Público
Público

salario mínimo El consejero andaluz de Economía cree que la subida del SMI destruirá empleo

El vicepresidente, Juan Marín, matiza que es "una noticia positiva" y que "hay que esperar para saber qué sucede"

Rogelio Velasco y Elías Bendodo.
Rogelio Velasco y Elías Bendodo.

raúl bocanegra

Rogelio Velasco es el consejero andaluz de Economía. Fue nombrado a instancias de Ciudadanos, cuando se formó hace un año el Gobierno de coalición con el PP.
Hay quien asegura que detrás de ese nombramiento estuvo Luis Garicano, el gurú económico del por entonces intocable y hoy dimitido, líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Velasco era, antes de aceptar, el cargo, profesor en la IE Business School, en Madrid.

Tras la subida del Salario Mínimo Interprofesional hasta los 950 euros, 50 más que ahora, pactada por los sindicatos mayoritarios, la patronal y el Gobierno de España, formado por una coalición entre PSOE y Unidas Podemos, Velasco manifestó que ello iba a acabar por ser perjudicial en Andalucía.

El consejero, según recogió Europa Press, cree que la subida del SMI "difícilmente" será absorbible en las regiones menos desarrolladas, las de menor renta por habitante, y en el sector de servicios y la agricultura, "difícilmente" las empresas serán capaces de absorber la subida. Ello, añadió, acabará desembocando en un deterioro de la creación de empleo.

Esta línea de pensamiento, que considera que las subidas del SMI repercuten negativamente en la creación de empleo, también la defiende hoy el Círculo de Economía y la ha argumentado en el pasado el Banco de España. Sin embargo, emblemas del capitalismo que ha sobrevivido a la caída de Lehman, como la agencia fe calificación Standard and Poors, consideran que el SMI tiene un margen importante para crecer.

"El SMI en España era muy inferior al de otros países y aún está lejos del 60% del salario medio", manifestó Marko Mrsnik, director de ratings soberanos de S&P Global Ratings hace unos días. Par Mrsnik, según recogió Europa Press, todavía existe potencial de subir el SMI "sin perjudicar la evolución del empleo en España".

Mrsnik recordó que los recortes salariales acometidos en España durante los años de la crisis y que aún no se ha recuperado han contribuido a mejorar la competitividad de la economía, lo que ha impulsado al alza los beneficios empresariales y subrayó la necesidad de tener en cuenta la realidad social del país.

Las críticas de Velasco, en cualquier caso, tienen, de este modo, tal vez, un pase en ambientes académicos, pero la política lleva otros ritmos, tiempos y tiene otras lógicas: así, criticar una subida que beneficia a quienes menos cobran, que además ha sido avalada por la propia patronal, no parece la mejor de las ideas desde un punto de vista estrictamente político, salvo que se quiera poner una venda antes de la herida y cargarle el paro andaluz a otro.

Así, estas declaraciones del consejero levantaron cierta polvareda política. Tras leerlas, la secretaria general del PSOE, Susana Díaz, apuntó a Juanma Moreno (PP) y se preguntó si el presidente de la Junta pensaba lo mismo que su consejero de Economía. "Imagino que con el beneplácito del presidente de la Junta, se ha puesto en contra y piensa que es malo", dijo Díaz. Fue el vicepresidente, Juan Marín (Ciudadanos), quien suavizó la posición de Velasco. Moreno guardó silencio.

Marín hizo encaje de bolillos, adjetivó la subida del SMI como "noticia positiva" y añadió que "los sindicatos han cedido en sus pretensiones y los empresarios han conseguido un incremento razonable", lo que demuestra que "se puede llegar a acuerdos y consensos para mejorar el SMI".

Luego, sin embargo, le echó un capote, bien medido, a su consejero.

Primero dijo: "Hay CCAA que tienen una renta per cápita muy diferente dentro de nuestro país" y en las que la tienen menor puede que la subida del SMI "tenga una cierta influencia en la pérdida de empleo". Y después, matizó: "Hay que esperar [para saberlo]".

Si cobran más, gastan más

La izquierda reaccionó a la medida con satisfacción. Teresa Rodríguez dijo que era una "gran noticia" y agradeció su trabajo a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz: "Lo que es, es". El coordinador general de IU, Toni Valero, agregó que la subida del SMI supone un "elemento de dinamización económica", un "aumento del poder adquisitivo de los trabajadores". "Si cobran más, gastan más y la economía se dinamiza".

"El salario mínimo subió hace pocos meses un 22% y lo que nos dicen los datos es que no ha contribuido a que aumente el desempleo sino todo lo contrario", agregó Valero, quien además, tachó de "agoreros" los discursos contrarios a la subida del SMI que "no se sustentan en hechos". Lo que "pretenden es mantener una situación de extraordinario privilegio de una parte sobre la otra" en lugar de apostar por "redistribuir la riqueza justamente", remachó, según recogió Europa Press.

Por su parte, Susana Díaz dijo que una de las señas de identidad del nuevo Gobierno central es la agenda social y, dentro de ella, la "dignificación de los derechos de los trabajadores". "Para que el derecho al trabajo te dé dignidad en tu vida, tiene que estar bien remunerado", dijo Díaz.

Luego, añadió que para muchos trabajadores, la subida de ayer del SMI supone poder pagar la factura de la luz. El PP andaluz, con mejor olfato político –coyuntural, al menos– que el consejero Velasco evitó criticar la subida y lanzó el mensaje de que lo que el Gobierno le daba a los trabajadores por un lado, se lo quitaba por otro: "Serán más los impuestos que la subida del SMI".

"La amenaza es freír a los andaluces y a los españoles a impuestos. A final de mes, con esos impuestos, el dinero que le quedará a uno será menor", manifestó José Ramón Carmona, portavoz adjunto del PP en el Parlamento de Andalucía.
"Desde que ha llegado Sánchez las personas asalariadas, también las que cobran el SMI, se empobrecen porque ha subido la bombona un 5%, no se ha reducido la factura de la luz cuando se podía haber hecho, ha subido el gasoil, se han disparado los alquileres de vivienda o también sube el coste del transporte público. Y, además, nos amenazan con una subida masiva de impuestos", remarca.