Público
Público

La renovación del Poder Judicial El Gobierno espera un acuerdo en breve con el PP para la renovación del CGPJ, el Tribunal Constitucional y RTVE

Si hay pacto, los socialistas aparcarán el cambio del sistema de elección de los miembros del Consejo, aunque seguirán adelante en el recorte de competencias cuando esté en funciones. Habrá reuniones en los próximos días entre el Ejecutivo y el PP para concretar si se puede llegar al consenso. Podemos sigue insistiendo en rebajar la mayoría y cree que cada 'no' de Casado puede acercar a Sánchez a una renovación a través del bloque de la investidura, aunque ven muy difícil esta vía.

Sánchez y Casado tienen una "constructiva conversación" sobre CGPJ
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del PP, Pablo Casado, en uno de sus últimos encuentros de La Moncloa. EFE 

La conversación del pasado miércoles entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del PP, Pablo Casado, para desbloquear la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y otras instituciones, parece que en esta ocasión sí puede conducir a un acuerdo.

En ello confía el Gobierno, que aspira a que en breve se puedan anunciar, concretar y aprobar los acuerdos, al menos, en tres instituciones donde la posibilidad de pacto está más cerca: el CGPJ, el Tribunal Constitucional y el Consejo de Administración de RTVE. Aunque puedan quedar pendientes la renovación de otros órganos cuyo mandato también ha concluido, como el del Defensor del Pueblo o el Tribunal de Cuentas, entre otros.

Así lo expresó este mismo jueves la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, en declaraciones en la Cadena Ser, donde dijo que "más pronto que tarde" se alcanzará un acuerdo con el PP en estos asuntos, porque cree que el partido conservador no tiene ya ni "más excusas ni más fechas".

Para alcanzar el acuerdo en torno al Poder Judicial, el PSOE está decidido a aparcar la iniciativa para cambiar el sistema de elección del Gobierno de los jueces, aunque seguirá adelante con la propuesta para delimitar las funciones del CGPJ durante el tiempo en que estén actuando en funciones.

En este sentido, Calvo indicó que el Gobierno tiene líneas de trabajo, pero no se ha planteado a día de hoy "un tope" para quitar la reforma sobre las mayorías necesarias para renovar el órganos de gobierno de los jueces.

El acuerdo para renovar a cuatro miembros del Tribunal Constitucional está también muy avanzado

Asimismo, en las negociaciones ya mantenidas desde el verano entre el PP y el Ministerio de Justicia para la renovación de cuatro miembros del Tribunal Constitucional, cuya designación corresponde al Congreso, también hay casi un acuerdo cerrado entre ambas partes.

Y también hay interés por  parte del Gobierno y del Partido Popular en poner fin al largo periodo de interinidad en el Consejo de Administración de RTVE, donde se podría también alcanzar un acuerdo en un breve periodo de tiempo.

En todo caso, todo está pendiente de una decisión puramente política y estratégica del Partido Popular. De momento, se seguirá hablando y ambas partes mantendrán en los próximos días diversas reuniones para ver si se puede concretar algún acuerdo.

Unidas Podemos quiere otro acuerdo

El bloqueo continuo del PP a la renovación de la cúpula judicial ha servido para que Unidas Podemos trate de arrastrar a Sánchez hacia una fórmula alternativa que busque una mayoría en el denominado bloque de la investidura. En concreto, Pablo Iglesias ha apostado abiertamente por incorporar a formaciones como ERC y EH Bildu en la designación de los miembros del CGPJ en base a dos objetivos: poder prescindir de Pablo Casado y alejar a Sánchez de la órbita del PP, por un lado; e incorporar a los partidos independentistas a la dirección de Estado, por otro.

La formación morada es consciente de que, incluso sumando a las fuerzas del bloque de la investidura, con la legislación actual es imposible renovar a la cúpula judicial sin el concurso del PP. Es por esto que los grupos confederal y socialista registraron una proposición de ley sobre el CGPJ que, al menos en origen, tenía dos patas.

Un bloque de reformas que hacía referencia al establecimiento de límites en las funciones de un CGPJ en funciones (esa parte de la norma se desbloqueó a finales del pasado año y sigue su curso en el Congreso); y otra reforma que rebajaba la mayoría necesaria para renovar el órgano constitucional, exigiendo una mayoría reforzada de tres quintos en una primera votación y, si no se alcanzaban los números, permitiendo la renovación a través de una mayoría absoluta (176 diputados que sí que se podrían alcanzar con el bloque de la investidura).

Esta pata de la proposición de ley sigue bloqueada en la Cámara Baja ante la negativa de los socialistas a que siga su curso (en parte por el rechazo que despertó entre buena parte de las asociaciones judiciales). Para Unidas Podemos, cada rechazo del PP y cada marcha atrás de Casado en los acuerdos es un motivo más para renovar a un CGPJ que, pese a llevar más de dos años en funciones, ha maniobrado para consolidar la orientación conservadora de la cúpula judicial (ya en funciones nombró y convocó las plazas de 46 presidentes de tribunales y magistrados que tendría que haber nombrado el próximo Consejo).

Que las negociaciones entre Justicia y el PP se hayan llevado de forma discreta ha funcionado de cierta manera de cortafuegos para que los de Iglesias no elevaran más la presión sobre Pedro Sánchez para dar alas a la vía de la renovación a través del bloque de la investidura. Sin embargo, desde Unidas Podemos se ha insistido en numerosas ocasiones en que la situación del Poder Judicial es "insostenible", y se ha insistido en desbloquear la reforma que rebaja la mayoría.

Más noticias de Política y Sociedad