Público
Público

Pedro Santisteve: “La convergencia moverá el tablero político en las generales”

El líder de Zaragoza en Común, que ha arrebatado al PSOE uno de sus feudos municipales, confía en que las candidaturas ciudadanas como la que encabeza serán también las protagonistas del próximo vuelco, el de las generales.

Publicidad
Media: 3.70
Votos: 10

Pedro Santisteve, cabeza de lista de Zaragoza en Común. EFE

ZARAGOZA.- La irrupción de la candidatura de confluencia Zaragoza en Común, liderada por el abogado penalista Pedro Santisteve, ha arrebatado al PSOE uno de sus feudos municipales: la alcaldía de la capital aragonesa, con Juan Alberto Belloch al frente desde 2003. Tras nueve meses de asambleas y participación ciudadana, esta candidatura de unidad popular ha conseguido situarse como la fuerza de izquierdas más votada en el Ayuntamiento de Zaragoza. Santisteve, que ganó las primarias presentándose como independiente, será, probablemente, el nuevo alcalde de la ciudad.

La izquierda suma la mayoría suficiente para forjar un acuerdo de gobierno y Zaragoza en Común tiene la llave tras el descalabro del PP y el peor resultado de toda la historia de los socialistas en el gobierno municipal. Solo un desacuerdo entre esta candidatura, PSOE y Chunta Aragonesista a la hora de investir a este profesor de derecho como alcalde podría permitir que el popular Eloy Suárez fuera elegido en segunda votación, una opción, hoy por hoy, muy remota compleja. El encuentro con Ciudadanos, que entra con cuatro concejales, cerró ayer la ronda de contactos con las fuerzas políticas municipales de cara a pactar el acuerdo de investidura.

El cambio, según Santisteve, está cada vez más cerca. Asegura que las candidaturas ciudadanas, como Ahora Madrid, Barcelona en Común o Marea Atlántica, serán también las protagonistas del próximo vuelco, el de las elecciones generales. Considera lógico que los resultados y el éxito de la convergencia se lean en clave nacional y pide que se aborde un debate estatal sobre la reorganización del estado, donde prime la autonomía local.

Relaciona directamente el éxito electoral con la confluencia, ¿por qué?

Porque así son las candidaturas que han triunfado en las municipales, pero el éxito no es solo local. No se ha conseguido un buen resultado solo en Barcelona, en Madrid, en A Coruña o Zaragoza. Estas han sido ciudades que han apostado por un cambio que ha triunfado en el país porque ha sido percibido por la ciudadanía como un movimiento desde abajo. La confluencia ha propiciado un nuevo escenario político que partía desde un nivel de aguante de la ciudadanía ya desbordado y desde un déficit democrático que ha llevado al empobrecimiento y la miseria. Y los ciudadanos han dicho “basta”. Lo que ha sucedido es la traducción política de ese clima de transformación, de exigencia de una política transparente y democrática.

Así que confía en que serán estas candidaturas las que tiren fuerte de ese cambio…

La reunión con Carmena días antes de las elecciones fue premonitoria de lo que después vimos en las municipales y autonómicas. Y creo que ese camino, el de hacer partícipe a la ciudadanía, sigue siendo por dónde tenemos que ir. Estoy convencido de que la convergencia moverá el tablero político de las elecciones generales. Está en nuestro adn como ciudadanos conseguir ver la forma de seguir remando juntos y analizar los problemas, diferencias y disensiones en los ámbitos autonómicos. En Aragón seremos los primeros en abanderar ese proceso.

Cuentan con el apoyo de Podemos…

Podemos es una potente fuerza de cambio en España y Aragón y contamos con su apoyo expreso y una relación fluida. Hay personas que trabajan en el partido y también en el seno de Zaragoza en Común y nuestra intención es la de seguir cuidando las relaciones con aquellas fuerzas, organizaciones y ciudadanos que demuestren que de verdad están apostando por la transparencia de este país y por una democracia de calidad. También pedimos que Podemos apueste por la convergencia.

¿Hay una red consistente de ciudades por el cambio? ¿Se mantienen los contactos?

Hasta ahora ha existido una red de apoyo más o menos informal, una caja de resonancia dirigida desde las ciudades hacia todo el país. Hubo un momento muy bonito e importante para todas las candidaturas, durante el mitin en Madrid, y que tuvo un impacto positivo en las demás. Ahora nos enfrentamos a que cuatro de las seis candidaturas que participaron están en condiciones de gobernar en las distintas ciudades. Es lógico pensar que tenemos objetivos comunes y que nos vamos a enfrentar a problemas y resistencias similares. Entretejiéndonos, podemos ser más sólidos y capaces. Mantendremos la buena relación y veremos cómo son los marcos que se van a presentar a la hora de llegar a los ayuntamientos. Son procesos muy interesantes donde podemos aportar unos a otros.

¿Y en qué trabajarían en común?

Hay mucho de lo que no se ha hablado en las municipales y que se trasladará al debate en los próximos comicios. Las políticas de la Troika, quién gobierna en Europa, qué pasa con Grecia… Lógicamente tenemos que saber jugar nuestras bazas como país para modificar esas políticas austericidas. Probablemente, las ciudades por el cambio apostarán por otras políticas económicas que no estrangulen a los ayuntamientos y a su gente. Por otro lado, debemos establecer una discusión estatal sobre la reorganización del estado, donde prime la autonomía local y se delimite un mapa federal con competencias claras entre el estado central y los entes federales. Lo único que ha hecho PP ha sido socavar la autonomía económica, financiera y competencial de los ayuntamientos. Está todo por hacer, o por cambiar, o por impedir que vaya a peor.

¿Ha influido el éxito de Madrid y Barcelona en los resultados que ha obtenido en Zaragoza?

Sí, pero también de A Coruña, Santiago, Málaga, Terrasa... Es imposible, empezando por el nombre, entender Zaragoza en Común desde una clave exclusivamente local. Somos parte de una enorme ola que ha travesado todo el estado español, una caja de resonancia donde se han amplificado ideas y herramientas en todas direcciones. Por ejemplo, nuestro nombre viene desde Barcelona. Al mismo tiempo, el software que han empleado Madrid, Valladolid o Alicante para la elaboración del programa colaborativo lo creamos aquí. Proyectos y candidaturas como la nuestra han aparecido en casi todas las ciudades medianas, donde vive casi la mitad de la población, y hemos tenido éxito en muchas.

¿Qué será lo primero que haga Zaragoza en Común en el Ayuntamiento de Zaragoza?

Frenar los desahucios. Hablar con los bancos y pedir moratorias, estudiar vías de intermediación del ayuntamiento para impedir los de propiedad y los de inquilinos y frenar la pobreza energética, establecer búsquedas de alojamiento urgente y comprobar en qué estado está el parque de viviendas municipal para ponerlo a disposición de las ciudadanos. Generar ayudas directas y becas de comedor a las familias más necesitadas y reorganizar los servicios sociales. Queremos un organigrama municipal donde los temas de auditoría, participación ciudadana y transparencia sean ejes claves del gobierno. No queremos andar con rémoras. Creemos que es clave llevar adelante nuestro programa de emergencia social, junto a medidas de transparencia y participación popular. No bajaremos un ápice nuestras exigencias, no nos morimos por los cargos ni venimos a hacer de la política una profesión.

¿Qué les diría a aquellas personas que creen que este tipo de candidaturas no están capacitadas para dirigir instituciones?

Hemos convencido a siete organizaciones políticas (IU, Podemos, Equo, Puyalón, Piratas de Aragón, Demos+ y Somos) para confluir en estas elecciones. Han sido generosos y no han restado protagonismo a este movimiento horizontal municipalista. Creo que es un buen ejemplo de cómo ponerse de acuerdo. Hemos construido un programa colaborativo con más de mil personas y más de cuatro mil participaron en las primarias. Solo hace falta mirar a las grandes capitales. Los que han gobernado son los que no están capacitados.

Un mensaje a Luisa Fernanda Rudi y otro a Mariano Rajoy.

A Rudi le digo adiós, le honra asumir la derrota y retirarse de los escenarios de primera línea política. A Rajoy: que se vaya ya, de inmediato. Que dimita y convoque elecciones generales. El país no está para perder el tiempo con gente incompetente.

Más noticias en Política y Sociedad