Público
Público

Sondeos electorales Vox se refuerza con el giro ultra de la derecha y Cs se hunde por debajo de JxCat

Según el trabajo de campo de la mayoría de las últimas encuestas, incluida la del último barómetro del CIS, tras el abrazo de Sánchez e Iglesias se ha afianzado el apoyo de los electores a la alianza entre el PSOE y Unidos Podemos, que hoy estarían más de 3,5 millones de votos por encima de la suma PP+Cs. El discurso cada vez más extremista de Casado estancaría a su partido en los 90 escaños, pero daría un nuevo impulso a la formación de Abascal hasta cerca de los sesenta diputados.

Estimaciones electorales de Key Data para unas generales, comparadas con los resultados del 10N.
Estimaciones electorales de Key Data para unas generales, comparadas con los resultados del 10N.

Pablo Casado sigue comprando el dogma de Santiago Abascal y a medida que lo defiende como propio sólo consigue reforzar a Vox, sin que el PP despegue. Al menos, esto es lo que indican los sondeos electorales elaborados tras el 10-N, que también reflejan el desplome de Ciudadanos hasta quedarse con menos escaños en toda España que los de Junts per Cat sólo en Catalunya.

Estas son algunas de las conclusiones a las que ha llegado el gabinete demoscópico Key Data en su último desk research para Público, que analiza ponderadamente todas las encuestas publicadas –y especialmente la del CIS– para ofrecer unas detalladas estimaciones sobre los resultados que ofrecerían unas nuevas elecciones generales si se celebrasen en este momento.

Tan minuciosos son sus cálculos, que permiten predecir incluso las cifras exactas de votos que obtendría cada formación política, como se puede ver en esta tabla completa de estimaciones  (en la que %vv es el porcentaje de votos válidos y % c es el porcentaje sobre el total del censo electoral):

Tabla completa de estimaciones de Key Data para enero de 2020 comparadas con los resultados del 10-N.

Ciudadanos obtendría en toda España menos votos que los partidos independentistas sólo en Catalunya

Del estudio de estos datos exhaustivos se puede apreciar que Ciudadanos –tras su desplome en las urnas que provocó la retirada de su líder y fundador, Albert Rivera– ya habría caído en número de votos en toda España por debajo de los que suman sólo en Catalunya las formaciones independentistas. Y eso se produciría en unas elecciones generales, cuando los nacionalistas suelen obtener alrededor de un millón de votos menos que en unas autonómicas.

A Ciudadanos ya sólo le queda la esperanza de que Inés Arrimadas consiga resucitar la formación, pero esa posibilidad parece muy remota cuando los sondeos otorgan a C's sólo 7 escaños a pesar de que ella goza de una de las mejores valoraciones entre los políticos por parte de los encuestados: un 3,6 sobre 10 que supone seis décimas más de la que tenía Rivera. La misma valoración que Casado y sólo superada por Pedro Sánchez (4,1).

Por su parte, el PP parece haber tocado fondo –repitiendo prácticamente con el mismo número de votos que el 10-N, aunque los cálculos D'Hondt le otorguen un escaño más–, pero no acaba de remontar de nuevo el vuelo y ya siente el aliento de Vox en la nuca: sólo les separarían 33 escaños tras un nuevo ascenso del partido ultra, que ganaría otros cinco diputados en el Congreso si hoy se repitiesen las elecciones, según las estimaciones de Key Data.

El equilibrio de fuerzas entre los dos bloques enfrentados no cambiaría gran cosa

En cualquier caso, el equilibrio de fuerzas entre los dos bloques enfrentados no cambiaría gran cosa, como se puede observar en la siguiente tabla de posibles alianzas entre los partidos de uno y otro lado del espectro ideológico:

Posibles alianzas de gobierno, o de acuerdos de investidura y de aprobación de los Presupuestos, en función de las estimaciones de Key Data para 'Público'.

Aunque la suma de diputados que permitiría una nueva investidura de Sánchez es exigua, sigue quedando claro que la derecha no alcanzaría la mayoría absoluta  ni de lejos, ya que se ha cerrado a cualquier posibilidad de alcanzar pactos con las fuerzas nacionalistas, cuya elevada representación parlamentaria está establecida por la Constitución precisamente para garantizar sus derechos históricos.

Un escenario polarizado como el que favorece Casado beneficia mucho más a Vox que al PP 

En la derecha, se mantendría el liderazgo del PP de la oposición, pero Vox sigue creciendo porque un escenario político polarizado como el que se ha instigado desde la oposición contra la coalición PSOE-UP beneficia mucho más a la formación de Abascal que al partido de Casado. Sin embargo, este último se empeña en competir con Vox en radicalidad.

En la izquierda, no sorprende en este escenario que el PSOE haya descendido ligeramente en intención de voto, mientras que el papel mucho menos expuesto a la opinión pública de Unidas Podemos, en cambio, le ha permitido ya una subida apreciable. Aunque hay que tener en cuenta que los trabajos de campo de las encuestas se efectuaron después del abrazo de Sánchez e Iglesias, pero todavía en plenas negociaciones para formar Gobierno.

Según los expertos de Key Data, "es previsible que los dos partidos coaligados experimenten una subida importante de intención de voto cuando el nuevo Gobierno comience a actuar".

En cuanto a Más País, continúa a la baja y no iguala en los sondeos los resultados que obtuvo hace dos meses en las urnas.

En Catalunya se ha producido un ligero desgaste de ERC por su complicado equilibrio negociando con el Gobierno de Sánchez

En Catalunya se aprecia un ligero desgaste de ERC, "probablemente influido por las negociaciones para formar el Gobierno de España, que le han obligado a mantener un complicado equilibrio y a emplearse en una constante labor pedagógica con la vista puesta en las próximas elecciones catalanas", explica Paz Álvarez, veterana analista de Key Data. "La posición de Junts per Cat, indiscutiblemente más sencilla, le ha permitido recoger algún fruto".

Igualmente, la CUP podría perder uno de sus dos escaños –sin que su descenso de votantes fuera casi apreciable– porque también ha mantenido una postura comprometida durante las protestas masivas contra la sentencia del procés.

Por comunidades, la variación sobre los resultados del 10-N es de momento mínima, como se puede comprobar en el siguiente gráfico interactivo (pasando el cursor sobre las barras aparecen los datos completos):

Los dos diputados que el PSOE perdería con respecto al 10-N corresponden a Andalucía y Castilla-La Mancha; mientras que el PP ganaría uno en Catalunya y otro en Euskadi, pero perdería uno en el País Valencià y se quedaría con un saldo favorable de un solo escaño más.

Vox ganaría otros dos escaños en Madrid y cuatro más en Castilla-La Mancha, Andalucía, Galicia y Navarra, pero perdería uno en el País Valencià

Vox ganaría otros dos escaños en Madrid, uno más en Andalucía y otros tres en Galicia, Navarra y Castilla-La Mancha, pero también perdería uno en el País Valencià, donde Unidas Podemos obtendría dos de los tres diputados con los que engrosaría hasta un total de 38 su representación en el Congreso.

Por lo demás, UP ganaría otros dos escaños por Catalunya y Andalucía, pero perdería uno por Navarra, mientras que Más País perdería uno de sus dos diputados por Madrid.

En conjunto, un panorama político muy parecido por el momento al que surgió de las urnas el 10-N y que obligará a llegar a acuerdos entre partidos para garantizar la gobernabilidad, por mucho que la derecha insista en el bloqueo.