Público
Público
política penitenciaria

Personalidades de la cultura y la política piden al Gobierno el fin definitivo de la dispersión de presos de ETA

'Por un nuevo camino sin retorno' es el manifiesto firmado por destacadas y destacados escritores, periodistas, actores, directores de cine, activistas pro derechos humanos,... que pide al Ejecutivo de Sánchez que culmine el traslado de presos por terrorismo a cárceles que permitan a sus familias y allegados no sufrir la "dolorosa" excepcionalidad de su situación, que supone una vulneración de sus derechos fundamentales hasta diez años después del fin de ETA.

Trasladan a la cárcel de El Dueso al preso etarra Ignacio Etxeberría Martín, 'Mortadelo'
Imagen de la cárcel cántabra de El Dueso, donde permanece desde enero de 2021 el preso etarra Ignacio Etxeberría Martín, 'Mortadelo', uno de los últimos trasladados por el Ministerio del Interior. EFE

público

"Transcurrida casi una década desde que ETA anunció el cese de su actividad armada y más de dos años desde su disolución definitiva, los avances en favor de la conviviencia siguen siendo un proceso abierto y todavía inacabado". Las primeras palabras del manifiesto Por un nuevo camino sin retorno son una denuncia clara a la lentitud y las trabas que encuentra el intento de buena parte de los vascos y vascas de apostar por una convivencia reparadora del largo proceso de dolor que supuso el terrorismo y una parte de su gestión desde las instituciones.

Numerosas personalidades del mundo de la cultura, el periodismo, la política o el activismo pro derecho humanos han decidido unirse a una declaración de frustración, por un lado, y de reivindicación, por otra, para que el Gobierno de concluya de una vez por todas la excepcionalidad que supone la política de dispersión en las cárceles españolas de los presos de ETA. Esta medida exclusiva para los condenados por terrorismo y pertencia a la banda armada se oficializó en 1989, durante el Gobierno de Felipe González (PSOE), aunque se venía aplicando desde años atrás y continúa hoy, si bien el Ejecutivo de Sánchez se ha comprometido a acabar con esta excepcionalidad. Las cosas, no obstante, "van desesperadamente lentas para familias (padres, madres, abuelos, hijos e hijas, amigos...) obligadas a desplazarse cientos de kilómetros para verse 40 minutos", destacan firmantes de este texto.

"La sociedad vasca ha decidido apostar por un camino sin retorno. Camino del que nadie debe quedar excluido"

Para los firmantes (el proceso está abierto y se prevén destacadas adhesiones en las próximas horas y días), el cierre de esta excepcionalidad, que rechazan ONGs e instituciones internacionales, incluida la jurisprudencia el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por atentar claramente contra los derechos humanos e, incluso, contra la propia Constitución española (art. 25.2, sobre las políticas penitenciarias dirigidas a la reinserción social), nos implica a "todos nosotros y nosotras una mirada generosa y valiente hacia nuestro propio pasado. Instituciones, organizaciones políticas y sindicales, colectivos sociales, referentes culturales, académicos e intelectuales y organizaciones de víctimas y familiares".

"En estos últimos años hemos visto cómo se han abierto en el País Vasco multitud de espacios que hace tan solo unos años eran impensables. Espacios que han apostado por el valor de las palabras y del diálogo, por la experiencia del reencuentro y la convivencia, que han dado los primeros pasos en el difícil reto de sentir como propio el dolor ajeno, de preguntarse por el significado del perdón, de abrirse a comprender la dramática experiencia vivida por las víctimas del terrorismo. La apertura de esos espacios de convivencia junto a la normalización institucional, los esfuerzos en pro de la memoria, los diferentes programas educativos y un buen número de proyectos culturales nos están mostrando que la sociedad vasca ha decidido apostar de forma decidida por un camino sin retorno. Camino del que nadie debe quedar excluido", exige el manifiesto incluyendo a los últimos presos de ETA y a sus familias y entorno.

Entre los primeros nombres que se han adherido al manifiesto, figuran Federico Mayor Zaragoza, Montxo Armendáriz, Abel Azcona, Carlos Bardem, Ana Pardo de Vera, Daniel Bernabé, Facu Díaz, Nacho Vegas, Cristina Fallarás, Aitor Gabilondo, Javier Gallego Crudo, Daniel Guzman, Óscar Jaenada, Javier Lezaola, Sergi López, Aitor Merino, Puy Oria, Jaime Pastor, Edurne Portela, Marcos Roitman, Isaac Rosa, Lorena Ruiz-Huerta García de Viedma, María San Miguel, Clara Serra, Arantxa Tirado, Willy Toledo, Nacho Vegas o Alfonso Zapiko.

Más noticias