Público
Público

La trama Gürtel se sienta en el banquillo por primera vez

Correa, Crespo, " El Bigotes" ... Los principales acusados de la red corrupta comparecen en Valencia en el juicio del caso Fitur, junto a dos exconsejeras de Camps. Se juzgan adjudicaciones irregulares de la feria por valor de cinco millones de euros 

Publicidad
Media: 5
Votos: 6

Francisco Correa, Pablo Crespo y Pablo Pérez 'El Bigotes', la cúpula de Gürtel.

MADRID.- Los líderes de la trama Gürtel se sentarán por primera vez en el banquillo de los acusados, tras ocho años de investigaciones judiciales. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana tiene previsto juzgar a partir de este martes, 31 de marzo, a los principales miembros de la red corrupta. Es la llamada pieza número 3 de la rama valenciana del caso, referente a contrataciones irregulares de la feria turística Fitur por valor de cinco millones de euros.

El PP guarda armas ante esta cita judicial, preludio del macrojuicio de la pieza principal de Gürtel y de la pieza separada de los papeles del extesorero popular Luis Bárcenas, que comenzarán a finales de 2015. Así como del rosario del resto de las piezas que han llegado desde Valencia a la Audiencia Nacional. La vista del caso Fitur abarcará 38 sesiones, con sesiones en plenas elecciones municipales y autonómicas de mayo, y terminará en octubre.

La Familia. Así se hacía llamar esta organización, que conseguía contratos públicos irregulares a cambio del pago de comisiones a altos cargos del PP, al tiempo que trabajaba para este partido organizando sus eventos y financiándolo de forma irregular.

La sala de lo Civil y Penal del TSJ valenciano sienta en el banquillo al empresario que encabeza la trama, Francisco Correa, más conocido en la red Gürtel como Don Vito. La operación que desarticuló a esta organización se llamó Gürtel por el nombre de correa en alemán.

Junto a Don Vito son juzgados Pablo Crespo, Álvaro Pérez, conocido como El Bigotes, Isabel Jordán... En total, son trece los acusados en esta pieza separada que supondrá el primer juicio al gobierno de Francisco Camps en la comunidad. No en vano entre los acusados se encuentran dos exconselleras de Camps, Milagrosa Martínez y Angélica Such.

El PP expulsó este lunes a Milagrosa Martínez del partido, la víspera del juicio y para evitar la foto de una afiliada sentada en el banquillo de la trama Gürtel. Martínez se enfrenta a 11 años de prisión y 34 de inhabilitación por malversación de caudales públicos, prevaricación y cohecho por los contratos firmados cuando era consejera de Turismo de Camps entre los años 2005 y 2009, epicentro de este juicio.

La Perla, como así era llamada Milagrosa Martínez en la trama Gürtel, ha sido suspendida de militancia de forma cautelar en este tiempo de descuento. Presidenta de las Cortes de Valencia, consejera de Camps, está atrincherada como alcaldesa de Novelda (Alicante) desoyendo las voces populares que han exigido su dimisión. Y seguirá siendo alcaldesa hasta que llegue la sentencia.

Más de 140 imputados

El caso Gürtel, iniciado por el juez Baltasar Garzón, abarca ya más de 140 imputados en unas investigaciones que comenzaron en el año 2007 a partir de una denuncia presentada por la Fiscalía Anticorrupción basada en las revelaciones de José Luis Peñas, un concejal del PP de Majadahonda (Madrid) que era amigo y socio de Correa.

El caso recayó el juzgado central de instrucción 5 de la Audiencia Nacional. Su titular, Baltasar Garzón, abrió las investigaciones mientras el PP se embarcó en una dura defensa, con la recusación del juez y la difusión de su famosa cacería con el entonces ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo.

Garzón continuó ampliando los imputados hasta que se inhibió del caso después de que la Fiscalía y el PP lo pidieran al encontrarse aforados entre los investigados. La investigación pasó a los tribunales superiores de Valencia y Madrid. Garzón acabó siendo condenado por el Tribunal Supremo y apartado de la carrera judicial por autorizar escuchas en los locutorios a miembros de la trama Gürtel cuando despachaban con sus abogados.

En junio de 2009, el TSJ de Madrid remitir su parte de la causa Gürtel al Supremo, al que pidió que llamara a declarar como imputados al tesorero nacional del PP y senador Luis Bárcenas y a los parlamentarios Gerardo Galeote y Jesús Merino. El PP respalda a Bárcenas y Mariano Rajoy pide apoyo a los militantes frente a esta causa abierta "contra" el PP.

La Fiscalía pidió al Supremo que asumiera toda la investigación de Gürtel, a la vista de la cantidad de imputados aforados que había, salvo la parte de Valencia.

El caso regresa por fin a la Audiencia Nacional

Al final el caso se termina de instruir en el juzgado central 5 de la Audiencia Nacional, con Pablo Ruz al frente, quien ultima estos días el cierre de las investigaciones para abrir los juicios orales sobre la pieza principal de Gürtel y los papeles de Bárcenas. Ambos juicios se celebrarán a finales de 2015, previsiblemente.

La parte valenciana de la trama Gürtel fue remitida por Ruz en mayo de 2011 debido a que había aforados ante el TSJ de la Comunidad Valenciana. Ahora, y a excepción del caso Fitur, el resto de la investigación ha regresado al juzgado de la Audiencia Nacional.

En Valencia, la instrucción de Gürtel recayó en un juez de prestigio a punto de jubilarse, José Flors, quien inicialmente dividió la investigación en tres piezas para facilitar el enjuiciamiento: la actuación de la trama Gürtel para conseguir contratos con motivo de las elecciones municipales y autonómicas del año 2007 (pieza número 1); los contratos para las elecciones generales del 2008 (pieza número 2); y los contratos del pabellón turístico Fitur (pieza número 3).

La apertura del juicio oral en Valencia ha estado plagada de artimañas por parte de las defensas. Así, iba a comenzar hace ahora un año, el 31 de marzo de 2014, pero el TSJ tuvo que suspenderlo porque Milagrosa Martínez dejó su escaño. Era la última persona aforada que quedaba, después de que Such dejara también su acta de parlamentaria autonómica.

Esta dimisión de última hora provocó que el caso tuviera que remitirse al Tribunal Supremo para que decidiera si el juicio debía celebrarse en el TSJ, aunque ya no hubiera aforados, o en la Audiencia de Valencia.

El Tribunal Supremo resolvió el recurso en diciembre de 2014, al establecer que el auto de apertura de juicio oral -que ya se había dictado en Fitur- imposibilitaba la renuncia al aforamiento con efectos procesales.

El TSJCV no es competente para el resto de la causa

Para entonces ya había seis piezas separadas del caso. Las cinco piezas restantes del caso Gürtel en Valencia han sido todas remitidas a la Audiencia Nacional al considerar el tribunal valenciano que ya es no competente por no haber aforados y no haberse dictado en ellas todavía la apertura de juicio oral.

Cinco meses de juicio

Las declaraciones de los acusados comenzarán el 10 de abril. En total, la pieza Fitur suma 38 tomos y más de 11.000 folios, a los que hay que añadir varias cajas de documentación y la que se encuentra en soporte digital.

Entre los 13 acusados del caso Fitur que juzga el TSJ valenciano se encuentran las dos exconsejeras de Camps; el exjefe de gabinete de la Agencia Valenciana de Turisme (AVT), Rafael Betoret; y el exjefe del área de Mercados y Comunicación de la AVT, Isaac Vidal, así como los líderes de la trama.

La Sala de lo Civil y Penal del TSJCV ha embargado bienes a varios de los acusados para que puedan hacer frente a posibles responsabilidades civiles: 651.500 euros cada uno a los líderes de Gürtel Correa, Pérez y Crespo; 636.500 euros a Milagrosa Martínez; 645.000 euros a Betoret; 540.000 euros a Vidal 540.000 euros; 440.000 a Isabel Jordán, empleada de la trama; otros 230.000 euros a Guarro y 137.000 euros a Grau 137.000, entre otros embargos.

Más noticias en Política y Sociedad