Público
Público

Regulación de los vientres de alquiler Rivera pide a los partidos que permitan el voto en conciencia para su ley de gestación subrogada

El líder de Ciudadanos avanza otros detalles de su proyecto: habrá que agotar cualquier otro método de reproducción asistida, habrá un registro con los contratos y se especificarán sanciones y penas a quienes incumplan las condiciones

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera y la diputada Patricia Reyes, registran en el Congreso una propuesta de Ley para regular la Gestación subrogada. EFE/Javier Lizón

PAULA DÍAZ

"Se trata de regular, no de permitirlo todo. Cuando regulas es cuando no todo vale. Pero una cosa es regular y otra prohibir e impedir lo que ya es una realidad en la sociedad española". Así ha defendido Albert Rivera, una y otra vez, el proyecto de ley de gestación subrogada que el Grupo Parlamentario Ciudadanos ha registrado este martes en el Congreso.

La formación naranja, dice, sólo pretende "legislar" sobre un "debate que ya existe" y pide al resto de formaciones que, por lo menos, permitan a la Cámara la toma en consideración de su proyecto para, una vez pasado el primer trámite, debatir, negociar y pactar enmiendas y condiciones. Por ello, consciente del debate interno que suscita esta cuestión en el resto de partidos -que, en un principio, se muestran mayoritariamente en contra-, pidió que permitan a sus diputados el voto en conciencia. "Pido que sean valientes y den libertad. Me consta que hay diputados que están a favor Y lo estarán si no hay sanciones y represalias", instó.

Rivera ha recordado que ya existen parejas en España que acuden al extranjero para poder ser padres, así como el vacío legal que impera en los Registros Civiles a la hora de inscribir a niños a los que la burocracia deja en tierra de nadie. También defendió que no se trata de una medida que beneficie a las élites pues, dijo, éstas ya tienen acceso ahora a los vientres de alquiler en países que no siempre garantizan el respeto a los derechos de la mujer.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera y la diputada Patricia Reyes, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso, donde su partido presenta una propuesta de Ley para regular la Gestación subrogada. EFE/Angel Díaz

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera y la diputada Patricia Reyes, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso, donde su partido presenta una propuesta de Ley para regular la Gestación subrogada. EFE/Angel Díaz

"La mejor manera de luchar contra las mafias es regular la realidad", incidió, tras comparar este debate con otros anteriores como los relativos a los niños probeta, el aborto, el matrimonio homosexual o hasta el divorcio. "La sociedad va por delante de las instituciones. a ver si ahora conseguimos ir al mismo ritmo", volvió a lanzar un guante al resto de partidos.

En cuanto a los detalles de su proyecto, Rivera especificó que los padres que quieran acogerse a la maternidad subrogada habrán que tenido que agotar "cualquier otro método de reproducción asistida para que no sea un capricho, sino un impedimento real de ser padre o madre". Es más, aseguró que la mayoría de casos que quieren recurrir a este método no son sólo parejas LGTBI, sino mujeres con problemas para gestar como por ejemplo, dijo, las que han padecido un cáncer.

Asimismo, incidió en que se hará de forma "altruista" y que sólo existirá una "compensación por los gastos derivados del embarazo". "No habrá sueldos ni rentas del trabajo. No afectará a la Seguridad Social", prometió. Además, fijó la edad para poder ser madre gestante en la misma que permite a una mujer adoptar en España -los 25 años-, limitó la posibilidad de "donar vida" -como él lo llama- a un máximo de dos veces, y especificó que la mujer gestante ha de haber sido madre, estar sana y tener una situación económica -que se medirá por baremos de renta aún por determinar- y familiar estable para evitar "la compra de vientres". El material genético, además, no podrá ser el de la mujer gestante. Gestante y padres no podrán tener una filiación directa -no ser hermanos, por ejemplo- y todos han de ser españoles o residentes en España para evitar "el turismo sanitario".

La mujer que se preste a tal situación no podrá arrepentirse luego porque habrá cedido la filiación a los padres por subrogación en un contrato que, dijo, formará parte de un registro público que podrá ser vigilado para evitar irregularidades. Además, habrá "sanciones y penas" -también aún por determinar- para quienes incumplan la ley. Una opción que Rivera reconoce que es "difícil" de evitar, "como ocurre con el resto de la legislación española". "La pregunta es... ¿Si no regulamos va a dejar de existir?", se preguntó.

Por ello, volvió a pedir a las formaciones "que sean responsables" y permitan tramitar la ley. "Si alguien quiere enmendarlas estamos dispuestos a negociar en la segunda fase", prometió. Después, será el Gobierno quien, tras determinar ciertos baremos, tenga que elaborar un reglamento que desarrolle la ley general que, en palabras de Rivera, pretende ser "altruista y garantista" y similar a la que ya existe en Canadá. De momento, dijo, Rivera sólo desea que el resto de partidos permitan "el paso de la ley". De conseguirlo, podría empezar a tramitarse "en otoño".

Más noticias