Público
Público

Elecciones 2019 Las asociaciones feministas abolicionistas de la prostitución y de los vientres de alquiler exigen entrar en la campaña electoral

Las asociaciones No somos Vasijas, Red Estatal contra el Alquiler de Vientres (RECAV) y Stop Vientres de Alquiler presentan una agenda feminista de cara al 28-A donde hacen 22 propuestas contra la explotación sexual o reproductiva para que se incluyan en los programas electorales.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Presentación de la 'Agenda feminista contra la práctica del alquiler de vientres y la prostitución'. E.P.

En rueda de prensa, la filósofa Alicia Miyares, la escritora Laura Freixas, del colectivo No somos Vasijas, la presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, Ángeles Jaime, y la responsable de Igualdad del PSOE y también portavoz de la Red Estatal Contra el Alquiler de Vientres (RECAV), Ángeles Álvarez, presentaron este martes un documento de ocho páginas contra la práctica del alquiler de vientres y contra la prostitución, ante las elecciones generales del 28 de abril.

La presidenta de No Somos Vasijas, Alicia Miyares, ha afirmado que es el momento de “pasar de las palabras a los hechos”, que "el feminismo español es abolicionista" y que ambas prácticas ponen de relieve la "pura" cultura patriarcal que "se apropia" del cuerpo de las mujeres. En su opinión, el que existan partidos que apelan a la "libertad" o al "consentimiento" para regularizar estas prácticas "sólo sirve para lavar las conciencias" de quienes las utilizan.

Entre sus 22 propuestas destaca la petición, para terminar con el uso de vientres de alquiler, de prohibir en territorio español "cualquier actividad relacionada con la intermediación que facilite el acceso a estas prácticas en terceros países. Esta prohibición ha de ir acompañada del catálogo de sanciones a agencias, bufetes, entidades de crédito o financieras y profesionales independientes que incurran en la promoción o facilitación de una práctica ilegal en España".

Respecto a la prostitución, esta agenda feminista aboga por "sancionar la solicitud y práctica de actos de naturaleza sexual a cambio de dinero u otro tipo de prestación de contenido económico" y "reforzar la legislación contra el proxenetismo con un aumento de penas y de las sanciones, por encima de los beneficios obtenidos por explotación de la prostitución ajena, e incorporar al Código Penal penas privativas de libertad para quien facilite inmuebles (tercería locativa) u otros medios para el ejercicio de la prostitución y explotación sexual".

En su exposición nombran ambas prácticas, “sin sombra de duda”, como “explotación sexual y reproductiva de las mujeres” y afirman que “el pasado 8 de marzo el feminismo de este país” […] “se pronunció claramente por la prohibición de la prá́ctica del alquiler de vientres y la abolición de la prostitución”. “Somos plenamente conscientes de que el neoliberalismo pretende hacer digerible la explotación sexual y reproductiva de las mujeres, invocando la libertad de elección para legitimar la esclavitud de la mitad de la humanidad”, argumentan.
Además, añaden que “para el feminismo de este país es hora de que los partidos políticos pasen de las meras declaraciones de intenciones a actuaciones concretas”.

En el caso de los vientres de alquiler reclaman también "modificaciones legales urgentes", como la de la instrucción de la Dirección General de los Registros y del Notariado (2010) porque "fomenta esta práctica" y que desaparezca "el reconocimiento de esta forma de filiación por parte del ordenamiento jurídico laboral, en concreto por la Seguridad Social". También solicitan la modificación de la Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, de 2006, para que se cambie el concepto “gestación por sustitución” por el de “alquiler de vientres” o por la expresión “explotación reproductiva”. Otra norma que a su juicio tiene que cambiar es la Ley General de Publicidad (LGP) de España a fin de incluir "como publicidad ilícita cualquier acto o propaganda relacionada con la promoción y venta de productos, bienes, actividades o servicios relacionados con el alquiler de mujeres para la reproducción de seres humanos".

Más noticias en Política y Sociedad