Público
Público
Únete a nosotros

El sector crítico de Procés Constituent defiende confluir sólo con la CUP

El movimiento decidirá el domingo en asamblea general su hoja de ruta para las elecciones catalanas del 27 de septiembre, si intentar una candidatura amplia liderada por Teresa Forcades y que cuente al menos con ICV-EUiA y Podem Catalunya o si se integra en la lista que promueve la izquierda rupturista independentista

Publicidad
Media: 2
Votos: 4

El sector crítico de Procés Constituent defiende confluir sólo con la CUP / M.F

BARCELONA.- Abrir un proceso constituyente que culmine con la convocatoria de un referéndum de autodeterminación para Catalunya y paralelamente articular medidas para atender la emergencia social o bien apostar directamente por la independencia de Catalunya y por la subsiguiente proclamación de la República Catalana, que permita aplicar “inmediatamente” un “plan de rescate ciudadano” y, a posteriori, iniciar un proceso constituyente “rupturista, democrático, participativo y popular”. A grandes rasgos, estas son las dos hojas de ruta que se debatirán y votarán domingo en la asamblea general de Procés Constituent.

La cita es clave para decidir el papel del movimiento en las elecciones autonómicas del 27 de septiembre. La primera propuesta la defiende la monja Teresa Forcades -impulsora del movimiento junto al economista Arcadi Oliveres-, mientras que la segunda corresponde al corriente crítico Constituents per la Independència Rupturista i el Canvi Social (Constituyentes por la Independencia Rupturista y el Cambio Social) y ha sido presentada este miércoles en una rueda de prensa en Barcelona.

La otra gran diferencia entre las dos propuestas que se debatirán en la asamblea, que se celebrará en Terrassa, es el tipo de confluencia con la que se intenta concurrir a los comicios autonómicos. El documento Constituents per la confluència (Constituyentes por la confluencia) se dirige explícitamente a ICV-EUIA, Podem Catalunya y la CUP para unir fuerzas el 27-S en una candidatura encabezada por la misma Teresa Forcades.

El documento Constituyentes por la confluencia se dirige explícitamente a ICV-EUIA, Podem Catalunya y la CUP

Pero asumiendo que será casi imposible unir a todas estas formaciones, el objetivo mínimo para el sector más cercano a la religiosa es englobar al menos a dos de las tres fuerzas políticas, un reto razonable teniendo en cuenta que tanto Podem Catalunya como, sobre todo, ICV-EUiA se han mostrado partidarios de explorar confluencias de amplio espectro social. Si ni tan siquiera se llega a ello, Forcades plantea una candidatura en solitario de Procés Constituent.

El sector crítico, por su parte, aboga por participar en la candidatura Per la ruptura, que impulsa la Crida Constituent, un espacio explícitamente independentista en el que la CUP tiene un peso predominante.

En su propuesta, afirma que la candidatura que defienda su hoja de ruta “sin ningún tipo de subordinación externa ni de renuncia a la independencia de Catalunya, no podrá ser tan ampliamente unitaria como la que nos habíamos planteado inicialmente”. Constituents per la Independencia, que asegura contar con unas 350 adhesiones a su manifiesto, otorga a las elecciones del 27 de septiembre un carácter “plebiscitario y constituyente” que no le dan, por ejemplo, ni ICV-EUiA ni Podem.

Que Forcades lidere no es una "condición cerrada"

Con todo, esta mañana la secretaria general de Podem Catalunya, Gemma Ubasart, ha rechazado que Forcades lidere la alianza de izquierdas para el 27­S con el argumento que su liderazgo “no es comparable” con el de Ada Colau, la inminente alcaldesa de la capital catalana y cabeza de lista de Barcelona en Comú. En una entrevista en Catalunya Ràdio, Ubasart ha añadido que “en Catalunya no existe un liderazgo indiscutible para todos los actores y personas que deberían articular una alianza para el cambio”.

Fuentes cercanas a la monja han manifestado a Público que “ya han tenido conversaciones con todos los partidos” llamados a la confluencia y que, en todo caso, Forcades se ofrece para encabezar la lista, pero su liderazgo no es una “condición cerrada” para articular la candidatura. “Todo se hablará”, añaden la mismas fuentes.

Procés Constituent cuenta con más de 47.000 personas adheridas al movimiento

A pesar del mayor tirón mediático de Forcades y de que, en principio, su propuesta cuenta con el apoyo de la mayor parte de la actual dirección del movimiento, tanto Lluís Vila como Albert Royes -dos de los impulsores del corriente- se han mostrado “optimistas” de cara a la posible victoria de su opción en la asamblea general del domingo.

Ahora bien, si su tesis no recibe el resultado que desean, Royes ha manifestado que convocaran una asamblea interna para decidir su futuro, mientras que Vila ha ido un paso más allá y ha expuesto que “si en la hoja de ruta no se deja claro que sin la independencia no es posible hacer un proceso constituyente en Catalunya a nosotros no nos van a encontrar”, abriendo implícitamente la puerta a una futura escisión dentro de Procés Constituent.

"Permiso" a Forcades para dedicarse a la política

“El tiempo en el que la reivindicación principal era el derecho a decidir ya se ha terminado, ahora estamos en un momento en el que la independencia es el único camino para llevar a cabo los cambios rupturistas que necesitamos y para poner en marcha un proceso constituyente en Catalunya”, ha subrayado Albert Royes, en una muestra de la distancia entre su propuesta y lo que plantean tanto Podem como ICV-EuiA, dos actores con los que Forcades quiere confluir y que han formado parte, también junto a Procés, de Barcelona en Comú.

Procés Constituent cuenta con más de 47.000 personas adheridas al movimiento, pero la realidad es que activas hay muchísimas menos y en la decisiva asamblea de domingo no se prevé la asistencia más que de algunos pocos centenares, según las fuentes consultadas.

Esta semana, Teresa Forcades ha anunciado que el lunes dejará el convento de las benedictinas de Sant Benet de Montserrat, con el permiso del obispo de Sant Fliu de Llobregat, Agustí Cortés, con el objetivo de hacer posible su eventual candidatura para las elecciones del septiembre.

Cortés ha autorizado la exclaustración de la monja, que de esta manera no dejará de ser religiosa y podrá regresar al convento en cualquier momento, a pesar de que su planteamiento es dedicarse a la política durante los dos años siguientes.

Más noticias en Política y Sociedad