Público
Público

El PSOE trabaja en unos Presupuestos para 2018 alternativos a los del Gobierno

Los socialistas proponen elevar el IRPF al 10% de las rentas más altas para recaudar 1.200 millones más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Vista dela Ejecutiva Federal del PSOE, presidida por Pedro Sánchez. EFE

El PSOE está trabajando para detectar y elaborar los elementos centrales de unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018 alternativos a los que aprobará el Gobierno la próxima semana, y que incluirán una reforma fiscal "en profundidad", especialmente a las rentas más altas.

Un equipo de 14 personas formado por expertos en fiscalidad y otras materias está trabajando en la elaboración de los elementos básicos de unas cuentas públicas alternativas a las del Ejecutivo, ya que, tras haber votado en contra del techo de gasto, rechazará los Presupuestos del Gobierno de Mariano Rajoy y seguirá "en contra" de los mismos, según informaron fuentes del Partido Socialista.

Los socialistas se oponen a que los ajustes provengan por la vía del gasto al considerar que los problemas de "tensiones presupuestarias" no se deben a un gasto excesivo, sino a unos ingresos insuficientes, ya que la diferencia de los ingresos de España con los de los países de su entorno alcanza el 8%, mientras que en gasto se sitúa en el 5%.

No obstante, pese a abogar por un aumento de los ingresos, el PSOE sigue compartiendo la necesidad de conseguir estabilidad presupuestaria y satisfacer los compromisos contraídos con Bruselas. A su juicio, la política fiscal del Gobierno pone en peligro el Estado de bienestar, que experimentaría un ajuste total de 2,7 puntos entre 2017 y 2020, con un 52% de recortes en gasto social, y profundiza la brecha social.

De esta forma, las mismas fuentes explicaron que ya se trabaja para elaborar los elementos centrales de unos posibles presupuestos alternativos, que incluirían una reforma fiscal con modificaciones impositivas para aumentar la recaudación, si bien descartan una mayor carga tributaria a las clases trabajadoras y medias.
Su intención es equiparar progresivamente el sistema tributario español al de los países del entorno, reforzando su capacidad redistributiva y la equidad, así como potenciar la lucha contra el fraude fiscal.

Subida de impuestos a las rentas altas

En concreto, los socialistas proponen una reforma de la tributación en IRPF de las rentas de capital, elevando sus tipos y aproximándolos a los de las rentas de trabajo para los tramos más altos del impuesto, con un diseño de la reforma que afectaría solo al 10% de los contribuyentes con más renta, y que aumentaría los ingresos fiscales en casi 1.200 millones.

De los 25.000 millones de euros de base liquidable por tributación de rentas del capital declarados en el IRPF, más de un 30% se concentran en los contribuyentes con rendimientos de todo tipo superiores a 150.000 euros anuales.

Desde el PSOE no ven justo que este perfil de contribuyentes tribute a un tipo máximo del 23%, frente a los tipos medios de IRPF que tributan las rentas provenientes del trabajo.

Tipo mínimo del 15% para las empresas

También cree que se podría actuar sobre el Impuesto de Sociedades para lo que propone un impuesto mínimo del 15% para los grandes grupos económicos, con el propósito de que la recaudación que proporciona este gravamen se equipare a la media de la OCDE.

De esta forma, calcula que podrían obtenerse 4.000 millones adicionales sin afectar a la gran mayoría de las empresas, dado que en el régimen de grupos tributan en torno al 2% de las sociedades (32.000 respecto al total de 1,46 millones).

Pacto de rentas

Por otra parte, los socialistas buscan "romper el esquema de salarios bajos", para lo que han planteado un Pacto de Rentas. De hecho, el Congreso aprobó el martes una moción de los socialistas para pedir al Ejecutivo que impulse un pacto que busque incrementos salariales de entre un 2% y un 3,5% hasta 2021. También abogan por subir gradualmente el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta alcanzar los 1.000 euros mensuales en el año 2020.

Precisamente el pasado lunes, los nuevos responsables de Economía del PSOE mantuvieron una reunión con el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, y la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, para tratar el Pacto de Rentas, sobre el que se constató que no es posible en este momento alcanzar un acuerdo con el Gobierno sobre esta iniciativa.

El Ejecutivo compartiría elementos "muy parciales" del Pacto, pero no estaría dispuesto a trabajar para variar el rumbo y dar un "golpe de timón" desde el punto de vista salarial, según indicaron las mismas fuentes.

Además, el PSOE ya se ha reunido con CEOE y Cepyme, con las que ha abierto una conversación "satisfactoria", y se reunirá en los próximos días con los sindicatos para ver cómo se puede abordar el Pacto de Rentas.

Más noticias en Política y Sociedad