Público
Público

El programa del presidente Sánchez asegura que esta es la legislatura en que se derogará la reforma laboral del PP y se hará una ley de eutanasia

El presidente arropa a la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, y al alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 6

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (c), junto a la secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz (2i), y el alcalde de Sevilla y candidato a la reelección, Juan Espadas (2d). /EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acudió esta tarde a Sevilla por primera vez desde las elecciones generales, a arropar al candidato a la alcaldía, Juan Espadas, y a la número 4 a las europeas, la exconsejera andaluza, Lina Gálvez. Antes, por la mañana, estuvo en Córdoba con la regidora Isabel Ambrosio. En el acto de Sevilla, en el que habló también la secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, a quien tiene en el punto de mira, y a quien, según diversas interpretaciones, dejó algunos educados mensajes entre líneas, Sánchez enumeró las cosas que quiere hacer a lo largo de la legislatura, entre ellas, derogar la reforma laboral del PP, una reclamación clave para las centrales sindicales, y hacer un nuevo Estatuto de los Trabajadores.

"Esta será la legislatura en la que se derogará la reforma laboral del PP y se hará un  nuevo Estatuto de los Trabajadores", dijo.

Además de la reforma laboral, Sánchez enumeró como objetivos de la legislatura una nueva ley educativa y la derogación de la LOMCE, una ley de muerte digna y de eutanasia, la liquidación de los copagos farmacéuticos y la puesta en marcha de las bases para una transición ecológica.

El presidente insinuó, de manera indirecta, que Andalucía, al contrario de lo que hicieron los ejecutivos del PP cuando gobernaba el PSOE, recibirá en los presupuestos generales del Estado el dinero que le corresponde y le atribuyó el mérito a Díaz, a la vez que, en la misma frase, le recordó a la militancia que ella ya no gobierna. “Susana perdió el gobierno, no por haber perdido las elecciones, sino porque pactaron las tres derechas. [Me dijo] cuando diseñes los presupuestos olvídate de Moreno Bonilla y piensa en los dependientes".

El presidente arrancó su discurso mentando a “Kiko”. Kiko es Kiko Toscano, el eterno alcalde de Dos Hermanas, un enemigo orgánico de Díaz y sanchista de primera hora. Sánchez tuvo un recuerdo para Alfredo Pérez Rubalcaba, en el que incluyó a Díaz. “La última vez que vi a Susana, además de esta mañana, fue en unas circunstancias distintas. Todos compartimos el dolor por Alfredo Pérez Rubalcaba”. Con ello, se llevó los aplausos de la militancia sevillana.

Por la mañana, Sánchez y Díaz se vieron. en Córdoba, en un acto, junto a la alcaldesa, Isabel Ambrosio, en el que el presidente dijo: “Hay que volver a apostar por el PSOE y si el próximo 26 de mayo. ganamos, Susana, como ganamos el 28 de abril, a mí me da que muy pronto, muy pronto, Andalucía volverá a ser gobernada por el Partido Socialista”, una frase que numerosos analistas interpretaron como una velada amenaza a la expresidenta de la Junta, a quien no citó expresamente como próxima presidenta.

Recados a la derecha

Sánchez dejó algunos recados para Vox, de quienes dijo que eran la derecha “desubicada”: “no saben ni donde sentarse en el Congreso”, ironizó; para el PP a quien calificó como derecha “desconcertada”, que está “pensando en el resultado del 28-A, y para Ciudadanos, a quien llamó la derecha “desaforada”. Están “en una partida de parchís. Los naranjas a ver si se comen a los azules, los azules que no les coman los verdes”. Sánchez remachó el argumento con l siguiente idea: “El 26-M no se juega la supervivencia personal [de la derecha], sino las supervivencia del Estado del Bienestar y la convivencia”.

El presidente también destacó la imagen de un Congreso repleto de mujeres. “La legislatura echó a andar ayer. Vimos muchas imágenes, pero para mí a más importante, fue la de las cortes más paritarias y con más mujeres del conjunto de la UE. Todas no son del PSOE, pero el PSOE es el que más mujeres tiene en las cortes”.

La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, instó a rematar la faena, iniciada el 28 de abril. “Hoy a Sevilla se la respeta gracias a Juan Espadas, que es una referencia. No nos relajemos. Hay que ir masivamente el próximo domingo. Si creemos que todo ya está hecho, ellos lo harán. SI suman las tres derechas intentarán quitar a Espadas. Hay que rematar la faena. Desde el día 28 estamos contentos. Desde el 28 de abril me siento más española, porque España dijo que quería ser inclusiva, tolerante, con un presidente que nos uniera y que fuera capaz de gobernar para la gente. Los andaluces fueron a más y dijeron que no querían para España lo que 100 días antes había hecho con Andalucía, un gobernó rehén de la extrema derecha.

Más noticias en Política y Sociedad