/

El Test de la Familia Kinética. ¿En qué consiste?

Entre las pruebas que se realizan a los niños, adolescentes y adultos en terapia y en los gabinetes psicológicos se encuentra el Test de la Familia Kinética (TFK), el cual tiene ciertas similitudes con el test de la familia real, que suele ser más conocido. Gracias a él es posible descubrir la situación familiar del sujeto de estudio y la relación con su entorno más cercano, algo especialmente relevante en los menores, que pueden tener mayor dificultad a la hora de expresarse.

Para saber un poco más sobre este tema, abordamos hoy el Test de la Familia Kinética para contarte en qué consiste y qué implicaciones tienen los resultados de esta técnica proyectiva.

Orígenes del Test de la Familia Kinética

Niño dibujando familia y casa
Niño dibujando/Foto: Pixabay

El Test de la Familia Kinética fue diseñado por Robert C. Burns y S. Harvard Kaufman allá por el año 1972, tomando como base el test de dibujo de familia, que consistía simplemente en que el sujeto dibujara a sus familiares. Pero Burns y Kaufman fueron más allá y añadieron el movimiento (la kinesia) a esta prueba proyectiva gráfica. De ahí que se le denomine el Test de la Familia Kinética.

De tal forma, la nueva versión de Burns y Kaufman es una de las que más se utiliza en la actualidad, y contribuye a que los resultados obtenidos resulten más valiosos y dinámicos a la hora de poder efectuar el posterior análisis y llegar a conclusiones.

Cómo se hace el test de la familia kinética

lápiz y papel
Lápiz y papel/Foto: Pixabay

La manera de hacer el Test de la Familia Kinética es muy sencilla. En una primera parte de esta prueba, simplemente se le da al niño o al sujeto de estudio una hoja, un lápiz y una goma de borrar. a continuación, se le indica que dibuje a su familia en movimiento, incluyéndose a sí mismo. De tal modo, él es quien decide a qué miembros dibujar, qué actividades hacen y cómo las realizan.

En una segunda parte, una vez que haya elaborado el dibujo, se le pide que ponga nombre a cada uno de los miembros que aparezcan en él, indicando también el parentesco, y qué conducta tiene o qué está haciendo. Este punto hay dos formas de llevarlo a cabo. O bien el sujeto de estudio puede expresarlo de forma oral y el terapeuta tomar notas, o bien pedirle que lo haga por escrito, debajo de cada figura o personaje.

Tampoco se debe olvidar que, durante el proceso del dibujo, es muy importante que el terapeuta observe bien el orden de cada uno de los familiares o personajes que aparezcan en aquel, al igual que si ha detectado algo extraño o inusual mientras lo realizaba.

Resultados del test

Por medio de este test es posible averiguar la relación del niño o del sujeto de estudio con su entorno familiar. Esto incluye todos los aspectos posibles, desde los conflictos entre los diferentes miembros de la que considera su familia hasta las rivalidades entre ellos y la adaptación a su conjunto. De igual modo, el dibujo revelará los vínculos y el tipo de comunicación que mantiene con cada uno, además de las ansiedades, preocupaciones y problemáticas familiares.

Hay que mencionar que, mediante esta prueba, también puede estimarse el grado de desarrollo intelectual del niño, tenido en cuenta el tema del dibujo y los trazos. Aunque esta evaluación es completamente orientativa, porque lo que verdaderamente se revela mediante el Test de la Familia Kinética son los aspectos emocionales, con los que se descubre de manera directa cómo ve a su familia y cómo se siente en ella.

Interpretaciones

joven dibujando
Joven dibujando/Foto: Pixabay

Para poder obtener los resultados del test, el profesional estudia las características técnicas del dibujo en lo que se refiere a la presión del lápiz, los tachones, los pequeños detalles, el tamaño de las figuras y el sitio que ocupan en la ilustración.

Entre los otros aspectos en los que ha de fijarse el terapeuta destaca la primera figura dibujada, pues siempre será la de la persona que resulte más significativa para el sujeto. Esto no siempre es bueno, pues tanto puede ser que tenga con ella una relación estrecha con un vínculo positivo, como todo lo contrario, es decir, puede revelar miedo y rechazo.

Asimismo, también se fijará en aquellas figuras directas, como padres o hermanos, que no haya incluido en el dibujo, pues pueden ser indicadoras de un problema o conflicto; y en aquellas otras de la familia o de su entorno que sí haya teniendo en cuenta incluir, aunque no conviva con ellas, como tíos, abuelos o profesores.


El tamaño con el que haya dibujado a todas ellas también tiene importancia, así como el suyo propio. La postura frontal o dando la espalda y la acción que estén realizando también son muy reveladoras, pues indicarán aspectos tales como el rol dentro de la familia, la dependencia, el control y el trabajo en equipo.



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.