Público
Público

Amazon Activistas por el clima ocupan la sede de Amazon en Barcelona

Los activistas, que también denuncian "la continua precarización de las condiciones de trabajo de la plantilla" de esta compañía, ha dejado en la entrada de la empresa una pila de cajas en las que se puede leer "os devolvemos vuestro pedido".

Protesta en la sede de Amazon en Barcelona.
Protesta en la sede de Amazon en Barcelona. XARXA PER LA JUSTÍCIA CLIMÀTICA

efe

Un grupo de activistas de la Red por la Justicia Climática han ocupado esta mañana la sede de la empresa Amazon en la calle Tánger de Barcelona para expresar su rechazo a la campaña del Black Friday, que, según los ecologistas, tiene un gran impacto ambiental.

Los activistas, que también denuncian "la continua precarización de las condiciones de trabajo de la plantilla" de esta compañía, ha dejado en la entrada de la empresa una pila de cajas en las que se puede leer "os devolvemos vuestro pedido".

Mientras algunos de los activistas han entrado al vestíbulo de la empresa, otros han permanecido en el exterior posando sus manos en el cristal de la fachada. Los activistas han querido denunciar con su acción "que la empresa multimillonaria obtiene su riqueza a base de la destrucción medioambiental y la precarización laboral de sus trabajadores", además de los perjuicios que causa al "pequeño comercio local y de proximidad, abocándolo al umbral de la pobreza".

Esta acción es la primera realizada por la Red por la Justicia Climática, integrada por los movimientos Fridays for Future, Extinction Rebellion, Acción Ecofeminista, Ecologistas en Acción y Teachers for Future, entre otros, después de haberse constituido formalmente el pasado mes de septiembre.

Según los activistas, la política de envíos individuales y de alta velocidad de la multinacional "genera una gran cantidad de emisiones de CO2". También denuncian que "la compra compulsiva de productos, sumada a la rapidez de los envíos, provoca que los camiones de reparto, que tampoco son eficientes energéticamente, a menudo circulen a media carga, lo que empeora la huella ecológica de los envíos".

Igualmente, acusan a la multinacional de ser "responsable del aumento de residuos" y denuncian que "campañas como el Black Friday, incentivan el derroche de recursos, y la acumulación de residuos electrónicos. Además, el envío requiere de embalaje con cajas y plásticos, lo que también aumenta la generación de residuos".

"Mientras muchas familias han tenido problemas para llegar a fin de mes durante los meses de confinamiento, Jeff Bezos, propietario de Amazon, aumentó un 30% su riqueza, consolidándose como el hombre más rico del planeta", han reprochado los activistas. 

Más noticias