Público
Público

Operación Soule Villar y su hijo pagan la fianza para salir de prisión

El juez de la Audiencia Nacional impuso una fianza de 300.000 euros al presidente de la RFEF, de 150.000 euros a Gorka Villar y de otros 300.000 euros al vicepresidente para poder abandonar la prisión en la que ingresaron el 20 de julio.

Villar

PÚBLICO / EFE

El expresidente de la RFEF Ángel María Villar y su hijo Gorka Villar han depositado ya las fianzas de 300.000 y 150.000 euros que les impuso este lunes el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz. En las próximas horas se espera que abandonen la cárcel madrileña de Soto del Real, donde ingresaron el pasado 20 de julio, una vez terminados los trámites judiciales pertinentes.

Pedraz también impuso ayer una fianza de 300.000 euros al vicepresidente económico de la RFEF Juan Padrón, también suspendido, quien, según fuentes jurídicas consultadas por Efe, ha realizado una transferencia esta mañana para pagar el dinero, con lo que podría salir también en libertad este mismo martes.

El magistrado de la Audiencia Nacional impuso esas fianzas al considerar que no existe riesgo de fuga al haberse practicado ya las diligencias consideradas urgentes en esta causa, entre ellas la declaración de los principales investigados, y que ya "difícilmente podrían obstaculizar la instrucción".

Una vez queden en libertad, Villar y su hijo (y también Padrón, cuando el juez autorice su salida de la cárcel) tendrán la obligación de comparecer semanalmente ante el juzgado más próximo a sus domicilios, deberán entregar el pasaporte y facilitar además un teléfono móvil donde puedan estar localizables si son requeridos en cualquier momento para ponerse a disposición del juzgado.

El que fuera presidente de la RFEF durante 29 años fue detenido el pasado 18 de julio y conducido a prisión dos días después, igual que su hijo y Juan Padrón, al existir, según el juez, "bastantes motivos para creerlos responsables de los delitos de administración desleal, apropiación indebida y/o estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares".

La trama de Villar

Según Pedraz, Villar presumiblemente tejió un "entramado" y una red de "clientelismo" que permitió "el desvío de millones de fondos, tanto públicos como privados, del ente federativo.

Al menos desde 2009, Villar usó varias sociedades para el desvío del dinero y estableció un "clientelismo tanto en la contratación del personal, que recae fundamentalmente en familiares, como en la presunta adjudicación arbitraria de contratos de suministro y prestación de servicios a empresas vinculadas, bien directamente bien a través de familiares".

Villar pudo haber concedido "beneficios a algunos de los presidentes de las federaciones territoriales en cuyo ámbito no tenía asegurado el apoyo, disponiendo del patrimonio ajeno que administra, esto es, el de la RFEF" con el objetivo de garantizar "la mayoría necesaria" para ser reelegido.

En cuanto a su hijo Gorka, el juez cree que resultó, a través de su empresa Sports Advisers, el "mayor beneficiado a través de su padre" del dinero desviado de la RFEF.

La empresa del hijo de Villar cobró diferentes cantidades en conceptos de asesoría jurídica, posiblemente irregulares, en relación a los partidos disputados entre la selección española y Corea del Sur en 2010 y 2012, y otros con Chile en 2008, 2011 y 2013, con México en 2010, con Colombia en 2011 y 2017 y con Argentina en 2009 y 2011.

Juan Padrón, en opinión del juez, "arropado por Villar, ha podido favorecer a la entidad ESTUDIO 2000 SL como proveedora de determinado material de servicios a la REF, obteniendo beneficios al conseguir que parte de los fondos federativos pasen a su patrimonio particular a través de operativas societarias complejas".

El beneficio a determinadas territoriales particularmente a la Tinerfeña que presidía hasta su suspensión hace una semana y la participación en reventa de entradas son otros hechos de los que Pedraz responsabiliza a Juan Padrón.

El pasado día 20 también fue detenido Ramón Hernández, entonces secretario general de la territorial tinerfeña ahora suspendido temporalmente, aunque el juez le permitió abonar una fianza de 100.000 euros para evitar la cárcel.

El último auto emitido ayer por el juez, en el que levanta el secreto de las actuaciones y decreta la libertad provisional bajo fianza de los detenidos confirma que de los 27 investigados por el caso Soule aún quedan por declarar 11, a los que el juez citará en los próximos meses.