Público
Público

Primarias en el PSOE de Andalucía Sánchez ya tiene todo el poder en el PSOE

La victoria de Juan Espadas le garantiza un 40º Congreso tranquilo para diseñar el partido a su antojo.

Juan Espadas
La candidata a las primarias del PSOE-A, Susana Díaz, ha acudido esta tarde a la Agrupación Socialista Triana-Los Remedios para depositar su voto de las primarias de su partido. Pepo Herrera / EFE

La victoria de Juan Espadas en las primarias del PSOE de Andalucía, un hombre designado por Ferraz y dispuesto a seguir las directrices federales, se podría decir que dan a Pedro Sánchez todo el poder en el partido.

Sólo la federación andaluza con Susana Díaz al frente podría conllevar una cierta resistencia al todopoderoso liderazgo de Sánchez en el partido, pero una vez fuera de juego la dirigente andaluza, se podría decir que el líder socialista ha conseguido un apoyo cerrado e incondicional en las filas socialistas.

Esto, además, le facilita aún más la celebración del 40º Congreso Federal del PSOE previsto para octubre, donde el mayor debate será el reparto de la cuotas de poder territoriales en la Ejecutiva o en el Comité Federal. Sánchez podrá, así, diseñar un partido a su antojo.

Es cierto que en el PSOE sigue habiendo algunos barones contestatarios en algunas ocasiones a las decisiones de Pedro Sánchez, pero ni Emiliano García-Page en Castilla-La Mancha; ni Guillermo Fernández-Vara en Extremadura, tienen la suficiente fuerza orgánica para incomodar al líder socialista sin tener detrás a la Federación andaluza.

Sánchez, que fue expulsado por sus compañero de la dirección del PSOE en octubre de 2016, desde que volvió a tener las riendas del partido ha intentado amarrar la estructura orgánica y rodearse de personas de su confianza. Y, actualmente, es lo que sucede en prácticamente todas las federaciones del PSOE.

Aunque las relaciones con Susana Díaz al frente del PSOE andaluz se habían suavizado en los últimos tiempos, Sánchez nunca tuvo confianza política en su antigua rival en las primarias, y hasta hizo varios intentos de ofrecerle cargos de ámbito nacional para apartarla del partido y evitar que volviera a presentarse como candidata a la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Sánchez tiene más poder orgánico ahora que el que su día tuvieron González o Zapatero

Esto le da a Sánchez un poder interno mayor que el que tuvo nunca Felipe González en el PSOE, que siempre contó con el guerrismo como contestación interna; y que el propio José Luis Rodríguez Zapatero, donde al principio fue cuestionado por José Bono y, posteriormente, siempre tuvo diferencias precisamente con el PSOE andaluz.

Además, esto supone también un balón de oxígeno para la Secretaría de Organización que se involucró directamente en la operación para derribar a Susana Díaz, y no podía permitirse otro fracaso tras lo ocurrido con las mociones de censura en Murcia.

Más noticias