Público
Público

Pedro Sánchez tira la toalla, anuncia nuevas elecciones y culpa a Iglesias

Afirma que no ha habido un Gobierno de cambio por “el bloque de bloqueo” del PP y el líder de Podemos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa en el Congreso.

MANUEL SÁNCHEZ

MADRID.- “Ni puedo ni debo someterme a una nueva investidura. Estamos abocados a nuevas elecciones”. Con esta frase, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, tiró definitivamente la toalla en sus intentos de ser presidente del Gobierno, de cuyo fracaso culpó directamente a Pablo Iglesias.

En una cuidada y leída conferencia de prensa, Sánchez hizo un análisis exhaustivo de lo que el PSOE había intentado estos cuatro meses para formar lo que siempre denominó un “Gobierno del cambio”. Para Sánchez, analizado todo el proceso, la conclusión que ha sacado es que “Iglesias no ha querido nunca un presidente de Gobierno socialista”. En su opinión, ha sido el líder de Podemos, y sólo el líder de Podemos, quien ha impedido un acuerdo trasversal y progresista, “con sus vetos y sus sillones, ha bloqueado el cambio”.
Incluso, citó que EN el partido de Iglesias había dos posiciones en cuanto al posible acuerdo, y hasta citó abiertamente que, desgraciadamente, la de Íñigo Errejón no había triunfado. Y añadió: “El señor Iglesias ha dicho a todo que no”.

Sánchez indicó que confía en que los votantes socialistas tomen nota, y ratificó su voluntad de volver a ser candidato en las próximas elecciones del 26 de junio y presentarse a las primarias, como adelantó Público. Según Sánchez, “ahora no ha sido posible, pero mi voluntad permanece firme. El cambio se aplaza dos meses, pero llegará”.

Restó importancia a si hay una coalición entre Podemos e Izquierda Unida, con el argumento de que la gente progresista debe valorar para qué valen sus votos si terminan siendo utilizados para que Mariano Rajoy tenga otra posibilidad y no haberlo echado del Gobierno. Y, en todo momento, descartó cualquier posibilidad de “sorpasso”.

Palabra cumplida

El líder socialista también puso en valor que ha cumplido su palabra, de no pactar con el PP ni hacer descansar su Gobierno en fuerzas independentistas, y recordó que hoy podría ser presidente del Gobierno, “si hubiera abrazado la tesis de Iglesias de depender de estos partidos”.

Pero Sánchez indicó que él cumple sus compromisos con el Comité Federal del 28 de diciembre, sobre cuyo acuerdo él mismo desveló que lo había escrito de su puño y letra. “Soy un hombre de palabra, y dije que no sería presidente a cualquier precio, y cumplo con mi palabra”, añadió.

También tuvo un capítulo de agradecimientos hacia Ciudadanos, Coalición Canaria y la última oferta de Compromís, y recordó todo el trabajo hecho por la comisión negociadora del PSOE para intentar buscar acuerdos programáticos, y no de sillones.

Finalmente, Sánchez indicó que el Rey le ha reiterado que se celebre una campaña austera y que, a ser posible, no sea de reproches e insultos mutuos. El líder socialista indicó que se comprometió a ambas cosas, y que la campaña del PSOE será en positivo y mirando al futuro.

Sánchez acabó muy serio la conferencia de prensa, rodeado de todo su equipo negociador, y abandonó la sala de prensa visiblemente cansado. Su quimera de un Gobierno trasversal, “a tres”, se acabó.