Público
Público

Protestas Francia La Policía francesa escolta a Macron de un teatro tras las protestas de manifestantes

El periodista Taha Bouhafs fue detenido durante los incidentes después de difundir, a través de su cuenta de Twitter, la presencia en la sala del jefe del Estado. 

Emmanuel Macron durante una visita del presidente mexicano en imagen de archivo. .

efe

Un grupo de manifestantes  protestaron, en la noche del viernes al sábado, frente al teatro en el que Emmanuel Macron asistía a una representación. El presidente fue sacado de la sala por su equipo de seguridad momentos antes de que finalizara la obra. 

Varias decenas de personas se concentraron delante del teatro de las Bouffes du Nord, en el noreste de la ciudad, y algunas de ellas intentaron acceder al interior durante la representación de La Mouche, que había comenzado a las 20.30 locales (19.30 GMT).

Las imágenes difundidas por el colectivo chalecos amarillos a través de sus redes sociales muestra cómo agentes de Policía trataron de impedir las protestas. 
Los asistentes coreaban algunos de los lemas habituales de ese movimiento de protesta, así como otros de rechazo de la reforma de las pensiones, unidos a gritos que pedían la dimisión de Macron.

El militante y periodista Taha Bouhafs fue detenido durante los incidentes después de que difundiera, a través de su cuenta de Twitter, la presencia en la sala del jefe del Estado, al que agentes de su servicio de seguridad extrajeron junto a su esposa, Brigitte Macron. Una fuente de su entorno citada por Le Parisien hizo saber que "el presidente continuará acudiendo al teatro como acostumbra a hacer y velará para que la libertad de expresión, la libertad de los artistas y la libertad de creación no se vea perturbada por acciones políticas".

No ha sido el primer incidente de este tipo en el que se ve implicado el presidente o miembros de su Gobierno en el contexto de las protestas de los chalecos amarillos o por la reforma de las pensiones, contra la que este sábado se cumple el cuadragésimo quinto día consecutivo de huelga en los ferrocarriles y en el transporte metropolitano de París.

El viernes, el Ministerio de Cultura anunció la anulación de un acto de su titular, Franck Riester, para felicitar el año nuevo al mundo de la cultura al saberse que la Confederación General del Trabajo (CGT), el sindicato que lidera la contestación contra la reforma de las pensiones, preparaba un sabotaje.

La secretaria de Estado para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, Marlène Schiappa, tuvo que abandonar el jueves una reunión política organizada en un restaurante en la capital con ocasión de su candidatura para las elecciones municipales en el distrito XIV de París ante los abucheos de medio centenar de manifestantes.

Las tensiones por esa reforma de las pensiones se hicieron evidentes también este viernes con la intrusión de varias decenas de activistas, entre ellos algunos sindicalistas, en la sede en París de la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT), envuelta en polémica sobre la realidad de la violencia de los manifestantes.

La CFDT se ha convertido en la principal baza del Gobierno de Macron con su posición en favor del eje estructural de la reforma, lo que ha generado discordia con la intersindical que encabeza la CGT que exige la retirada del proyecto