Público
Público

Rajoy: "Nadie nos va a distraer en la tarea de salir de la crisis, aunque algunos se empeñen en ello"

"Aunque no podemos cantar victoria, sí podemos estar orgullosos de lo que ha sido capaz de hacer nuestro país en los últimos años", remarca el presidente.

PÚBLICO

El presidente del gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha advertido este sábado de que "nadie" le va a "distraer" de su "tarea esencial" de luchar contra la crisis y lograr la recuperación económica de España. Así lo ha proclamado durante su intervención en el acto de apertura del curso político, que los populares han celebrado en el Castillo de Soutomaior (Pontevedra) con la presencia de un millar de militantes y simpatizantes.

Rajoy ha recordado que la adopción de medidas contra la recesión era el objetivo del PP cuando se presentó a las elecciones y que "lo va a seguir siendo". "No podemos distraernos por más que algunos se empeñen", ha insistido, y ha recordado que el gobierno trabaja y trabajará para superar la situación "en la que el PSOE dejó España, por mucho que ellos se empeñen en que no la superemos".

El presidente del Gobierno ha garantizado que se superará esa situación, y se trabajará para "crecer", lo que significa "crear empleo, recaudar más para dedicarlo a los servicios públicos, y mejorar el bienestar de las personas". "Nadie me va a distraer de ese objetivo. No voy a renunciar a esa prioridad, y no voy a cambiar el rumbo que hemos marcado en el debate de investidura a principio del año pasado", ha sentenciado.

Mariano Rajoy ha reconocido que el gobierno ha tomado decisiones "muy difíciles", pero ha asegurado que los "esfuerzos" son "imprescindibles". No obstante, ha constatado que, en los últimos doce meses, tras la implantación de reformas estructurales, se están empezando a ver "resultados" y ha añadido que esas mejoras "dan sentido" a la actuación del Gobierno en su tarea de "garantizar un futuro estable y próspero".

Mariano Rajoy ha repetido que "hay que mantener el rumbo, ruidos aparte", y ha añadido que no le preocupa "lo que digan otros". Asimismo, ha apuntado que el Gobierno debe "tener el rumbo claro y posponer cualquier otra cosa", al tiempo que ha lamentado que "la oposición no ha colaborado en nada".

El presidente ha asegurado que el Ejecutivo dialogará "con todos los que no tengan más interés que construir", pero ha repetido que los miembros del gobierno no van a "abdicar de su responsabilidad". A ese respecto, se ha mostrado "orgulloso" de todos ellos, por su "magnífica labor".

Finalmente, ha reconocido que al PP también le aguardan "retos importantes" en este curso. En ese sentido, se referido a las próximas elecciones europeas de mayo de 2014. Según ha apuntado, "es importante tener muchos apoyos en el Parlamento Europeo" y poder así "defender los intereses españoles en la UE".

Rajoy ha avanzado este sábado que el próximo año anunciará una bajada de impuestos, tras constatar que las medidas puestas en marcha por el gobierno para luchar contra la crisis están dando "resultados tangibles" y que "el camino de la recuperación está en marcha".  Rajoy ha reconocido que el gobierno ha tomado decisiones "que no han sido del agrado de muchos", pero se ha mostrado "convencido" de haber cumplido con su "deber". Rajoy ha comparado la situación de España hace un año con la actual, y ha repasado datos económicos que, a su juicio, ponen en evidencia que hay un "prólogo de crecimiento económico para el futuro". Por ello, ha avanzado que, el próximo año, el Castillo de Soutomaior será el escenario en el que anuncie una bajada de impuestos.

Así, ha subrayado que se ha reducido el déficit público con "enorme esfuerzo" de comunidades autónomas, ayuntamientos y ciudadanos; baja la deuda externa; la inflación (del 1,5 por ciento) está al nivel "de la mayoría de países europeos"; el sistema financiero está en proceso de reestructuración y "habrá crédito". También ha apuntado a las mejores cifras de desempleo, pese a que el paro sigue siendo el problema "más grave y doloroso".

"Las cosas aún no están bien, pero están mejor que hace un año, y os digo que el año que viene estarán mucho mejor", ha augurado Rajoy, quien también ha recordado que, en el último año, ha habido un "cambio sustancial" en la situación de España frente a la posibilidad de un rescate. "Hace un año se hablaba de la prima de riesgo, y del rescate, hoy ya no", ha destacado, y ha afirmado que España "ha recuperado la credibilidad y la reputación de un país solvente".

De hecho, ha repasado la evolución de la prima y ha señalado que ese indicador ha pasado de 640 puntos hace un año a los 270 actuales, y el interés al que se financia España en los mercados exteriores ha pasado de 7,66% al 4,5%. Con este escenario, según el presidente del Gobierno, España se ahorrará este año "al menos 5.000 millones de euros" y podrá gastar 18.500 millones de euros más.

El presidente del Gobierno también ha confirmado que, hasta finales de año, se pondrán en marcha "reformas importantes", y que, en el primer trimestre del año que viene, se presentará la anunciada reforma tributaria. Rajoy ha insistido en que el país ha terminado el curso "mejor de lo que empezó", desde el punto de vista económico y, aunque ha asegurado que España "ha levantado la cabeza" en los últimos doce meses, ha reconocido que "no se puede cantar victoria".

Según ha apostillado, "garantizar un futuro estable y próspero" es algo que "lleva tiempo" y "los grandes retos se superan con decisiones difíciles y con esfuerzos continuados en el tiempo". "Los esfuerzos nunca son inútiles, tendrán ocasión de comprobarlo pronto todos los españoles", ha sentenciado.

Más noticias de Política y Sociedad