Público
Público

Pascual Sala, tras 'salvar' a Enrique López: "Las votaciones son como son"

El voto de calidad del presidente del TC ha permitido al juez próximo al PP acceder al tribunal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Las votaciones son como son, cada uno expresa libremente su opinión y naturalmente hay que estar al resultado de ellas'. Con esta salida a la gallega, el presidente del Constitucional, Pascual Sala, se refirió al uso que este martes hizo de su voto de calidad en el alto tribunal para permitir que el polémico juez Enrique López, nombrado por el Gobierno, accediese al tribunal.

Tras su designación como magistrado del TC el pasado viernes, el Pleno del tribunal debía decidir si reunía las condiciones de idoneidad exigidas por la Constitución y las leyes a los nuevos magistrados. Un paso que hasta la fecha había sido siempre un mero trámite, pero en el que López estuvo a punto de encallar.

Enrique López, que desde el Consejo General del Poder Judicial torpedeó en su día la acción de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y que ha sido ponente más de 50 veces de la fundación FAES de Aznar, necesitó el voto de calidad del actual presidente de este órgano, Pascual Sala, para obtener la declaración de idoneidad por parte de sus compañeros durante el Pleno gubernativo que se celebró este martes en el tribunal de garantías.

Fuentes del TC han señalado que durante las votaciones realizadas este martes para obtener el plácet del tribunal, un mero trámite una vez se han producido los nombramientos, ninguno de los nuevos magistrados ha tenido problemas excepto López. Su declaración de idoneidad obtuvo seis votos en contra y Sala tuvo que utilizar su voto de calidad para deshacer el empate.

Según las mismas fuentes, la falta de apoyo al actual magistrado de lo Penal de la Audiencia Nacional tiene que ver con su antigüedad como magistrado, pues para ser integrante del TC se precisan 20 años de experiencia y para los magistrados que votaron en su contra López cuenta tan sólo con 14. Para este sector, no debe ser tenido en cuenta el periodo en el que el magistrado propuesto por el Gobierno fue vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Pascual Sala, que este miércoles acudió a despedirse como presidente del Constitucional del presidente del Senado, ha asegurado que el TC 'no es un tribunal político ni politizado' y se ha mostrado convencido de que tras su renovación completada por el Gobierno y el CGPJ va a quedar 'en condiciones perfectas para seguir cumpliendo su misión'.

Sala ha hecho hincapié en que sus miembros no actúan como un tribunal político ni adoptan sus decisiones bajo criterios partidistas y ha remarcado que se trata de un tribunal 'independiente', ante las consideraciones que apuntan que su nueva composición es de tendencia más conservadora.

'Una cosa es la ideología que los magistrados pueden tener como cualquier ciudadano -faltaría más en una democracia- y otra cosa la dependencia partidaria', ha aseverado para a renglón seguido negar 'terminantemente' que exista esta dependencia de índole político.