Público
Público

Canarias Un juzgado abre diligencias por presunto secuestro tras la desaparición de un padre con sus dos hijas en Tenerife

El caso se considera "de alto riesgo" por los mensajes amenazantes que el presunto secuestrador dejó a su mujer horas antes de desaparecer.

Cartel difundido por la Guardia Civil tras la desaparición de Tomás Antonio Giméno y sus hijas.
Cartel difundido por la Guardia Civil tras la desaparición de Tomás Antonio Giméno y sus hijas. Guardia Civil

El juzgado de primera instancia e instrucción número 3 de Güímar, en Tenerife, ha incoado diligencias previas en relación con la desaparición de un hombre y dos hijas por la presunta comisión de un delito de secuestro. La investigación se ha declarado secreta.

Los medios movilizados en el dispositivo de búsqueda de un padre y sus dos hijas, de 1 y 6 años han hallado un silla infantil de retención en vehículos flotando en el mar. Desde primera hora, un amplio dispositivo de búsqueda, formado por medios de la Guardia Civil, Salvamento Marítimo y el Grupo de Emergencias y Salvamento, rastrean varias zonas por mar, tierra y aire, entre la punta de Anaga y Güímar, en busca de los desaparecidos.

Además, Salvamento Marítimo ha hecho un llamamiento a todas las embarcaciones que se encuentren en tránsito por la zona donde fue hallado, vacío y a la deriva, el barco propiedad del padre, Tomás Antonio G., para que estén atentos por si pudieran avistar algún indicio que pudiera facilitar las labores de búsqueda. El dispositivo se mantendrá activo hasta la puesta del sol y se retomará previsiblemente mañana a primera hora, confirmaron a Efe fuentes de la Guardia Civil.

De acuerdo con la denuncia de la madre, Tomás Antonio G. se llevó a sus hijas el martes a las 17.00 horas y tendría que haberlas devuelto a las 21:00 horas.

Una llamada del hombre a su expareja avisándola de que no volvería a ver a las niñas ni a él, alertó a la mujer, por lo que denunció la desaparición de las menores a la Guardia Civil, que desde el primer momento ha considera el caso como una desaparición de alto riesgo.

En la medianoche del martes al miércoles, el hombre, según registraron las cámaras de la Marina de Santa Cruz, zarpó solo en su barco, que fue hallado horas más tarde sin ocupantes y a la deriva.

El sospechoso llama a su expareja para advertirla de que no volverá a ver a sus hijas

Además, un vigilante vio cómo sacó de su vehículo y cargó en la embarcación bolsos, maletas y bolsas de ropa, según ha detallado a Efe el capitán de puerto de Marina Tenerife, Enrique Alonso.

Las fuentes de la investigación han indicado que la mujer ya se había quejado en diciembre ante la Guardia Civil de que su expareja la había amenazado verbalmente, pero no quiso presentar denuncia.

No obstante, los agentes realizaron un seguimiento de oficio y, en marzo, volvieron a preguntarle. La mujer dijo entonces que el episodio de las amenazas de diciembre no se había repetido.

Las fuentes han aclarado que hay varias líneas de investigación abiertas y que no se descarta ninguna hipótesis aunque un juzgado de Güímar ha abierto diligencias, declaradas secretas, por un presunto delito de secuestro parental

El varón, de 1.85 metros de altura y 37 años de edad, vestía en el momento de la desaparición bermudas oscuras y una camiseta negra. Las autoridades han solicitado ayuda ciudadana y piden que todas aquellas personas que puedan aportar cualquier información se dirijan al teléfono 116000 de la Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR), así como a los teléfonos 642 650 775 y 649 952 957 y al e-mail sosdesaparecidos@sosdesaparecidos.es. También se puede llamar al 062, 091 o 112.

Más noticias de Política y Sociedad