Público
Público

El PSOE convierte la formación del Parlamento en un test de "talante"

Cederá un puesto a CiU y otro al PNV en la Mesa del Congreso, y les asegura grupo en el Senado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con un pulso de 'talante' entre el PSOE y el PP a propósito de la composición de las mesas del Congreso y del Senado, que constituyen los órganos de gobierno del Parlamento, arranca este martes formalmente la IX Legislatura.

Ante las votaciones que se celebrarán por la mañana, de manera simultánea en ambas Cámaras, la dirección socialista confirmó ayer oficialmente que dará sus votos a CiU y PNV para que ambas formaciones estén representadas en la Mesa del Congreso, 'sin contrapartidas políticas'. Es decir, lo hará a pesar de que ninguno de los dos grupos nacionalistas vote a favor de la elección del candidato socialista para la presidencia, José Bono.

El portavoz del PSOE, José Blanco, encargado de las negociaciones con las demás fuerzas parlamentarias, argumentó que, 'aunque sería posible hacer una Mesa completamente bipartidista' de socialistas y conservadores, 'sería inconveniente'.

Tres millones de votos

Lo sería, según dijo, porque 'no olvidamos que en el Congreso hay 10 formaciones políticas y un conjunto de partidos minoritarios que han obtenido 3 millones de votos, y eso debe reflejarse en la composición de sus órganos de Gobierno'. Lo sería también porque, aunque las negociaciones se han separado, excluir a CiU y al PNV de la Mesa del Congreso sería un mal comienzo para recabar su apoyo a la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero, primero, y al Gobierno durante el resto del mandato.

Así pues, el PSOE quiere rentabilizar políticamente la cesión de esos dos puestos en la Mesa del Congreso para presentarla como un 'indicador de talante' frente al PP. Blanco volvió a pedir este lunes a Mariano Rajoy que ceda a los nacionalistas uno de esos dos cargos. Dando por sentado que no será así, subrayó que esta decisión será 'el primer indicador de talante' del nuevo PP para saber 'si afronta la legislatura con voluntad de diálogo y de búsqueda de acuerdos, o si prefiere refugiarse en el aislamiento político y la confrontación premeditada'.

Préstamos en el Senado

El PSOE no sólo ha garantizado a CiU y PNV su presencia en la Mesa del Congreso, sino que también les prestará senadores para que puedan tener grupo propio en el Senado, siguiendo una práctica que ya se aplicó en la legislatura pasada con Coalición Canaria.

El Reglamento de la Cámara alta establece que al comienzo de una legislatura será preciso un mínimo de diez senadores para constituir grupo parlamentario, exigencia que se rebaja a seis miembros para el resto del tiempo.

El PSOE ha ofrecido al PNV, que sólo tiene cuatro senadores, tanto el préstamo de los seis que necesita ahora como el de los dos que precisará para mantener el grupo al comienzo de cada período semestral de sesiones. También ha hecho esta oferta a CiU, que sólo tiene siete, aunque los nacionalistas catalanes han recibido el mismo ofrecimiento de ERC.