Público
Público

El PP se atrinchera en el Congreso

El Grupo Popular ha tumbado por enésima vez las iniciativas de la oposición para que el Pleno discuta el caso Bárcenas, el conflicto en Siria, la militancia de Pérez de los Cobos y el accidente del Alvia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Para el Grupo Parlamentario Popular es cosa del 'juego de las mayorías'. Para la oposición, se trata de 'un golpe institucional' o el signo de que esta es una 'democracia con minúsculas'. Lo cierto es que el PP ha vetado por enésima vez esta mañana en la Mesa del Congreso cualquier intento del resto del arco político para que el Ejecutivo se explique en casos tan dispares como el accidente del Alvia, el caso Bárcenas, el conflicto en Siria o la militancia del presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos.

En el primer caso, el Grupo Popular ha impedido que prosperara la petición de BNG e Izquierda Plural (IU-ICV-EUiA-Cha) para que el Pleno de la próxima semana debatiera la creación de una comisión de investigación sobre el accidente ferroviario que tuvo lugar en Santiago el pasado 24 de julio. Hay que tener en cuenta que el Gobierno se ha enrocado en todo momento para evitar que se le pida algún tipo de responsabilidad en el asunto incluso cuando el juez que instruye el caso decidiera imputar a los responsables de Adif. Lo único que ha aceptado la propia ministra de Fomento, Ana Pastor, es que el Congreso cree una subcomisión de estudio para evitar sucesos similares.

Sobre el caso Bárcenas el PP ha truncado cualquier intento de la oposición para que el presidente Mariano Rajoy dé explicaciones y disfrazó de comparecencia a iniciativa propia el pasado mes de julio, lo que en realidad habían sido solicitudes formales de todos los grupos. Este martes el Grupo Popular ha vetado en la Mesa del Congreso las propuestas de PSOE y la Izquierda Plural para que el Pleno debatiera también la próxima semana la creación de sendas comisiones de investigación sobre la financiación de los partidos políticos en general y sobre el caso Bárcenas en particular. El PP ha reiterado la negativa que ya expresó la semana pasada ante las mismas peticiones de estos dos grupos.

Asimismo, el grupo mayoritario ha reafirmado su 'no' a la tramitación de las interpelaciones que sobre el caso del extesorero del PP que habían registrado PSOE e Izquierda Plural para que las respondiera el Gobierno en el pleno de control de este miércoles, y que la Mesa del Congreso ya frenó el pasado viernes. Por último, ambos grupos se han chocado con la negativa de los conservadores a los recursos que habían planteado ante la decisión que adoptó el órgano de gobierno de la Cámara el pasado mes de agosto cuando vetó otras dos interpelaciones del PSOE sobre el caso Bárcenas.

En el mismo sentido, el PP se ha negado a aceptar que Rajoy comparezca en el Congreso para explicar cuál es la posición del Gobierno con respecto al conflicto en Siria y por qué firmó el pasado fin de semana un comunicado conjunto en el que varios países, con EEUU al frente, solicitaban una 'respuesta contundente' al uso de armas químicas por el régimen de Bashar al Asad. El Gobierno pretende salir del paso propiciando la comparecencia del ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, aunque al presidente, en caso de que decida participar directa o indirectamente en el conflicto, no lo quedará más remedio que aparecer en la Cámara Baja.

Con este panorama, el portavoz de la Izquierda Plural, José Luis Centella, ha calificado la actitud del PP de 'golpe institucional' ya que desde su punto de vista, los conservadores están utilizando la Mesa y la Junta de Portavoces como 'órganos partidistas tratando de suplantar al Pleno para que éste no cumpla sus funciones legislativa y de control al Gobierno'. Por su parte, el diputado de Iniciativa per Catalunya, Joan Coscubiela, ha añadido que el PP está aplicando un 'verdadero estado de excepción en las instituciones' y ha avisado de que esta actitud 'puede dejar una huella de profundo deterioro en las instituciones'.

En la misma línea, desde UPyD Rosa Díez también ha empleado el término 'secuestrado'. Según ella, 'ya no es que el PP impida que se produzcan comparecencias, sino que incluso impide que se debata si se producen. Un país en el que pasa esto es un país en el que democracia se escribe con minúsculas y se entrecomilla', ha protestado.

Desde el PP, Alfonso Alonso, ha censurado las críticas de la oposición porque en la Mesa del Congreso, 'cada uno vota y la mayoría se termina imponiendo. A eso se le llama Parlamento y a eso se le llama democracia'. El portavoz de los conservadores se ha mofado del PSOE por plantear 'todas las semanas la misma iniciativa, no es ya que no tenga iniciativa parlamentaria, sino que no tiene ninguna imaginación. En esto está oposición del PSOE, y esto es a lo que estamos abocados: todas las semanas la misma iniciativa', se ha quejado Alonso, antes de apuntar que los socialistas, 'además de haber actuado al margen de la lógica política y económica en España durante años, ahora pretenden actuar fuera del Reglamento' de la Cámara.

Más noticias en Política y Sociedad