Público
Público

Ceuta Más de 700 migrantes subsaharianos entran en Ceuta tras saltar la valla

Cruz Roja ha atendido a 592 personas, entre ellas, 132 heridos. Once migrantes y cuatro guardias civiles han sido trasladados al Hospital Universitario de Ceuta por heridas de diferente gravedad.

Publicidad
Media: 2
Votos: 6

Cientos de migrantes subsaharianos acceden a Ceuta tras saltar su vallado fronterizo. / Europa Pres

Alrededor de 700 personas migrantes han logrado superar el vallado fronterizo entre Ceuta y Marruecos en un gran salto realizado a primera hora de la mañana de este jueves, según ha precisado la Guardia Civil. Se trata de la entrada más importante del año e incluso el mayor salto a la valla en la historia de Ceuta, y se suman a las 1.300 personas rescatadas en el Estrecho y en el mar de Alborán esta semana.

Los migrantes se han dirigido directamente al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) donde Cruz Roja Ceuta ha atendido a 592 personas. La ONG ha precisado que 132 migrantes estaban heridos y también 22 agentes. Once de los migrantes y cuatro guardias civiles han sido trasladados al Hospital Universitario de Ceuta con heridas de diferente gravedad. Siete han sido atendidos por cortes importantes, tres por fracturas óseas y uno por luxación.

Según han informado fuentes policiales, el salto en grupo del doble vallado que separa la ciudad autónoma de Marruecos ha tenido lugar sobre las 7.00 horas en la zona fronteriza próxima a la Finca Berrocal. Este se ha producido con una "violencia inusitada sin precedentes", según han denunciado fuentes policiales que han informado de que doce agentes han resultado heridos. 

Fuentes policiales han explicado que los agentes del Instituto Armado han sufrido "golpes, heridas y quemaduras" por el uso por parte de los migrantes de una violencia inusitada que ha incluido hasta la utilización de "radiales con baterías" para cortar la malla del doble vallado fronterizo.

Aún así, los agentes han detenido el paso a centenares de personas en suelo marroquí antes del salto. Y uno de los migrantes que ha cruzado la frontera ha sido devuelto a Marruecos. Se trata de una devolución en caliente, actuaciones que el Gobierno de Pedro Sánchez prometió revisar. En un comunicado, la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha denunciado que los inmigrantes "han rociado con cal viva, excrementos y orín" a los agentes y que 22 han sido atendidos por "quemaduras químicas, ojos inflamados, contusiones y trastornos respiratorios".

Los migrantes, tras saltar, han salido corriendo y se han dirigido al CETI, en el que permanecían acogidos ya más de 600 extranjeros, aproximadamente un 15% por encima de su capacidad máxima operativa (520 plazas) debido al bloqueo de las salidas hacia la península por el colapso de las plazas conveniadas con distintas ONGs por la llegada de cientos de personas en pateras a las costas andaluzas.

Más noticias en Política y Sociedad