Público
Público
observatorio continuo de key data

Sondeos: Feijóo se jugaría la mayoría a un solo escaño y el efecto Sánchez impulsaría al PSdeG en Galicia

La ola izquierdista generada por el caracter progresista del primer Gobierno de coalición de la democracia también alcanza a Galicia, donde el PP perdería al menos tres escaños, quedando a un solo diputado de perder la Xunta a manos de un tripartito reforzado a pesar del debilitamiento de la coalición entre Unidas Podemos, Anova y las Mareas, según las estimaciones de Key Data.

Hemiciclos comparativos de las estimaciones de Key Data para las autonómicas gallegas de abril con respecto a los resultados de 2016.
Hemiciclos comparativos de las estimaciones de Key Data para las autonómicas gallegas de abril con respecto a los resultados de 2016.

Esta vez, Alberto Núñez Feijóo está a expensas de lo que ocurra en la campaña electoral gallega, ya que se encamina hacia su victoria más ajustada, por un solo escaño, e incluso el PP podría perder el poder en su gran bastión galaico a causa del auge del PSdeG impulsado por el efecto Sánchez desde Moncloa.

Al menos, eso es lo que prevén las estimaciones del gabinete demoscópico Key Data en su última oleada del Observatorio Continuo para Público –elaboradas mediante un desk research ponderado de todos los sondeos publicados–, según las cuales es muy probable, pero no seguro, que Feijóo vuelva a conseguir la mayoría absoluta sin hacer coalición con Ciudadanos como quisiera Inés Arrimadas pero posiblemente con dirigentes de Cs en sus listas.

La caída del PP sería leve, sólo perdería un 4% de sus votantes, pero se quedaría con un solo diputado más que las izquierdas

De hecho, la caída del apoyo electoral gallego al PP sería muy leve –la pérdida de votos no llegaría al 4%– pero al quedarse con tres escaños menos que en 2016 Feijóo se encontraría al borde del abismo de la oposición, ya que tendría un solo diputado más que la suma de las tres formaciones de oposición, capitaneadas por el PSdeG, que sin duda formarían tripartito para hacerse con la Xunta.

El ascenso socialista sería notable –cinco escaños más y un crecimiento de casi un 40% más de votos–, pero aún más importante sería el del Bloque Nacionalista Galego (BNG) porque parte de más abajo: ganaría 5 diputados hasta alcanzar los 11, gracias a un aumento espectacular (+93%) del número de votantes, como se puede observar en la siguiente tabla completa de estimaciones de Key Data con respecto a los resultados registrados hace cuatro años:

Tabla comparativa de las estimaciones de Key Data para las autonómicas gallegas de abril, frente a los resultados registrados en 2016.

La formación gallega de Iglesias sufriría un importante caída

Gran parte de ese ascenso del PSdeG y BNG se haría a costa de una importante caída electoral de la formación de Pablo Iglesias, Galicia en Común– que concurre en las urnas con Anova y las Mareas pero que ha perdido importantes aliados gallegos a causa de la división de Unidas Podemos provocada por la escisión del núcleo fundador original protagonizada por Íñigo Errejón y por la gallega Carolina Bescansa.

Así que GeC perdería la mitad de sus diputados y casi el 60% de sus votantes, quedándose con sólo el 8% de los votos válidos cuando en 2016 obtuvo el 12%.

Vox sólo entraría en el Parlamento gallego si la campaña perjudica aún más a Feijóo

En cuanto a Vox, podría beneficiarse durante la campaña de la división en las filas del PP provocada por la crisis del partido en Euskadi tras la destitución y fuga del partido de Alfonso Alonso, quien siempre fue buen aliado de Feijóo. No obstante, los sondeos indican que por el momento la formación ultra de Santiago Abascal no lograría acceder al Parlamento gallego, quedándose con el 4% de los votos.

Si la campaña perjudicase aún más al PP, y Vox superase el corte del 5%, obtendría un escaño por A Coruña.

La distribución provincial prevista por Key Data se muestra en este gráfico interactivo (pasando el cursor sobre las barras aparecen los datos detallados):

Como se puede ver, el PP sólo conservaría intacto su feudo de Orense, perdiendo un escaño en cada una de las otras tres provincias gallegas, y el trasvase más importante de diputados en el seno de la izquierda se produciría en Pontevedra, donde GeC/Mareas perdería tres parlamentarios, mientras que ganaría dos cada uno el BNG y el PSdeG (uno de ellos llegaría a este último procedente del PP).

La hegemonía del PP en Galicia está en el filo de la navaja.