Público
Público

El PDeCAT intenta retener a sus alcaldes ante la OPA hostil de Junts para las elecciones municipales

Los de Puigdemont quieren atraer a sus listas a los alcaldes y concejales que no se pasaron al nuevo partido, como los de Martorell, Tortosa, Igualada, Mollerussa o Reus, por unos comicios que serán clave para la consolidación de la formación, con poco más de un año de recorrido. 

L'acte de JxCat al Clot, a Barcelona, aquest cap de setmana.
El acto de JxCat en Barcelona ​​este fin de semana. JxCat

Junts per Catalunya ya ha puesto en marcha la maquinaria para las elecciones municipales de 2023, que considera clave para la consolidación del partido creado hace menos de año y medio. El mismo periodo de tiempo es el que queda todavía para los comicios, pero la formación ya ha dado el pistoletazo de salida a una cincuentena de actos previstos hasta julio del próximo año para ir musculándose en un ámbito, el local, en el que se juega mucho, según comentan fuentes de Junts a Público. Fuera de los focos, el partido está trabajando para que los alcaldes que se han mantenido en el PDeCAT, como los de Martorell, Lloret de Mar, Tortosa, Igualada o Mollerussa, den el paso y se unan a JxCat. Se trata de lo que puede considerarse una OPA hostil donde no hay lugar para una negociación conjunta entre formaciones, como han dejado claro sus dirigentes.

El despliegue por el territorio quiere asegurar que el resultado del 14-F no es "flor de un día"

Junts quiere presentar listas en todos los municipios y aspira a recuperar el puesto como primera fuerza municipalista, que perdió frente a ERC en el 2019 y que los republicanos esperan mantener. Será un cuerpo a cuerpo, aunque se prevé que menos ajustado que el de las elecciones al Parlament del 14-F, cuando ERC superó a los de Puigdemont por tan sólo un escaño. En las municipales de 2019, JxCat quedó tercera fuerza con un 15% de voto, por detrás de ERC (23%) y PSC (22%). Obtuvo 2.798 concejales, por debajo de ERC, con 3.107, pero a distancia del PSC, con 1.315. Sin embargo, en número de alcaldías se situó en primer lugar, muy ajustada con ERC, aunque perdió fuerza respecto al 2015, con unos sesenta alcaldes menos.

En 2015 se presentó todavía como Convergència i Unió (CiU), mientras que en 2019 lo hizo bajo la candidatura de Junts per Catalunya, creada en 2017 como coalición electoral entre Convergència Democràtica (CDC) y el PDeCAT. En las municipales de 2023, pues, será la primera vez en que se presente como nueva formación, y la bifurcación del voto con el PDeCAT hace previsible que, con mayor o menor intensidad, el resultado de Junts se debilite de alguna manera.

En este contexto y para afrontarlo, el partido ha empezado ya un amplio despliegue por el territorio, con las primeras paradas en Granollers, Girona, Vilanova i la Geltrú, el barrio barcelonés del Clot y Lleida. Bajo el lema "Preparats", la cincuentena de actos de precampaña quieren asegurar que el partido se afianza y que el resultado que obtuvieron el 14-F, con 32 escaños en el Parlament, no es "flor de un día".

Disputa con el PDeCAT

JxCat encara con fuerza los primeros comicios desvinculada del PDeCAT. La formación del expresident Carles Puigdemont se presentó como tal en julio de 2020, y ya afrontó los comicios del 14-F en el Parlament sin el PDeCAT, de quien se escindió, que se presentó en solitario y que finalmente quedó fuera del hemiciclo. Gran parte de su plana mayor, incluyendo los miembros del Govern y los presos políticos, así como los exiliados, se afiliaron desde el inicio a JxCat, renunciando al carné del partido heredero de la antigua Convergència. El resultado de las elecciones, a solo un escaño de ERC –partido con 90 años de historia–, sorprendió incluso dentro de sus filas.

Ante este éxito, la voluntad para las municipales es repetir la misma fórmula, que se demostró ganadora. No hay intención de hacer un acuerdo con el PDeCAT, sino que la propuesta de JxCat es que los alcaldes y concejales que quieran se unan a título individual. Así lo reafirmaba la vicepresidenta del partido y candidata por Barcelona, Elsa Artadi, en una entrevista con Público: "Ya nos posicionamos, dijimos que no habría un acuerdo general con ningún otro partido. Nos presentamos como JxCat, al igual que hicimos en el Parlament y nos fue muy bien. Por lo tanto nos seguiremos presentando así en todo el territorio".

El PDeCAT mantiene las alcaldías de Martorell, Lloret, Igualada y Tortosa, entre otros

Algunas alcaldesas que se sumaron desde el inicio a JxCat son Marta Madrenas, de Girona, y Anna Erra, de Vic, pero algunos no han dado el paso y se mantienen, de momento, en las filas del PDeCAT, como el de Martorell, Xavier Fonollosa, el de Lloret de Mar, Jaume Dulsat, el de Igualada, Marc Castells, el de Reus, Carles Pellicer, la de Tortosa, Meritxell Roigé, y el de Mollerussa, Marc Solsona, entre otros. El PDeCAT se mantiene fuerte sobre todo en el sur y en poniente, en el Camp de Tarragona, Terres de l'Ebre y en el interior de Lleida.

Solsona, que también es secretario general adjunto del PDeCAT, explica a Público que el objetivo del partido para las municipales es "articular propuestas para generar candidaturas ganadoras" poniendo énfasis en la autonomía municipal y las alianzas que se puedan generar con otras formaciones en cada pueblo o ciudad. Confirma que no existe una negociación abierta con JxCat pero que esto no implica que no estén llamando a gente "de forma individual".

Se trata de un momento complejo en el partido, sin representación en el Parlament e inmerso en una reconfiguración del espacio a nivel nacional, como presentó en una conferencia en el Teatre Nacional de Catalunya hace pocas semanas su secretaria general, Àngels Chacón. Se están buscando alianzas con otras formaciones, como la Liga Democrática de Astrid Barrio, Libres y Convergents. Sin embargo, Solsona separa este proceso de las municipales, que también desvincula del resultado del 14-F: "El mundo local tiene una mirada propia. No queremos hacer luchas caínitas sino encontrar los puntos en común".

La maquinaria "está en marcha" y el PDeCAT prevé tener el escenario municipalista definido hacia finales de año en un proceso que contempla llegar a alianzas puntuales con otras formaciones y del cual la dirección "está al corriente". "Nadie va por libre aquí". Solsona resume que el objetivo es dar herramientas al mundo local para hacer las mejores listas que "sumen al máximo de gente posible", sin un enfoque corporativo desde la dirección, y resalta que también está por ver la fuerza que tiene el mundo local dentro de Junts.

Presencia en el interior de Catalunya

El partido de Puigdemont, sin embargo, sostiene que el futuro político pasa por su formación y ha comenzado una campaña para captar al máximo número de alcaldes y concejales del PDeCAT en una estrategia en la que tiene mucho peso la necesidad de aglutinar el máximo número de candidatos para poder hacer frente a ERC, ante la que ha ido perdiendo terreno en los últimos años.

Tienen más presencia en la Catalunya interior, con resultados modestos en las grandes ciudades

Los republicanos se impusieron por primera vez en unas elecciones parlamentarias el pasado febrero, pero ya habían ganado a JxCat -en sus diversas formas- en las municipales y estatales de 2019. No lo hizo, sin embargo, en las europeas del mismo año, en el que el liderazgo de un Puigdemont exiliado en el corazón de la Unión Europea impulsó los resultados de la formación postconvergente.

JxCat es un partido con presencia sobre todo en la Catalunya interior, y con resultados modestos en las grandes ciudades. En las municipales de 2019, de las cuatro capitales, JxCat sólo se impuso en Girona, feudo de Puigdemont, con Marta Madrenas al frente. En Lleida obtuvo un modesto tercer puesto, en Tarragona, un cuarto, y en Barcelona, un quinto.

Los resultados en la capital catalana son especialmente relevantes y Junts consiguió uno de los peores de su historia pasando de tener la alcaldía en 2011 con Xavier Trias, que la perdió frente a Ada Colau en un ajustado codo a codo en 2015, a los solo cinco concejales del 2019 con una candidatura encabezada por Quim Forn, entonces todavía encarcelado por el 1-O. Con el reto de recuperar electorado en Barcelona, Elsa Artadi ha cogido las riendas de la candidatura y también ha dado el pistoletazo de salida a la precampaña como alcaldable, con una conferencia en los cines Phenomena a la que acudió buena parte de la dirección del partido, los miembros del Govern, los expresos políticos e, incluso, el expresidente Artur Mas, que el 14-F hizo campaña con el PDeCAT.

Más noticias