Público
Público

8M El movimiento feminista da el pistoletazo de salida para el 8M

Madrid ha convocado un "mes de revueltas" que teñirán las calles de morado antes del Día Internacional de la Mujer para remarcar que la movilización trasciende más allá de una fecha marcada en el calendario.

Imagen de la marcha feminista del 8M en Madrid. EFE
Imagen de la marcha feminista del 8M en Madrid. EFE

Comienzan los preparativos para el 8M. El movimiento feminista apuesta por un mes de reivindicaciones que teñirán las calles de diferentes provincias de morado antes del Día Internacional de la Mujer.

La actividad de las comisiones feministas apenas ha echado el freno en en el último año, queriendo remarcar así que la movilización trasciende más allá de una fecha marcada en el calendario.

Madrid inicia este sábado el "mes de revuelta" con la creación de una cadena humana que rodeará el centro de la ciudad. Al encuentro ya se han inscrito más de 6.000, según fuentes de la Comisión 8M de Madrid.

La Comisión 8M  busca la descentralización, trabajar desde lo común con diferentes barrios y pueblos respetando su autonomía

Asimismo, abre un espacio para las movilizaciones por el derecho a la vivienda, contra la precariedad laboral, los derechos de los pensionistas y los de las trabajadoras del hogar, por los cuidados y por la educación feminista.

De este modo, se busca descentralizar el 8M, es decir, "trabajar desde lo común" con diferentes barrios y pueblos respetando esa autonomía y la diversidad de los espacios.

"El objetivo es tejer redes y llevar a cabo una propuesta colectiva que que haga visible, un año más, nuestras demandas de cara a la próxima revuelta feminista" destacan desde la Comisión.

Una movilización con cuatro ejes: economía, fronteras, cuerpos y violencias, que marcaran las revueltas de las próximas cuatro semanas y que culminarán en el Día Internacional de la Mujer.

Mapa de la cadena feminista de Madrid.

"La huelga feminista no es solo una huelga laboral"

Gran parte del movimiento ha dado por agotada la huelga laboral. Las catalanas, de momento, son las únicas que apuestan por seguir utilizando esta herramienta. Mientras en el resto de las provincias pasa a un segundo plano.

En Galicia, por ejemplo, han acordado prescindir de la huelga laboral, pero harán acciones reivindicativas. "La huelga feminista no es solo una huelga laboral, es una parte. Una huelga feminista es admitir que las mujeres tienen otras partes importantes en su día a día", señala la portavoz de la Plataforma Feminista Galega, Pilar Estevez.

De esta manera, han convocado su primera manifestación nacional el 1 de marzo en Verín, Ourense, después de meses de movilización ciudadana para evitar el cierre de su único paritorio

El movimiento feminista quiere remarcar que la movilización trasciende más allá de una fecha marcada en el calendario

En Valencia tampoco habrá huelga. La estrategia feminista se ha gestado en los barrios, con una visión más local y de crecimiento exponencial de esta lucha por la igualdad.

El movimiento valenciano se enfrenta a veinte procesos sancionadores derivados de las multas de las huelgas feministas de 2018 y 2019. De ellos, tres han pasado ya a la vía judicial e irán a juicio en los próximos meses. Por eso, este año el tema antirrepresivo va a ser una de las claves principales de cara al 8M, para el que se han anunciado acciones de desobediencia civil con el fin de "visibilizar y denunciar la represión" que sufren las mujeres como activistas.

"Esta represión ha hecho que tejamos más relaciones y nos unamos más allá de la Ley Mordaza que pretende paralizar el movimiento", explica por su parte Mireia Biosca, de la asamblea del 8M en la ciudad de Valencia.

El colectivo demanda su derecho a hacer piquetes informativos para ·transmitir los motivos de la huelga". Además, reclama al Gobierno de Unidas Podemos y PSOE que sea coherente y derogue la ley vigente que ha criticado desde la oposición. "Nos sorprende la hipocresía", critica Biosca.

Las trabajadoras del hogar participan al 100%

Aunque este año la fecha coincide en domingo y la huelga laboral pierde peso, las trabajadoras del hogar tienen la oportunidad de acudir a esta llamada sin poner en riesgo su situación laboral.

"No nos dan permiso para ir al médico, nos van a dar para ir a la huelga", lamenta Rafaela Pimentel del Colectivo Territorial Doméstico.

Trabajadoras del hogar: "No nos dan permiso para ir al médico, nos van a dar para ir a la huelga"

Dignificar el empleo doméstico y de los cuidados es uno de los principales problemas que el movimiento feminista pone sobre la mesa. Desde el colectivo reivindican este trabajo invisibilizado, pero imprescindible para el funcionamiento de la hogar.

Mientras, continúan su lucha por que se ratifique el el convenio 189 de la OIT para ampliar los derechos de las trabajadoras domésticas. "Sin nosotras no se mueve el mundo, pero lo queremos mover de otra manera, no a costa de nuestra vida", manifiesta Pimentel.

Más noticias de Política y Sociedad