Público
Público

Rey Juan Carlos El Gobierno se inventa que el título de rey emérito de Juan Carlos I es una "costumbre de otras monarquías"

No hay reyes eméritos en Europa ni el diccionario de la RAE los contempla para España, a pesar de la afirmación de José Antonio Montilla, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes.

Juan Carlos I
El rey emérito Juan Carlos I en una imagen de archivo. /EUROPA PRESS.

En una reciente sesión de la Comisión Constitucional, el senador de Compromís Carles Mulet García preguntó al Gobierno si tenía previsto revocar el título de rey emérito a Juan Carlos I a raíz de su traslado a Abu Dhabi tras los  sucesivos escándalos de presunta corrupción en los que se vio envuelto cuando ejercía como Jefe de Estado. José Antonio Montilla, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, contestó que el título honorífico y vitalicio respondía a "precedentes históricos y a la costumbre de otras monarquías". El título se le concedió a través de un decreto del Gobierno de Mariano Rajoy en 2014 para la abdicación de Juan Carlos I en Felipe VI. Montilla explicó que los actos del rey emérito "no requieren refreno alguno puesto que no desarrolla ninguna función constitucional tras su abdicación como jefe del Estado".

Las cinco monarquías -o cuatro (Bélgica, Holanda, Dinamarca y Suecia) si se excluye Luxemburgo que no tiene título de rey- de los 27 miembros de la Unión Europea y las dos (Reino Unido y Noruega) de fuera de la UE no cuentan en sus precedentes históricos ni en sus tradiciones, normas y costumbres con títulos paralelos al del emérito español para sus exmonarcas. Algunas de estas familias institucionalizadas, como la belga y la holandesa, llevan consigo la tradición de abdicar al llegar a cierta edad; otras, como las nórdicas, reinan hasta la muerte. En las oficinas de prensa de las Casas Reales, un tropel de eficaces portavoces lo explican de la mejor manera que saben. Cada uno va por su cuenta y atiende a su librito, así y todo hay un cierto parecido entre Holanda y Bélgica, que tienen una misma raíz histórica, y el trío de escandinavas (Dinamarca, Suecia y Noruega). España está sola en el mapa geográfico-monárquico.

"El título oficial de la reina Beatriz revertió al de princesa de los Países Bajos, princesa de Orange-Nassau y princesa de Lippe-Biesterfeld en su abdicación en el rey Guillermo; lo mismo que había sucedido antes con la madre y con la abuela de la exreina Beatriz", explica el portavoz holandés. En Bélgica dicen que "un rey es siempre rey y mantiene el título después de la abdicación aunque no es rey en sentido constitucional; Alberto II mantiene el título de rey y su hijo Felipe, oficialmente, rey de los belgas". Como un día Constantino Glücksburg, hermano de la reina emérita, fue rey de los helenos. Hoy, revistas del corazón y programas de televisión pueden tratar de reyes y princesas griegas a pesar de que Grecia, como Estado soberano, no reconoce los títulos.

En Suecia son tajantes: "En tiempos modernos no se conoce la abdicación de un monarca sueco, en consecuencia, no hay tradición en el tema de títulos de monarcas abdicados y no hay caso comparable". En la Casa Real de Dinamarca la pregunta, por correo electrónico, les causa tal pasmo que mandan un número de teléfono para hablar y elaborar el asunto. "Aquí no se abdica; la reina Margarita ha dejado bien claro que no lo hará, así que no hay razón para hablar de ello, sí puedo decir que la reina Ingrid (madre de Margarita) al quedar viuda mantuvo el título de reina sin ningún otro añadido como hacen en otros países", explica el portavoz danés que no contempla que un monarca en edad avanzada pueda caer enfermo o estar incapacitado para reinar. En Noruega, el rey Harald V, de 83 años, ha sido hospitalizado en varias ocasiones, pero su precaria salud no parece causa para la abdicación ni tienen especial título para él en caso de que abdicara. "En Noruega no hay tradición de abdicar y es el rey el que decide qué títulos reales se otorgan", apunta el portavoz de la Casa Real noruega.

El espejo monárquico está siempre a 45 kilómetros del continente europeo: en la milenaria monarquía británica; la Casa de Windsor se puso nombre inglés en 1917 (Primera Guerra Mundial) para despojarse del alemán Saxo-Coburgo. En la guerra contra Alemania no quedaba bien tener vínculos tan estrechos con el enemigo como el de compartir el apellido. En Reino Unido tampoco hay reyes eméritos. El último rey que abdicó fue Eduardo VIII en 1936 para casarse con la americana Wallis Simpson; dejó de ser rey para ser duque de Windsor. Otra monarquía que no tiene costumbre de abdicar como demuestra Isabel II a sus 94 años de edad y 68 de regente, desde 1952, o como hizo la también longeva Victoria desde 1837 hasta su muerte en 1901. Entre ambas, de 1901 a 1952, cuatro hombres llevaron la corona, así y todo para las reinas consortes se ha creado un sistema de títulos compuestos o añadidos del que no disponen los hombres.

La reina Mary (abuela de Isabel II) al quedar viuda en 1936 se convirtió en reina dowager (sinónimo de viuda o widow); el primer término (dowager) acompaña a un título de reina, princesa, duquesa, condesa o marquesa con el marido difunto; el segundo es viuda del resto de los hombres. El clasismo social inglés brota con fuerza en el vocabulario. A la reina Mary no le gustaba el añadido de dowager y se quedó con el de Queen. A la madre de Isabel II tampoco le gustaba el título de reina viuda y utilizó el homónimo con su hija, ambas eran reina Isabel, para diferenciarse con el añadido de reina madre. En la monarquía británica se reconocen como título honorífico para consortes reina viuda y reina madre, pero no rey viudo o rey padre. En Reino Unido no abdicó ni Jorge III, conocido como el rey loco que perdió América, reinó hasta su muerte en 1820.

A falta de un título para monarca abdicado en Europa, el diccionario de la RAE dice sobre emérito lo siguiente: "Dicho de una persona, especialmente de un profesor; que se ha jubilado y mantiene sus honores y algunas funciones". Aquí podría estar la clave de la improvisación monárquica actual; un jubilado que mantiene sus honores y algunas funciones. ¿De jefe de Estado en el emirato de Abu Dhabi? Ya lo dijo el profesor Herman Mathijs en entrevista a Público, "la monarquía española es un caso especial". Con ello se refería a que era la única en Europa instaurada en el siglo XX. Podría ir contra corriente.

Más noticias de Política y Sociedad