/

Los filósofos más importantes de la Edad Media

Considerada a menudo una época turbia, opaca e inmovilista, la Edad Media es un periodo histórico que sigue despertando pasión por su carácter hermético. A continuación, seleccionamos los filósofos más importantes de la Edad Media, siete pensadores que trataron de resolver el enigma del papel del ser humano en un mundo marcado por la omnipotencia divina.


La Edad Media está marcada en Occidente por una integración de la filosofía en la teología, por una especulación sobre la divinidad y las relaciones que el ser humano debía mantener con ella. No obstante, diez siglos dan para mucho y la filosofía también vive una gran evolución desde los primeros pensadores de la Alta Edad Media hasta los albores del Renacimiento y el humanismo.  

Considerada a menudo una época opaca, turbia e inmovilista, una especie de transición entre dos etapas de (supuesto) esplendor como fueron la Antigüedad y el Renacimiento, la Edad Media es un periodo histórico que sigue despertando pasión por su carácter hermético. A continuación, seleccionamos los filósofos más importantes de la Edad Media, siete pensadores que trataron de resolver el enigma sobre la presencia del ser humano en un mundo marcado por la omnipotencia divina.  

Agustín de Hipona (354 – 430) 

Los filósofos más importantes de la Edad Media
Los filósofos más importantes de la Edad Media. San Agustín. Fuente: Wikipedia

Pese a haber vivido en la antigüedad, la relevancia del pensamiento de San Agustín es tal que debe ser incluido como filósofo medieval. Nacido en Tagaste, una ciudad de Numidia, un antiguo reino bereber entre Argelia y Túnez, estudió gramática y retórica, además de mostrar gran interés por el teatro.  


La tradición crsitiana señala que su madre Mónica le enseñó los preceptos básicos del cristianismo, pero Agustín no llega a convertirse hasta el 385 tras un periodo en Italia. Renunció entonces a todos sus bienes, rechazó la cátedra de Retórica en Milán retirándose a la vida monacal: uno de los primeros filósofos ascéticos que encontraron en el aislamiento el contexto adecuado para entregarse a la reflexión.   

La filosofía de San Agustín se fundamenta en una síntesis entre el cristianismo primitivo y la filosofía platónica de autores como Plotino marcando el camino que seguirá el pensamiento cristiano durante siglos. Inspirado por la fe, San Agustín señaló una nueva dimensión del hombre: la conciencia, “esa soledad que no frecuentamos”, una suerte de ‘conócete a ti mismo’ que marcaría su camino hacia la verdad cuyo destino final sería la contemplación de Dios y de su propia alma. 

Isidoro de Sevilla (560 – 636) 

El escritor y filósofo español fue uno de los grandes compiladores de su tiempo, dedicado durante su etapa como arzobispo de Sevilla en el primer tercio del siglo VII a recopilar todo tipo de conocimientos que después integró en varias de sus obras como Etimologías, una enciclopedia monumental que refleja la evolución del conocimiento desde la antigüedad hasta su época: nada menos que veinte libros y casi 450 capítulos en los que se sistematizan conocimientos sobre áreas como la historia, la literatura o las ciencias naturales. 


A pesar de haber vivido en una etapa convulsa marcada por el dominio visigodo en buena parte de la península ibérica, Isidoro aplicó buena parte de la filosofía de San Agustín a su pensamiento teniendo una gran influencia en los siglos posteriores, siendo el principal responsable de la conversión de los visigodos hispanos al catolicismo.

Juan Escoto Erígena (810 – 877) 

A pesar de que su origen está envuelto misterio, este pensador irlandés llegó a la corte carolingia en el 850 para dirigir la escuela palatina de Carlos el Calvo, lugar que se convirtió en uno de los enclaves más importantes del pensamiento occidental durante la Alta Edad Media, etapa que llegó a denominarse ‘renacimiento carolingio’ por tratarse de un periodo estable en el que los poderes religiosos y políticos se integraron creando una suerte de Imperio cristiano. 

En este contexto, Escoto elabora sus teorías inspiradas en el neoplatonismo, pero introduciendo ideas que le valdrían una condena por herejía que pudo eludir por la protección real: el valor que dio Escoto a la razón como fuente de conocimiento verdadero es una de sus grandes aportaciones frente a otros pensadores cristianos precedentes. 

Avicena (980 – 1037) 

Nacido en Afshana en la actual Uzbekistán, Avicena no es solo uno de los padres de la medicina, sino uno de los grandes responsables de la reintroducción del pensamiento aristotélico en la filosofía occidental en una etapa como la Edad Media en la que el neoplatonismo vertebró buena parte de las doctrinas, marcando el camino a otros pensadores posteriores como Tomás de Aquino o Buenaventura de Fidanza.  


Célebre por su libro Canon de la medicina, afirmó haber leído más de 40 veces la Metafísica de Aristóteles ‘sin haberla entendido del todo’ pese a lo cual fue uno de los grandes modernizadores de la filosofía en esta primera fase de la Baja Edad Media anteponiéndose a Descartes en su reflexión sobre la existencia. 

Pedro Abelardo (1079 – 1142) 

Los filósofos más importantes de la Edad Media
Los filósofos más importantes de la Edad Media. Pedro Abelardo y su amante Eloísa en un cuadro de Edmund Blair Leighton. Fuente: Wikipedia

Abelardo es una de las figuras capitales de la filosofía medieval principalmente por haberse opuesto de forma vehemente a muchos conceptos de la tradición agustiana-neoplatónica adscribiéndose a la doctrina conceptual: las ideas cobran una especial relevancia conectando la mente del ser humano con la realidad circundante. Así mismo, revolucionó la ética de su tiempo yendo a contracorriente con respecto al moralismo penitencial tradicional del cristianismo. También trascendió su vida privada debido a su tempestuosa relación con Eloísa.

Evidentemente, estas posturas controvertidas para su época le ocasionaron más de un problema: en 1141 fue condenado por hereje debiendo suspender su labor docente que había desempeñado en escuelas como la episcopal de París, verdadero epicentro del pensamiento occidental en su época. Un año después de su condena, moría en al monasterio de Saint-Marcel. 

Averroes (1126 –1198) 

Uno de las grandes figuras intelectuales del islam, Averroes fue otro de los difusores del aristotelismo en la Edad Media a través de su pensamiento formulado en el libro Gran comentario que parte de la distinción de cuatro intelectos: el material, el habitual, el agente y el adquirido, tratando con ello de reflexionar sobre la capacidad de un ser perecedero de formular verdades universales teóricamente solo accesibles a la divinidad.

Así mismo, y gracias también a sus conocimientos sobre medicina y anatomía, avanza en el estudio del cerebro donde localiza algunas facultades como la memoria e imaginación siendo una figura cuyas tesis no solo influyen en el pensamiento musulmán, sino en figuras del Renacimiento cristiano como Giordano Bruno o Pico della Mirandola, fundador este último de la Cábala cristiana.


Tomás de Aquino (1224 – 1274) 

Los filósofos más importantes de la Edad Media
Los filósofos más importantes de la Edad Media. Santo Tomás de Aquino. Fuente: Wikipedia

Cerramos esta modesta selección de los filósofos más importantes de la Edad Media con Tomás de Aquino, figura colosal de la teología medieval siendo su metafísica la base de la escuela tomista y neotomista.  

De alguna forma Tomás de Aquino es el nexo de unión entre buena parte de las doctrinas hasta ahora descritas: el pensador italiano acumula influencias de San Agustín y Avicena, integrando de forma definitiva el aristotelismo en el pensamiento cristiano. Sus teorías sobre la fe y la razón, el alma y el cuerpo, la existencia de Dios o el libre albedrío se siguen debatiendo ocho siglos después.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.