Público
Público

Zapatero ejecutará las reformas que pide el PSOE

La primera medida será la que afecta al derecho de voto de los inmigrantes // Chaves y Valenciano discrepan sobre la necesidad del consenso con el PP para cambiar la ley del aborto

G. LÓPEZ ALBA

José Luis Rodríguez incorporará al programa de reformas del Gobierno para esta legislatura las resoluciones aprobadas por el congreso del PSOE, según confirmó ayer tras la primera reunión celebrada por la nueva Ejecutiva.

Aunque las resoluciones congresuales no marcan un horizonte temporal para su cumplimiento, el presidente del Gobierno asumió, primero ante la dirección del PSOE y después públicamente, el compromiso de llevarlas a la práctica en este mandato.


"Desde que soy secretario general he procurado que las resoluciones del congreso se lleven a la práctica. Para eso se requieren dos condiciones: gobernar y tener la voluntad política. Se van a cumplir, dentro del proceso de diálogo que hay que tener con otras fuerzas políticas, y empezaremos pronto y por el reconocimiento del derecho de voto de los inmigrantes", aseguró.

Para acometer esta reforma no es precisa la reforma de la Ley Electoral, sino que habrá de impulsarse mediante convenios bilaterales con los países con los que exista reciprocidad en el reconocimiento de ese derecho, según lo previsto por la Constitución.

El presidente del Gobierno comprometió también para "esta legislatura" el desarrollo de las reformas sobre la despenalización del aborto y el reconocimiento del derecho a una muerte digna.

A propósito de estos cambios, el presidente del partido, Manuel Chaves, abogó por abrir "un debate social para alcanzar un consenso político, social y cívico" ,ya que "requieren cambios legislativos profundos", según declaró en Canal Sur TV.

Sin embargo, la secretaria de Política Internacional, Elena Valenciano, sostuvo que la reforma de la legislación sobre el aborto se llevará adelante aunque no haya consenso con el PP. "Sí, claro. Si no hay consenso con el PP, se va a hacer la ley", dijo a la cadena Ser.

Zapatero rechazó la acusación del líder de la oposición, Mariano Rajoy, de que el PSOE fomenta el enfrentamiento y la división entre los españoles con propuestas "radicales". El líder socialista respondió que "algunos confunden radicalismo con democracia".

Democracia, no radicalismo

"La sociedad española ha cambiado bastante más que algunos políticos y comentaristas", sentenció, tras recordar que algunas de las reformas planteadas ya están vigentes desde hace tiempo en otros países europeos, incluso con el respaldo de partidos de centro-derecha.

Zapatero reivindicó que el PSOE es "el gran garante de las políticas sociales" en España y, además, "el referente" de progreso y modernización para la socialdemocracia europea.

En el marco de esas consideraciones, defendió la directiva de retorno de la UE sobre inmigración, porque "supone un avance, ya que mejora las condiciones de los inmigrantes en muchos países y no las empeora en ninguno". "¿Es la directiva que yo hubiera escrito? No. En España tenemos la legislación más respetuosa con los derechos de los inmigrantes de toda la UE", dijo.

Como prueba de que su Gobierno está a la vanguardia puso a Bernarda Jiménez, la inmigrante que se ha incorporado a la dirección del PSOE, algo que "en el futuro no será noticia".

Gobernar y pensar

Al hilo de la controversia sobre el uso de las lenguas españolas, Zapatero subrayó que el PSOE "es el partido de la cohesión de España".

Como balance del congreso, destacó que el PSOE ha demostrado que es un partido que "sabe gobernar y generar ideas" al mismo tiempo. También que "tiene una brillantísima cantera y una permanente actitud de renovación". D

Más noticias de Política y Sociedad