Público
Público

Rajoy inicia el curso político dando la espalda al 'caso Bárcenas'

El presidente interviene hoy en un mitin en Galicia convencido de que la mejora económica acabará eclipsando al extesorero.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno está hoy en la localidad de Soutomaior (Pontevedra) para dar luz verde al curso político con un mitin en el que estará acompañado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, y el alcalde de Soutomaior, Agustín Reguera. Mariano Rajoy acude a su tierra con un mensaje razonablemente optimista y dispuesto a animar a los suyos, además, de cara a un otoño que supone el ecuador de la legislatura del PP al frente del Ejecutivo.

La intervención del presidente en Galicia será el indicador de sus planes y los del Gobierno para abordar los meses que vienen: nada de caso Bárcenas en La Moncloa; todas las energías estarán centradas en aprobar las reformas pendientes y sacar adelante el presupuesto para 2014. En estos momentos, el Ejecutivo disimula mal su optimismo sobre la situación económica, aunque se esfuerzan en trasladar 'prudencia con los datos' macroeconómicos que se van conociendo, sobre todo, los relativos a la actividad comercial exterior y la prima de riesgo. En este sentido, aseguran que es innegable que la situación es 'mejor' que el año pasado en las mismas fechas y así lo trasladará hoy Rajoy.

La convicción más fuerte en el PP es la de que si Bárcenas tuviera algo fuertemente incriminatorio, ya lo habría destapadoSin embargo, el que a raíz del caso Bárcenas, la situación en el PP sea bastante peor que hace un año, dice el Gobierno que no le afecta. La declaración de María Dolores de Cospedal ante el juez Pablo Ruz este mes de agosto -pendiente de conocerse en su totalidad, pero ya lo suficientemente polémica por responsabilizar al jefe del Ejecutivo de la indemnización 'en diferido' de Bárcenas- o el borrado de los ordenadores del extesorero que llevó a cabo el PP no entran en La Moncloa más que con los periódicos, aseguran allí, pero 'no condicionan en absoluto la labor ejecutiva diaria' del equipo de la vicepresidenta o del propio Rajoy. Y así pretenden que siga siendo.

A dos meses del ecuador de la legislatura y con las encuestas cayendo en picado, el presidente quiere centrar sus esfuerzos en demostrar este otoño-invierno que el PP está sacando a España de la crisis, convencidos como están en su entorno de que el caso Bárcenas no aportará más pruebas constitutivas de delito que las que han llevado a la cárcel al extesorero. Nadie se atreve a confirmar que éste no dé la campanada con alguna declaración o material más aparte del que ya ha aportado sobre la financiación ilegal, pero la convicción más fuerte es la de que si Bárcenas tuviera algo fuertemente incriminatorio, ya lo habría destapado. Por ejemplo, las supuestas cintas con grabaciones de reuniones con Rajoy o Javier Arenas.

Aparte del caso Bárcenas que no existe y la economía que lo es todo, Rajoy tiene varios temas encima de la mesa que resolver y de los que le conviene salir airoso para no entorpecer ese objetivo suyo de recuperar la confianza de quienes le votaron en 2011. Entre otros:

- Catalunya: la Diada del 11 de septiembre incluye la convocatoria de una cadena humana por la independencia. El Gobierno, sin embargo y a pesar de la imagen de cara al exterior que podría suponer esta iniciativa, no considera que el resultado de esta convocatoria vaya a obtener mayor respuesta que la del año pasado, que sí superó todas las expectativas. Mientras se aguarda esta jornada, Rajoy tiene sobre la mesa una carta del presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, a la que pretende contestar en cuanto su equipo se haya leído el 'prolijo' informe sobre la consulta soberanista que envió al jefe del Ejecutivo el Consejo Asesor de la Transición Nacional, según garantizó Soraya Sáenz de Santamaría.  

- Gibraltar: el Gobierno se esfuerza por trasladar que las relaciones de España y Reino Unido se mantienen sin fisuras, al mismo tiempo que pretende asentar el concepto de que el del Peñón es un problema de 'alcance europeo', no sólo de nuestro país. La vicepresidenta insistió ayer en que la Comisión Europea debe investigar el blanqueo de capitales y el contrabando en Gibraltar y en lograrlo están ahora centrados muchos de los esfuerzos diplomáticos del Ejecutivo.

- Siria: Rajoy ha logrado su objetivo de mantener el perfil bajo en esta crisis internacional desde que se conocieron las intenciones de EEUU -confirmadas ayer por Barack Obama- de ejecutar un ataque militar contra el régimen de Damasco. Ayer confirmó la vicepresidenta tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros que el Gobierno se aferra a un pronunciamiento de la ONU mientras pueda. Escarmentado por la implicación española en la guerra de Irak y aprovechando la demora de una ofensiva que se publicó que estaba prevista para el pasado jueves, el presidente ha conseguido evitar esta semana un pronunciamiento claro sobre la posición de España ante las intenciones de Obama. Sin embargo, cuando se conozcan los informes de la Naciones Unidas sobre el uso de armas químicas, le será difícil evitar tomar partido.

Más noticias en Política y Sociedad