Público
Público

PSOE, Podemos y Ciudadanos concluyen su reunión tras dos horas y media de diálogo

Pablo Iglesias pone sobre la mesa un documento con nuevas cesiones para convencer a Sánchez de alcanzar un pacto de gobierno 'a la valenciana'. 

Vista general de la reunión de los equipos negociadores del PSOE,Podemos y Ciudadanos, celebrada esta tarde en el edificio del Congreso para explorar la posibilidad de negociar un acuerdo de gobierno. EFE/Paco Campos

PÚBLICO 

MADRID.- El encuentro  a tres entre PSOE, Podemos y Ciudadanos de cara un acuerdo de investidura terminó pasadas las siete de la tarde, después de dos horas y media de reunión. El encuentro arrancó pasadas las cuatro y media de la tarde, como estaba previsto, en la sala Lázaro Dou del Congreso, que recibe el nombre del diputado catalán que empezó presidiendo las Cortes de Cádiz.

Los representantes del PSOE dejaron claro desde primera hora su papel mediador: Mientras los equipo de Ciudadanos y Podemos ocupaban cada uno de los lados de la mesa redonda, el eje central se reservaba a los seis representantes socialistas, con Antonio Hernando y Meritxell Batet a un lado y con los otros cuatro enfrente.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que encabezaba la delegación de la formación morada, había informado antes del encuentro nuevas cesiones, que se suman a las que ya habían anunciado días atrás, con el fin de intentar convencer a los socialistas de que exploren la vía del gobierno de coalición progresista 'a la valenciana'.

"Vamos a presentarle un documento de cesiones que hacemos, porque en política hay que ceder. Además de las que hemos hecho, hoy vamos a proponer más. Ojalá de aquí salga el compromiso y el acuerdo de explorar la vía de un gobierno de coalición progresista", declaró a mediodía el líder del Podemos, que ya renunció a pedir la Vicepresidencia de ese gobierno de coalición que aspiran formar, condición que representaba una de las principales líneas rojas para la formación morada.

En lo que a cuestiones programáticas se refiere, el partido ya admitió que estaba dispuesto a ceder rebajando el alcance de sus medidas en materia de reforma fiscal, cumplimiento del déficit, gasto público y reforma laboral. Ahora, el líder de Podemos ha anunciado que estás dispuestos a ir más allá para convencer al PSOE de que acepte negociar su propuesta de un gobierno de coalición, y a Ciudadanos de que permita esta opción, con su abstención o su voto afirmativo.

La llegada de las delegaciones negociadoras de PSOE, Ciudadanos y Podemos, para la negociación de un acuerdo de investidura. EFE

Iglesias ha explicado que en el encuentro de esta tarde abogarán por una vía "que no se ha explorado todavía", que es la vía de un "gobierno de coalición progresista".

Preguntado si en ese ejecutivo podría estar también Ciudadanos, el líder de Podemos ha recordado que el propio partido de Albert Rivera lo ha descartado y ha dicho que "jamás" estaría en un gobierno en el que estuviera Podemos.

Imposible un Gobierno con Podemos y Ciudadanos

"Yo creo que es imposible que Ciudadanos y nosotros estemos dentro de un mismo gobierno y eso es una cuestión de coherencia"

"Yo creo que es imposible que Ciudadanos y nosotros estemos dentro de un mismo gobierno y eso es una cuestión de coherencia. Quizás nos podamos poner de acuerdo en regeneración democrática o lo que tenga que ver con el sistema electoral, pero no para estar juntos en el gobierno", ha reconocido.

No obstante, sí ha expresado su confianza en que Ciudadanos pudiera facilitar su gobierno de coalición progresista con el PSOE, por medio de un voto a favor o una abstención.

Ha restado importancia a los duros reproches que se cruzaron ayer en el pleno del Congreso y ha destacado que el tono parlamentario es diferente al tono de la negociación aunque eso sí, ha pedido a Ciudadanos que abandone su "maximalismo verbal" y su "radicalismo" para permitir "por activa o por pasiva" un cambio de gobierno.

"Hay que decirse las verdades, no es malo, hoy habrá un tono de cordialidad", confía Iglesias, que ha dejado claro que él se va a esforzar para entenderse con Ciudadanos y el PSOE y está dispuesto a seguir cediendo para que haya un acuerdo.

Voluntad de ser generosos

Desde el PSOE, la secretaria de Estudios y Programas, Meritxell Batet, aseguró antes del encuentro que su partido afrontaba la reunión con "toda la voluntad de ser generosos" para intentar que haya un acuerdo, pero también con "el realismo de saber que es muy difícil" un pacto a tres bandas. Batet ha reconocido que son tres partidos que "están muy alejados" entre ellos, pero ha recordado que eso no fue obstáculo para que PSOE y Ciudadanos pactaran un documento al que confían que se sume la formación de Pablo Iglesias.

Ciudadanos, por su parte, descartó horas antes de la reunión "a tres" que su partido vaya a "abrir en canal" el acuerdo de gobierno que alcanzó con el PSOE para hacer hueco a otras formaciones, como Podemos o el PP. Juan Carlos Girauta ha negado haber dicho que no se iba a mover "ni una coma" de su pacto con los socialistas y ha señalado que Ciudadanos puede ceder "en cualquier detalle que mejore alguna de las medidas reformas previstas" y que el partido de Pablo Iglesias "puede o no apoyarlo".

Más noticias de Política y Sociedad