptando la diversidad ideológica y política, los catalanes lo sabemos", ha dicho.

Compromís ha confirmado su voto en contra porque reclama mejor financiación también para el resto de comunidades "sin ningún tipo de privilegio" y ha cargado contra Ciudadanos por su posición, a su juicio farisea porque en otros aspectos no defiende. "Estamos hartos de que la política española siga el eje Madrid-Euskadi-Cataluña, muy hartos", ha manifestado.

Marian Beitalarrangoitia, de EH Bildu, ha defendido que el Concierto "son los restos" de los derechos históricos vascos, que no son un privilegio sino al contrario: "Aportamos para el pago de la monarquía o la Armada, cuestiones nada prioritarias para la ciudadanía vasca".  Por parte de UPN, Iñigo Alli ha defendido el régimen foral que rige también en su comunidad y ha anunciado su voto a favor del Cupo en lugar de la tradicional abstención del partido navarro ante estas normas. "Nadie puede poner en duda estas singularidades", ha dicho.

Más noticias en Política y Sociedad